Seguidores

miércoles, 4 de agosto de 2010

Nos quedamos en casa

Dedicado a todos los que están en sus casas sin disfrutar de la playa, la montaña o el crucero, para que se animen.

Cuentan de una devota marquesa que, ya hacia el fin de sus días y sabedora de ello, era consolada por su director espiritual, el cual le decía: “Señora, le espera el Paraíso, el cielo, dónde todo es belleza y virtud, le espera Dios Padre para bendecirla en el más soñado de los lugares...” Y así todo un discurso de magníficas expectativas a lo que la condesa asentía con la mirada perdida, y reflexiva le respondió: “Sí, padre, sí pero es que, sabe usted, como en casa no se está en ninguna parte”.

6 comentarios:

  1. Uff soy fiel seguidora de las vacaciones en casa. Es genial poder disfrutar de ella, de tu ambiente, de sus olores, tus cosas... sin tener que pasar volando al lado de ellas porque vas corriendo como una loca para ir a trabajar. Sentarte en silencio, con una copa de buen vino, unas velas y disfrutar de lo afortunado que eres por tener un hogar, es un lujo tan grande! Eso sí, reservar unos días para viajar, descubrir y comprar algún (horripilante normalmente) recuerdo con el que completar tu hogar es absolutamente necesario!!

    LO que acabo de escribir me lleva a pensar que por qué no puedo tomarme la copichuela de vino y lo de las velitas al llegar de trabajar???
    Alguna respuesta?

    ResponderEliminar
  2. Claro que hay respuesta, estimada Yolanda, otra cosa es ponerla en práctica. Lo del ocio y el negocio (negación del ocio, etimológicamente) está muy relacionado. Hay una anécdota que lo resume: Cuentan que a Iñaki Uriarte le dijo un empresario amigo "A mí nadie me ha regalado nada. Si yo estoy aquí es porque me he pasado la vida luchando y trabajando". A lo que Iñaki respondió: "Pues yo también estoy aquí y no he trabajado en mi puta vida".
    Encontrar el equilibrio entre el tiempo dedicado al trabajo y al descanso. Trabajar para vivir o vivir para trabajar. No es fácil, yo diría que es un arte.

    ResponderEliminar
  3. Lo que sí está claro es que cuando llegas a casa, aunque solo hayas estado fuera unos días, las cosas parecen diferentes, las habitaciones más espaciosas, otra iluminación... o tal vez sea yo que lo miro diferente. El caso es que en casita se está muy bien. Te felicito por tu blog, Pitt.

    ResponderEliminar
  4. Pues aquí otra que pasa las vacaciones en casa, además la marquesa lo haría primero, pero esa es mi frase favorita. Me gusta mucho viajar, nunca en verano si puedo evitarlo, pero la vuelta al hogar es lo mejor del viaje.

    ResponderEliminar
  5. Y muchas razón tenía!!! Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Una frase épica, pero totalmente cierta. Donde esté nuestra casita, que se quite lo demás...

    ResponderEliminar