Seguidores

viernes, 6 de agosto de 2010

Los amantes

Reseña dedicada con cariño a nuestras seguidoras del mundo de la novela romántica.

Los amantes. Philip J. Farmer. (Año 1961).

Trasfondo social de la novela:  Tras la llamada Guerra Apocalíptica (biológica), pocos pueblos de la Tierra sobrevivieron.  El mundo de la novela tiene nuevas lenguas y está dominado fundamentalmente por los descendientes de los que se salvaron, los israelís, los islandeses y los hawaianos.  Se trata de una sociedad gobernada por un sistema mezcla de fundamentalismo religioso y socialismo de línea dura y es, una sociedad tecnológicamente avanzada.   Prueba de ello es que el protagonista tiene la profesión de atón (aprendiz de todo oficial de nada), cuya misión es coordinar a los miembros más especializados de los diversos saberes.  En concreto, el prota es un atón lingüístico.  También es distópica.  Existe una total falta de libertad.  En cada bloque de viviendas existe un representante del clero que los controla.  Cada persona tiene una especie de tutor religioso que también le controla.  Los tabúes son la norma.  El sexo sólo puede practicarse con fines reproductivos y mediante una vestimenta en la que a la mujer sólo le queda visible la vagina.  Ver comer a alguien se considera algo asqueroso y todos comen con un gorro de comer, que oculta su rostro y su comida.   Según su profesión e importancia social, las personas tienen o carecen de determinados privilegios, de modo que por ejemplo el de menor rango tiene que ceder su asiento a los de mayor rango.  Sólo está reservado a los de más alto rango tener una vivienda para ellos sólos.  El protagonista y su mujer viven en una vivienda compartida con otro matrimonio que trabaja en turno distinto y duerme en turno distinto.  Vamos, que duermen a cama caliente, como en los submarinos.

La historia: Nuestro protagonista es elegido para viajar a un planeta donde se ha descubierto vida inteligente.  Se trata de unos seres con una química sanguínea basada en el cobre en lugar del hierro y que guardan un lejano parecido con los insectos.  Se trata de una especie de insectos humanoides.

Una vez allí, se encuentra con que en dicho planeta hay una mujer humana.  Su padre era un francés, de modo que se supone que se trata de algún descendiente de una expedición anterior a la Guerra del Apocalípsis.   Ambos se enamoran.  El protagonista es feliz como nunca lo había sido.  Goza de cierta libertad, tiene sexo del bueno por primera vez en su vida, está enamorado, también por primera vez (su mujer se la eligió el del clero) y hace un buen amigo entre los alienígenas que le ayuda a cuestionarse su religión alienante y sus tabúes.

Sin embargo, algo trágico está a punto de suceder...

No cuento más, por no petaros la novela si os la vais a leer.  De verdad que merece la pena. 

5 comentarios:

  1. Jummm pues no he leído yo ninguna novela romántica de ciencia ficción, así con extraterrestres incluídos. Habrá que planteárselo seriamente.
    Muchas gracias por la dedicatoria. Me ha llegado al alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ahora que comentas lo de los insectos, puede que la haya leído. Pero para variar, con mi "maravillosa" memoria, no me acuerdo. Yo estoy leyendo cifi romántica, a Linnea Sinclair, algo así como llevar a los vampiros al espacio. La verdad es que es ganadora de un award Rita a la mejor ¡novela paranormal! Y yo, a la capitana Chassida (o como se escriba) la veo muy humana. En fin, supongo que ni en América acaba de arrancar un género tan interesante.

    ResponderEliminar
  3. Pues se me ponen los pelos de punta al leer esa sociedad tan maravillosa del furturo, menos mal que nuestros protagonistas son felices, solo espero que a pesar de las deificultades que se avecinan, todo termine bien. Es que me gustan los finales felices.

    ResponderEliminar
  4. Uffffffff, pues qué sociedad tan "divertida", ¿no? Sólo una pregunta: ¿el libro termina bien? es que, como a Menchu, a mí sólo me gustan los finales felices, que para desgracias ya tenemos la vida real...

    ResponderEliminar
  5. El final no es un final feliz. Tampoco es completamente infeliz. Al menos al prota le queda el consuelo de sus hijas, a pesar de que muere su amada (la amada tiene un misterio y no es lo que parece). También su recuerdo es algo luminoso en una vida tan triste como ha llevado. Además en la novela se produce cierto renacimiento del hombre, al ser liberado de sus prejuicios por la mujer y por su amigo alienígena.

    ResponderEliminar