Seguidores

miércoles, 14 de julio de 2010

El gran economista Pepe Deapié

Si me decidí a mi modesta cooperación en este blog fue por la magnífica figura del compañero de viaje al que estaba unido que no es otro que Pepe Deapié, el “grande” Pepe Deapié.
Grande porque es inteligente y, sobre todo, honesto. Porque dice su opinión a pesar de que contraríe a otros más poderosos, a esos idiotas (dicho esto con todo el respeto a quien tiene un don divino –idiota se nace-) que con tal de conservar su puestecillo tragan carros y carretas repitiendo mentiras que ni siquiera entienden y apoyando decisiones que un niño de seis años tomaría por descabelladas.
Dicho esto tengo que reconocer que cuando yo me encuentro diciendo tonterías (entiendo mucho de imbéciles porque soy uno de ellos) en este blog, como lo de “las palabras que siguen volando aunque su destino sea invisible”, Pepe Deapié nos ilustra con una entrada magistral para hacernos pensar y decidir. Así que no he podido reprimir el deseo de apoyar lo dicho en su entrada con algo de lo que tomé nota el pasado 8 de junio y que se trata de un pequeño artículo aparecido en el periódico Negocios (guardo el recorte) y que tiene esta cabecera: PwC no cuenta con España para ganar el Mundial de Sudáfrica.
Dentro del artículo se lee: “...de acuerdo con un modelo econométrico elaborado por PricewaterhouseCoopers” Y dan un orden de selecciones como favoritas que, de más a menos, son las siguientes: “Brasil, Alemania, Italia, Argentina, Inglaterra, Francia y España”.
Como los resultados son conocidos por todos me ahorro cualquier comentario econométrico y de PricewaterhouseCoopers me quedo sólo con el water.
Hasta pronto.
P.D. Les he mandado un correo electrónico a la dirección que ellos proporcionan, (preguntándoles por si ese magnífico modelo que elaboran lo aplican en su consultoría) a su división en España, y me han contestado no sé que chorrada en inglés, idioma que ni conozco ni me voy a preocupar en aprender, sintiéndolo sólo por no poder leer a Shakespeare y a Yeats en su idioma original, ¡ah! y a la madre que parió a Coopers en el water de su house en Prince.

3 comentarios:

  1. No puedo aceptar sin sonrojo la opinión que de mi tiene mi amigo Pitt Tristán, por cuanto veo que tiene mejor opinión de mí que yo mismo. No me considero para nada un gran economista. Es más, estoy absolutamente seguro de no serlo. Por contra, pienso que la mayor parte de los que creen serlo tampoco lo son. Y es que la vida es tan corta que sólo nos da tiempo de ser aficionados.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, no he podido resistirme. Pepe ha dejado un comentario en mi blog y he venido a echar un vistazo. Esto es lo primero que he leído, que veo que no es de él, pero me he reído tanto que tenía que decirte que olé la entrada, que no le falta humor pero que efectivamente la consultoria de los Price parece que deja bastante que desear.

    Saludos. Os seguiré leyendo. :)

    ResponderEliminar
  3. Sé que no tiene nada que ver con el tono de la entrada. Pero en realidad poder leer a los grandes poetas ingleses en su lengua es toda una experiencia. Aunque solo sea porque los versos ingleses permiten unos ritmos que no tiene el español (que para mí es el mejor, por supuesto) y es una delicia poder recitarlos.
    Un saludo.
    Y por cierto, ambas entradas son BUENÍSIMAS.

    ResponderEliminar