Seguidores

martes, 8 de junio de 2010

La Expo de Shanghai



Existen varios lenguajes universales como el del amor, el de la música o el de los gestos. Sobre este lenguaje relata Carlos Herrera este divertido episodio en su artículo Shanghai: esto es lo que hay, dirigido al posible visitante español y castizo: "Muy poca gente habla inglés, así que desarrolle capacidad mímica. Haga como Naranjo, que para preguntarle a un chino del Centro Comercial dónde estaba el váter hizo el gesto de cogerse la minga con las dos manos y orinar consecuentemente: algo hizo mal porque el chino lo llevó a una tienda de palos de golf".

Hasta pronto,

1 comentario:

  1. Muy bueno lo de Shanghai. Sin ir tan lejos, en la empresa donde trabajo hay algún compañero sordomudo. Bien, uno de ellos se encontró con una compañera en el ascensor, que llevaba el típico "moreno esquí". Le preguntó por señas si había esquiado y la otra puso una cara de susto que para qué. Afortunadamente al final se deshizo el malentendido.

    ResponderEliminar