Seguidores

jueves, 19 de agosto de 2010

Creación literaria: el placer de leer.

Pienso que está unido escribir y leer. Es necesario leer para escribir. Por eso me parece adecuado incluir en esta sección un fragmento del artículo Sobre la lectura de Ricardo Moreno Castillo, que trata sobre aquellas lecturas de niño y jovencito que nos hicieron vivir aquellas aventuras que nunca podríamos vivir:

“¿Por qué es bueno leer? Porque a quien lleva un libro en el bolsillo nunca se le hará largo un viaje, ni un tiempo de espera, ni unas horas sin compañía. El día del buen lector no tiene tiempos muertos, porque el libro le defiende de la soledad y la rutina. Los libros nos alimentan porque gracias a ellos somos lo que somos. Somos lo que comemos, según los especialistas, pero más cierto es que somos lo que leemos. Porque no somos más que nuestros recuerdos, y entre ellos están los de las cosas que hemos imaginado hacer (...)
Pero los libros leídos, además de proporcionarnos un pasado alegre y aventurero, iluminan nuestro presente. Para el protagonista de El Principito todas las estrellas saben reír, porque en cualquiera puede estar su amigo. Para los buenos lectores, cualquier anciana excéntrica puede ser Miss Marple, y cualquier cura con cara de pánfilo el padre Brown. Un viaje largo en tren se convierte fácilmente en un viaje en el Orient Express, y una visita a un castillo en una visita a la mansión de conde Drácula. El mundo es chato y plano, y los libros de ficción le dan profundidad”.

1 comentario:

  1. No conocía este texto, Pitt. Con tu permiso lo añado a los que utilizo frecuentemente cuando algún alumno me pregunta con sorna aquello de ¿para qué sirve leer? Y por cierto que siempre termino remitiéndome a la famosa frase de Pennac: "el verbo leer, como el verbo soñar o el verbo amar, no admite imperativo". Seguro que la conocías...
    Gracias por el post

    ResponderEliminar