Seguidores

jueves, 10 de junio de 2010

Argentinización

Algunos días tomo café en un bar cercano, donde tienen la revista Interviú. Transcribo un trocito del artículo de Buenafuente del mes de Mayo:

Un alto directivo bancario me vaticina en una cena: “Lo peor que puede pasarnos es que España se argentinice”. Recuerdo a un argentino amigo mío que me dijo hace tiempo: “Uno de los principales problemas de mi país fue que, de repente, dejamos de tener dinero pero no lo aceptamos. No sabíamos ser pobres”.

Curiosamente, desde tiempos antes de leer este texto, ya se me había pasado por la cabeza bastantes veces que la crisis actual nos puede llevar a una versión española de la situación Argentina.

Sospecho que la versión española de un estallido como el de los piqueteros, sería considerablemente más violenta.

2 comentarios:

  1. No saber "ser pobres" es toda una declaración de intenciones. En el mundo actual ya no hay que explicarse: si uno ha demostrado ser económicamente efectivo, todo está bien. Por el contrario, si uno no es económicamente efectivo de nada sirven las explicaciones, uno se derrumba, por eso no acepta "ser pobre". La época de las justificaciones ha terminado y el lenguaje no juega ya un papel de importancia vital. Por tanto, como afirma el filósofo Boris Groys: "Junto con la época de las explicaciones y las autointerpretaciones se ha derrumbado todo lo que pertenece a ella: el arte, la literatura y la filosofía".
    Podríamos ser Argentina o cualquier "cosa", el el peor sentido de la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Uyyy esto fue escrito hace casi 5 años y sin embargo es tan actual ...pero no debería sorprenderme, menos hablando de Argentina; un país que pasan los años, cambian los gobiernos y todo es horrorosamente actual.

    Hace 11 años llegué en Italia, y en pocos meses comencé a observar determinadas "cosas"... cuando comenté cómo iban a "evolucionar" las cosas me miraron como si viniera de otra galaxia, pero era sólo el hecho que yo ya lo había vivido... y ahora muchas veces es un deja vù.

    Un beso... al estilo "Volver al futuro".

    ResponderEliminar