Seguidores

lunes, 23 de agosto de 2010

Bienvenida a William Venegas

Calurosa bienvenida a nuestro seguidor William Venegas desde el otro lado del Atlántico. Enriquece nuestro vocabulario su español, y enriquece nuestro espíritu su bondad. Él no es misántropo como un servidor, aunque, querido William, todo lo que diga un autor sobre lo que escribe es, sin duda, otra forma de la ficción que practica y nunca, nunca, debe dársele crédito. No sé si me confieso demasiado. Al fin y al cabo tengo una malvada reputación que defender. Hum...

6 comentarios:

  1. Pitt:

    Pues para ser misántropo y ufanarse de ello no comprendo cómo te haces de un blog que exige tanta comunicación y trato humano. Sobre William, él casi es tu antítesis: filántropo, casi, porque no es millonario, aunque la mayoría de los ricachones son tacaños, una cosa no lleva a la otra. Pero bueno, ya irás entendiendo mi manera de ver las cosas y el mundo. No eres misántropo: uno de éstos jamás estaría con afanes comunicativos como los aquí manifiestos.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    P.D. Aún así, me enlazo a las contradicciones (somos humanos, no hay por dónde!).

    ResponderEliminar
  2. ..te das cuenta Pitt..no estaba equivocada y en eso coincido con Frank....así es nomás!!! por otro lado.acerca del comentario de ayer..se me ha venido al piso..por hoy nomás pues irónicamente he obtenido el 100 % de comentarios de lectores,sobre un 50% de entradas algo insólito..en fin..fue algo que quise compartir contido respecto de tu entrada anterior!!!!cariños..Bárbara..y que bueno que se te vaya poblando tu mundo!
    esto al Pseudo misántropo...

    ResponderEliminar
  3. De nuevo tan amables comentarios derriten las posiciones más estables, pero si estoy un poco contrariado con todo lo de ahí afuera. Con los años ves que no puedes transformar el mundo, pero sí la mente. Por eso os tengo a vosotros.

    ResponderEliminar
  4. Bárbara amiga:

    Ya estoy, desde hace meses, enlazado a tu espacio. Gusto saber de ti!

    Abrazos,
    Frank.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, amigo, a todo misántropo le llega también su hora y, como castigo, te hemos caído tres costarricenses. Todavía mis "odios" humanos no se generalizan, pero le agradezco al señor Bush, al señor Aznar, al señor Blair y a otros, por enseñarme a odiar una forma de vida: la de ellos, las guerras de ellos, la ausencia de escrúpulos de ellos, el neoliberalismo de ellos, en fin.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con William. De aquellos polvos, estos lodos.

    ResponderEliminar