Seguidores

lunes, 9 de agosto de 2010

Admiración por los chinos

En mi barrio hay bastantes negocios propiedad de chinos.  Normalmente bares y todo a 100 (o todo a un euro).  En concreto, me echo algún café de vez en cuando en un bar al lado de mi casa,  regentado por una madre y sus hijas (todas chinas).  No deja de admirarme la valentía y el espíritu empresarial que demuestran los chinos marchando a otro país a abrir un negocio. 


  • Pero ya como país, resulta admirable la manera tan inteligente en que han hecho la transición al capitalismo:

  • Por una parte, la política del hijo único durante tantos años, les generó una cantidad de ahorro realmente impresionante.  Este excedente, ha servido para financiar la modernización de muchas empresas y la creación de nuevas empresas.  Quiero aclarar que no entro a valorar la bondad o maldad de estas políticas en otros términos que los de sus ulteriores consecuencias económicas.  Por ejemplo, la política del hijo único tuvo unas consecuencias terribles en términos de dolor y sufrimiento humanos.

  • De otra parte, y aquí es donde veo especialmente la inteligencia, es en la manera de no pasar al nuevo sistema de forma absolutamente caótica, como por ejemplo los rusos.  Las empresas chinas tenían una planificación de producción anual que el estado pagaba a un precio convenido (lo normal en una economía planificada).  El paso que dieron fue permitir a las empresas sobreproducir fuera del plan y vender dicho exceso en libre mercado (todo lo libre que puede ser un mercado -de esto habría mucho que decir-).   De este modo, las empresas más eficientes pueden crecer y las menos eficientes, pueden sobrevivir, teniendo además un incentivo y ejemplo en las más eficientes.

  • También, son gente muy trabajadora, por cultura.  Esto, además de los bajos salarios, normal también en un país subdesarrollado o en desarrollo, junto con el enorme tamaño de su mercado interno, han atraído multitud de inversión extranjera.

Comparando la transición rusa o de muchos países del este, la transición china es digna de admiración. 

En el lado negativo, tenemos las laxas políticas medioambientales chinas, que si bien sirven para atraer inversión e industria, no hace falta hablar de las funestas consecuencias que pueden llevar aparejadas.   También hay que destacar en la parte negativa la gran cantidad de deuda pública de los USA en poder de China.  Es tremenda la cantidad de déficit estadounidense financiada por los chinos.  Peligro tanto para el uno como para el otro.  Si a los USA les da por no pagar o a los chinos por soltar toda la deuda de golpe en los mercados, me parece que nos ibamos a reir mucho todos. 

13 comentarios:

  1. Un amigo es...
    Es el que te demuestra que te quiere
    con pequeños detalles cotidianos.
    Es quien te escucha y sin estar
    de acuerdo contigo, no te juzga.
    Es el que te reprocha
    que no lo hayas llamado,
    demostrándote lo mucho
    que le importas.

    Feliz semana...

    San♥

    ResponderEliminar
  2. Yo iba a comentar que me encanta el artículo, como todos los que analizan la sociedad o la economía y dicen por qué es así. Los veo la puerta al cómo puede ser en un futuro.
    Pero después de ver el comentario anterior, no sé, igual debería decir, como las "Pretty Cure", ¡LLUVIA DE AMOR!!!. XD (broma)

    ResponderEliminar
  3. Leo entradas de los blog, sus comentarios, tengo que ir a trabajar, escribo en nuestro blog, Yolanda me exprime y me aconseja que me porte bien con su amigo anónimo y con otras amigas... Dios mío, ¡Que soy un misántropo!¿Es que ya nadie respeta a los misántropos?. Tengo que contestar algo a este magnífico artículo de Pepe, algo se me tiene que ocurrir rápido porque me tengo que bajar a ver un autómata que han traído a la feria ??? Empiezo a divagar, algo me está ocurriendo...
    Un chino amigo es
    el que no se desprende de la deuda
    así como así (para hacer daño)
    Es quien atrae inversión e industria,
    aunque no le importe el medio ambiente.
    Es el que te reprocha
    que no ahorres
    demostrando lo mucho
    que le importas.
    Pinga un chino en su vida.

    ResponderEliminar
  4. Releo el comentario y pido disculpas (me enseñaron en una tribu de salvajes que visite durante un safari que es mejor pedir perdón que pedir permiso). Esto me pasa por no tener vergüenza ni autocesura, y por no releer antes de intro, pero os aseguro, que a pesar de ser gracioso ha sido un lapsus linguae. Quería decir Pongo donde dice Pingo.

    ResponderEliminar
  5. Ponga donde dice Pinga.
    En vez de ver el autómata voy directamente al médico.

    ResponderEliminar
  6. Queridos amigos:

    Aquí la exprimidora oficial, se pasa por vuestro blog para desearos una feliz semana, y os recomiendo que leáis en mi blog (por el cual apenas os pasáis) las aventuras de Mauro.
    feliz semanaaaa... (jis jis jis) Yo tb aprendo rápido!!

    ResponderEliminar
  7. Una duda Pitt: ¿ Has notado en algún momento como si una fuerza sobrenatural guiara tus dedos cuando tratas de escribir Ponga?. Si es así, en vez de al médico te veo yendo al exorcista.

    ResponderEliminar
  8. Si, Amaya F., paz, amor, flower power y perestroika.

    ResponderEliminar
  9. Una entrada muy interesante, vaya que sí. A mí, lo que me sorprende mucho es que, poco a poco y sin hacer apenas ruido, han entrado a formar parte de nuestro país, de nuestro día a día, y ya los consideramos uno más. ¿Quién de nosotros no ha comprado nunca nada en una tienda de "todo a cien/todo a un euro" regentada por chinos?

    ResponderEliminar
  10. Donde dije pingo, digo pongo. Vaos Pitt, no te preocupes, que eso de las prisas es lo que trae. Yo estoy acostumbrada a meter el dedo en la tecla y a pedir perdón por mis desmanes dediles.
    En cuanto al artículo, una reflexión muy buen. Aquí en Albacete estás quedándose con los mejores locales del centro y con restaurantes muy majos. En estos, tipo wock, ofrecen calidad y buen precio y se comenta, que mucho de ésto lo subvenciona el gobierno chino. Lo que tampoco se puede negar a parte de la visión comercial es que son trabajadores, mucho.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, muy interesante tu comentario Chus. Me refiero sobre todo a lo de "poco a poco y sin hacer apenas ruido". Pues es verdad, oye (o mejor lee)

    ResponderEliminar
  12. Menchu, ¿los tipo wok, son otro tipo de restaurantes, distintos al típico restaurante chino?. Aquí en Zaragoza no me suena ninguno de esos.

    ResponderEliminar
  13. Sí, son diferentes. Es un autoservicio. Tienen carnes, pescados, verduras crudas. Cada uno se sirve lo que quiere y ellos lo cocinan delante de tí en la plancha o en un wock (sartén honda) el resultado es casi como al vapor. Después le añaden salsas orientales. También hay verduras para ensaladas, mariscos, suzi, helados, frutas chinas y Españlas, en fin, aquí son muy buenos y todo eso por 9 euros los días de diario. Los festivos creo que son 13 Euros. A veces pienso que no sacan ni para pagar la materia prima utilizada.

    ResponderEliminar