Seguidores

jueves, 5 de agosto de 2010

El juego del cuento misterioso

Una entrada en el blog de Yolanda Quiralte, del que soy reciente lector y recomiendo, ha suscitado un desvarío de comentarios-respuesta que han alcanzado un divertimento cómplice entre los participantes del blog. Siguiendo su estela me viene a la mente aquel cuento antiguo, relatado de boca en boca hasta la saciedad.

“Una mujer está sola en su casa. Es la última persona viva sobre la Tierra. Entonces llaman a la puerta”...

Llaman inesperadamente a tu puerta
¿Quién desearías que fuese?
Cuidado. Responder puede revelar los anhelos que acechan en tus recovecos de oscuridad.

14 comentarios:

  1. Bueno, dando por hecho que es la última persona viva sobre la tierra, sólo puede ser Chuck Norris.
    Da igual quien yo desee que sea, si solo quedamos dos personas, esos somos Chuck y yo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Dios mío! Ana, tienes que saber que los cuentos de terror me encantan, y este tuyo tiene un buen comienzo. Cuentan que un día un hombre le preguntó la hora a Chuck Norris. Minutos más tade murió.
    Menchu, el viento trajo a Mary Poppins...

    ResponderEliminar
  3. ♥.¸.·´`*.-·♥ Si sientes que comienza todo gris...
    ¡Decídete y llénalo de color!
    Cierra los ojos. Respira hondo, piensa claro...
    ¡Y vive como nunca el día de hoy!
    ¡Los mejores colores de la vida están siempre dentro de ti mismo♥.¸.·´`*.-·♥
    Un besito y mi amistad
    San♥

    ResponderEliminar
  4. Eso no es nada, he descubierto donde esta la luna que Yolanda anda buscando tanto tiempo. Yolanda, chica, que Chuck Norris la cambió de sitio en el tercer campeonato del mundo de lanzamiento de piedras de una super patada voladora.
    Y para que el cuento termine bien, hay que convencer a Chuck de se mate así mismo de una patada voladora, es la única forma de que solo siga quedando esa mujer sola en el mundo y viva.

    ResponderEliminar
  5. Veo un problema en que pueda ser Chuck Norris. Chuck en lugar de llamar a la puerta, posiblemente la habría hecho astillas de una patada. A ver si va a ser que ha salido del armario o que es un primo carnal de Chuck que se le parece.

    ResponderEliminar
  6. Volvieron a llamar. ¿Quién podía ser? Diana sabía con seguridad de que era la única superviviente del planeta tierra. Sus habitantes, víctimas de terapias falsas y pulseras mágicas había perecido tiempo atrás. O por lo menos tenía la certeza de que era la última del país. Que no era poco.
    Otra vez más. No sabía quien podía ser, pero fuera quién fuese, era persistente. Estaba desconcertada. Era obvio que no traía intenciones belicosas, o por lo menos no especialmente malvadas, pues podría haber asaltado la casa a través de una ventana, o intentarse colar a escondidas, pero seguía llamando a la puerta.
    Pensó en la posibilidad de que fuera el Gran Chuck Norris, ídolo indiscutible de la perdida humanidad, pero recordó que, en un último momento había salido volando del planeta, a patear las cabezas de unos extraterrestres indeseables al otro lado de la galaxia.
    Otra vez más. Cada golpe en la puerta se clavaba en su corazón como una daga envenenada. De nuevo volvieron a llamar. ¿Podría ser la locura que se apoderaba de ella? ¿O solamente uno de los cuatro jinetes del Juicio Final que se había dejado caer (literalmente) por allí? ¡Que tontería! La locura era pensar que los jinetes no tenían algo mejor que hacer que pasarse a verla.
    De nuevo volvieron a sonar los tres golpes huecos. No aguantaba más aquella tensión, anduvo rápida hasta el recibidor, apenas necesitó cuatro zancadas. Quizá fuera confiada pero no tonta y como resguardo empuñaba la vieja escopeta de caza de su abuelo. Abrió lentamente.

    Para su mayúscula sorpresa, dos hombres con traje y maletín le sonreían al otro lado del umbral. Diana miró perpleja y las palabras que salieron de la boca de uno de ellos la fulminaron por completo.
    -Testigos de Jehová, ¿cree usted en Dios?

    ...
    ...
    ...

    Moraleja: La mala hierva nunca muere.

    ResponderEliminar
  7. XD, XD, XD. I. Guerrero, eres un crack.

    ResponderEliminar
  8. Más vale que sea mi marido con mis dos hijos debajo del brazo o le pego un sablazo al creador del cuento. Y yo nunca fallo.

    ResponderEliminar
  9. Si la calidad de un blog se pudiera valorar por la calidad de sus seguidores y, a mi entender, es una medida bastante justa, nuestro blog seria candidato al mejor premio.
    Esto es para todos y todas. En cuanto al relato de I. Guerrero, agradecer su generosidad, nos hace este regalo a unos pocos y me ha dejado doblemente impactado porque antes de leerlo, es decir, antes de acceder a nuestro blog, había anotado en mi "librito de memoria" lo siguiente: "A veces, los comentarios a las entradas son tan sugerentes que valdrían, por sí solos, para alimentar otro blog o un diario".
    Otra extraordinaria coincidencia (la he hablado con Pepe Deapié antes de producirse el comentario y puede dar fe de ello) era la idea de construir un microrrelato con los comentarios al juego literario. I. Guerrero se ha anticipado. Seguro que tenemos un amigo que dara mucho "juego".
    Gracias a todos por vuestra amable participación.

    ResponderEliminar
  10. Sé quien llama a la puerta,
    por que no hay puerta,
    Sé quien llama a mi alma,
    porque no hay barreras,
    Sé quien llama a mi puerta,
    por que en la inmensidad del cielo,
    vuelo en formación con Juan Salvador Gaviota.
    Es una prueba de Hilarant.

    ResponderEliminar
  11. Con un título como el juego del cuento misterioso nada podía ser más apropiado que un comentario de un misterioso "anónimo"; con una misteriosa poesía, al menos, críptica; y con un verso final, que en mi calenturienta imaginación y aún a pesar de correr el riesgo de meter la pata, querría traducir como una prueba cómica o divertida o, Hilarant, con mayúscula ha podido ser un intento del autor de ubicar su texto en un reino imaginario, o ser un pseudónimo del autor, como una prueba hacia el lector o a sí mismo. Sea lo que fuere resulta altamente gratificante escoger esos versos, casi desordenados, y lanzarlos a esta entrada misteriosa añadiendo un regusto especial, pero como abre el cuento a la existencia de la puerta o no, a la puerta de sí mismo, es decir, a otras puertas, quiero decirle algo, y a vosotros también amigos: la puerta del más allá está situada en una esquina del metro de Fuencarral. Per no diré cuál, para que nadie la cague y desate las fuerzas del maligno.

    ResponderEliminar
  12. Qué acabo de ver esto jajjajajaja. Pero buenoooooooooo. Ya estoy aquí. Ana, ¿¿por qué no se nos había ocurrido antes que la luna la cambió de sitio Chuck?? Por cierto, ¿os habéis fijado que Chuck no mueve naaaada cuando habla??? Este tío es muuu raro.
    En cuanto a la pregunta...
    Supongo que podrían ser los de jazzttel, que llaman siempre cuando pueden fastidiar, aunque admitimos la posibilidad de que sea... mi suegra (una nunca sabe dónde, cuándo y cómo puede aparecer)

    ResponderEliminar