Seguidores

martes, 21 de septiembre de 2010

El índice Big Mac

Imaginad que os vais de vacaciones a Reino Unido y cambiais euros por libras esterlinas. Pongo Reino Unido, porque hace 4 años estuve por allí y me sirve de ejemplo.

A fecha de hoy, os darán aproximadamente 0,84 libras esterlinas por cada euro. Salís felizmente, pensando que lo mismo que podeis comprar aquí por un euro, lo podreis comprar allí por 0,84 libras.

Al menos esa es la razón de ser de los tipos de cambio y lo que dice la Teoría de la paridad del poder adquisitivo que tendría que suceder.

La libra esterlina vale más y por tanto puedo comprar más cosas con una libra esterlina que con un euro. Si convierto mis euros a libras esterlinas, lo que aquí me cuesta un euro parece lógico que en Reino Unido me cueste 0,84 libras.

Nos encontramos con la sorpresa de que no es así. Por ejemplo, en Reino Unido una cerveza te cuesta entre 3 y 5 libras. Te dices: Será porque aquí los impuestos sobre el alcohol son muy fuertes. No lo comprobé cuando estuve. Si que se que en España son altos. Curiosamente están puestos por hectólitro de alcohol para despistar y que no parezcan tan altos (esto me lo contó un experto de la Dirección General de Aduanas, que hoy en día supongo estará ya jubilado).

La comida era también más cara. Me dije: Será porque aquí producen poca y la tienen que importar. En muchos casos es así. Los costes de transporte y los aranceles encarecen las cosas.

La ropa de bebé era más barata. Lo achaqué a que tal vez produzcan mucha o a que la ropa de bebé soporta menos impuestos indirectos, como medida de fomento de la natalidad.

Al final, había diferencia de precio prácticamente en todo, la mayor parte de las cosas más caras allí que aquí.

Cuando estuve en Portugal hace más años (todavía había pesetas y escudos) la experiencia fue similar, si bien en este caso, Portugal era en general más barato.

Si quieres validar si los tipos de cambio son "los que tienen que ser" de acuerdo a lo que refleja el tipo de cambio, en términos de poder de compra, existen múltiples dificultades, más a un nivel mundial (si quieres comparar muchos países).

Dificilmente tienes el mismo producto en todos los países. Te dices: Vamos a comparar los precios de las camisas, las lavadoras y el de los tenedores. Hay países donde no llevan camisa o es un artículo muy raro, hay países donde la lavadora la compran como símbolo de prestigio social, no para lavar (para demostrar que pueden permitirse una lavadora) y la dejan en la puerta de la casa (en la que por cierto no hay electricidad - Verídico: Me lo contó un amigo geólogo que estuvo trabajando en Argelia y Marruecos), hay países que no comen con tenedor y cuchillo, sino con palillos o con las manos y así prácticamente con todo.

Además es mejor que sea un producto manufacturado en el país, para eliminar el efecto de los aranceles y los costes de transporte.

Si empezamos así, dices ¿qué producto queda?. Bueno pues resulta que a unos economistas americanos, en torno a 1986, se les ocurrió que uno de los productos más globales y que reúne este requisito es la Big Mac de McDonalds y elaboraron una tabla de tipos de cambio con base en lo que cuesta la Big Mac en muchos países, lo que se conoce como el índice Big Mac, que permite hacerse una idea mejor del tipo de cambio en términos de poder adquisitivo, e incluso hay quien lo usa como estimación de si una divisa está infravalorada o sobrevalorada.

Seguro que a muchos os viene ahora a la cabeza la Coca-cola. Mejor el Big Mac: Tiene más ingredientes y además hay muchos países que no tienen planta embotelladora de Coca-cola.

Esto del índice Big Mac me llamó mucho la atención en su día y me ha parecido una cosa curiosa para contaros.

5 comentarios:

  1. Ufff, yo no podría utilizar jamás el índice Big Mac, odio la fast food y nunca he pisado un McDonalds.

    ResponderEliminar
  2. Creo entender que se puede utilizar el índice Big Mac como una medida comparativa entre el índice de carestía de un país con respecto a otro (al tuyo propio) y también entiendo que esto podría venir bien a la hora de desplazarte de vacaciones, pero hasta aquí, la parte teórica, razonada y lógica; pero la lógica no mueve a las personas a ejecutar sus acciones. Un par de breves apuntes sobre la compra de divisas para ir de vacaciones: Cuando alguien se acerca a un banco a cambiar moneda extranjera, pongamos libras esterlinas, para ir a Londres, le pregunta al de la ventanilla que cuanto debería llevarse ¿qué pregunta es esa?, cuando un ciudadano se deplaza de vacaciones a Bilbao, o a Zamora, o a la playa, nunca pregunta cuanto llevarse. Y otra curiosidad es que cuando uno se va a estos destinos nacionales no se le ocurre pedir billetes de 10 euros, de 5 euros, o monedas de 1, así, en cantidad, sin embargo cuando pide dólares: "que sean de 20 para abajo,¿por favor, podrían ser muchos de uno?", aunque sean mil o dos mil euros al cambio.
    Misterios de la mente. ¿Lo hacéis? Yo siempre pido la moneda bien pequeña, para llevar la cartera a tope con cuatro perras y muchos billetes de un dólar para las propinas, doscientos o trescientos dólares para propinas, eso sí les monto la bronca por cobrarme 6 euros (4,80 dólares) por la comisión de cambio. Que uno es muy español.

    ResponderEliminar
  3. Estimada marikosan, no creo que Pepe te haga comer el índice Big Mac, creo que sólo lo expresa como una medida, como "el pelín"; "la mijilla"; "la jartá"...

    ResponderEliminar
  4. ..INSISTO..EL INDICE DAD LA SITUACION YA ME IMPORTA UN BLEDO..MAS BIEN ME PARECE QUE DEBE SER LA BIG MAC MI COMENTARIO,POR QUE ESTA CAJITA SIEMPRE SE LO COME!!!

    ResponderEliminar
  5. Tras leer esto creo soy la rara, yo siempre pido billetes grandes, para que la cartera abulte poco, además no suelo llevar mucho cash, prefiero tirar de american express. A lo que me refería con la Big Mac es que lo creais o no, no sé cuánto vale en España, prometo informarme y hacer las comparativas correspondientes...

    Buenos días!!

    ResponderEliminar