Seguidores

martes, 15 de junio de 2010

Utopías, distopías y ciencia ficción

Soy un lector entusiasta de ciencia ficción, especialmente del subgénero social, que encuentro particularmente interesante. Si la historia merece la pena sirve de novela y casi de ensayo. Todo en el mismo paquete.

En este subgénero es más frecuente encontrar distopías que utopías, si bien a veces encontramos visiones del mundo que no son ni lo uno ni lo otro, pero en cualquier caso, sumamente interesantes.

Comentaba el otro día con un amigo del trabajo, que en muchas ocasiones estas visiones han llegado a resultar proféticas en algún aspecto. En algunos casos ,lo que considero aciertos, no están propiamente en el tema central de la novela, sino que forman parte del "paisaje" de la misma. Lo que más me llama la atención es que algunas se escribieron hace bastantes años. A continuación relaciono algunas de ellas. Pongo el año, si bien no estoy muy seguro de si es el año que se escribió o el de la primera publicación en castellano:

  • Mercaderes del espacio (Frederik Pohl y C.M. Kornbluth, año 1954): Anticipa el poder del márketing, el poder cuasi omnímodo de las empresas y la sumisión del poder político al económico en grado superlativo (¿os suena esto último?)
  • 1984 (George Orwell, año 1948): Distopía que anticipa la invasión de la privacidad por el poder político. El mundo como una especie de panóptico que somete y anula a los individuos. Por cierto que las 2 novelas que he leído de este hombre(la otra es Rebelión en la granja), te dejan un mal cuerpo que para qué. No cabe duda de que este autor sabe crear atmósferas realmente opresivas.
  • Congreso de futurología (Stanislaw Lem, año 1971): El dominio de las personas por medio de la tecnología química. El terrorismo como un fenómeno global, forma parte del mundo que pinta la novela y es el acierto que le veo. Distopía, pero con partes extraordinariamente divertidas.
    De este autor también es la obra Retorno de las estrellas que especula con una sociedad humana donde se han anulado de forma quirúrgica (operación que se realiza al nacer), los instintos violentos de los individuos, siendo incapaces de matar y la sociedad que imagina, transformada por este cambio. Magnífica. Narrada por boca de un astronauta que vuelve de un viaje que por los efectos de la relatividad para él ha durado 10 años y en la tierra igual han pasado 60.
  • Un mundo feliz (Aldous Huxley, año 1932): Una sociedad utópica conseguida mediante la genética y la farmacología (el famoso soma), ha eliminado la guerra, el hambre, etc. y todo el mundo es feliz. No obstante, el precio que se ha pagado por ello, hace que a los ojos del lector la utopía se torne distopía, por más felices que sean todos (por lo menos a mí me pasa).
  • Neuromante (William Gibson, año 1985): Pinta un futuro ultra-tecnológico en una caótica y podrida sociedad post industrial. Posiblemente esta novela inaugura el género ciberpunk. Este autor, en otra obra (no recuerdo cuál. Mecachis), tiene un personaje secundario absolutamente cojonudo. Se trata de un indigente, al que el resto de sus iguales conocen como "el traje", que va siempre trajeado y dedica gran parte de su tiempo a ir lo más impecablemente vestido y peinado que puede. Cuando sus calcetines son absolutamente inutilizables, se pinta unos calcetines negros sobre la piel. La verdad es que merece la pena el libro solo por el personaje, que sale más bien poco.
  • En El juego de Ender (Orson Scott Card, año 1986), se anticipa Internet y su uso generalizado, que en el libro llama la red, si bien se queda corto. Historia bien contada, que no es ciencia ficción social propiamente dicha.
  • La era del diamante (Neal Stephenson, año 1995): Nos pinta una sociedad donde la nanotecnología está por todo y un mundo constituido por ciudades-estado y las llamadas "Naciones distribuidas", concepto sumamente original. Los individuos poseen una nacionalidad asociada a su lugar de nacimiento o al de sus progenitores y una nacionalidad elegida de acuerdo a la forma de vida que quieren llevar (Hay victorianos, cowboys, etc., viniéndose enseguida a la cabeza que son una especie de tribus urbanas mucho más sofisticadas) En el libro se supone que las legislaciones de las ciudades-estado y de estas naciones distribuidas están armonizadas, de modo que en todo momento se conoce cuál es la ley aplicable y la jurisdicción competente en cada asunto y situación.

2 comentarios:

  1. Hola, quisiera decir que me encanta este artículo y me entran ganas de leer alguna de estas obras, como La era del diamante.
    Por cierto, tengo un amigo que trabaja en una Caja de Ahorros y, como soy muy gracioso, dentro de unos meses le llamaré "el traje".
    He leído muy poco de ciencia ficción pero recuerdo vagamente una novela titulada Rajoy presidente o algo así.
    Hasta luego Lucas,

    ResponderEliminar
  2. Estimado anónimo: Me congratulo en decirte que nada debes temer por tu amigo. La españa actual está llena de oportunidades y nichos de mercado por explorar, merced tanto a la honestidad y probidad de nuestra clase política como a la existencia de unos mercados financieros más que globales.
    De verdad, en cuatro días tu amigo ha encontrado trabajo, ya sea vendiendo la farola, de perro flauta, limpiabotas, etc.

    De la novela que comentas, recuerdo que en su día no la compré pero me leí la reseña. Iba de un tipo sin carisma, que llegaba a presidente de un país, un poco así a lo tonto. En esa novela el mundo está gobernado por delincuentes legales, agrupados en partidos políticos y otros ilegales, que digamos van por libre. Estos últimos se dividen en 2 grupos: Los Cutres, que se dedican al narcotráfico, etc., con alto índice de mortalidad natural (lo natural si te pegan un tiro en la cabeza es que te mueras) y los Supremos, que se dedican fundamentalmente a hacer chanchullos financieros de alto nivel, como paraísos fiscales, blanqueo de dinero, tráfico de armas, etc. El eje de la novela va de las relaciones entre estos 3 grupos.

    Me parece además que dijeron el otro día que habían comprado los derechos para hacer un musical, que se filmará en gran parte en Valencia y Castellón.

    ResponderEliminar