Seguidores

jueves, 15 de julio de 2010

La adivina

Hoy inauguro un nuevo tema que llamaré "Lo oculto y lo astral", para hablar de cosas relacionadas con la superstición. Esta pequeña historia, que cito de memoria, la leí hace bastantes años en un número de las selecciones del reader's digest. Empezamos:

Tres estudiantes van a una feria y se les ocurre entrar en la tienda de una adivina. La adivina les pregunta ¿qué quereis saber?. Los estudiantes le dicen que quieren saber si aprobarán los exámenes finales. La adivina, enigmáticamente, levanta un dedo y no dice más. Los estudiantes le pagan y se van.

Al año siguiente, vuelven a ir a la feria y ven la tienda de la adivina. Uno de los estudiantes había aprobado y los otros dos habían suspendido. Entran en la tienda y le preguntan a la adivina cómo pudo acertar. La adivina les contesta:

Muy sencillo: Si sólo aprobó uno, el dedo levantado quiere decir que sólo uno aprueba. Si aprobaron dos, quiere decir que sólo uno suspende. Si suspenden todos, el dedo levantado quiere decir que no aprobó ni uno. Si todos hubiesen aprobado, entonces quiere decir que ni uno sólo iba a suspender.

Los estudiantes, asombrados, marcharon sabiendo que habían aprovechado bien su dinero.

1 comentario:

  1. La Divina y la adivina.

    Se encontraba un amable maestro preguntando a un alumno sobre el título de la famosa obra de Dante.
    - Eeeeh... esto.. –dudaba el muchacho.
    El profesor, intentando ayudarle-
    - La Di...
    - Ladi... –repetía sin convicción el chico.
    - La Divi... –intentaba de nuevo el instructor.
    - Ladivi... –mascullaba el zapaz como quién repite algo sin comprender.
    - La Divina –insistía el maestro en su afán de ayuda.
    Harto y vencido el chico por su propia ignorancia, reventó:
    ¡Mire que no lo adivino!¡Que no lo adivino!

    ResponderEliminar