Seguidores

domingo, 12 de septiembre de 2010

Sarkozy y Strange fruits

Si alguien leyó los comentarios de Pepe Deapié a mi entrada de Sarkozy y Carla Bruni, recordará que me abronca porque introduzco "Sarkozy" y Carla Bruni" en el índice temático, y me pregunta si está justificado con el número de entradas que habrá de estos personajes. No esperaba hablar en mi vida de ellos pero esa entrada del índice (para aprovecharlo) me hace buscar relación entre los personajes y nuevas entradas (¡hostia que lío!).
Bueno, hablemos de Sarkozy, su decisión de explusión de inmigrantes de Francia (igualdad, libertad, fraternidad), me recuerda aquello de "no llores, tus lágrimas son las únicas que me conmueven" que le dice Escarlata a su viejo mayordomo, mientras lucha por no convertirse en "basura blanca" y el Ku-Klux-Klan comienza a mostrar sus blancos embozos y a encender los hachones y antorchas. De la violencia racial que arrancaría entonces nació la terrible canción de Billie Halliday, considerada como el primer himno contra la violencia racista y el linchamiento de negros, "Strange Fruits" extraños frutos -negros ahorcados- que colgaban de los árboles del Sur.

11 comentarios:

  1. hola muchas gracias por comentar en mi blog!!!
    muchisimas gracias!
    y pregunto, te interesa la vida de los politicos? como ejemplo,lo pregunto porque no se,es interesante el tema desarrolado aca´...
    muchas gracias
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  2. Pitt te juro por mis muertos más frescos que no es necesario que comiences a escribir entradas sobre Sarkozy y sobre Carla Bruni.

    Con respecto a lo otro,muy fraternos no veo últimamente los franceses, no. Lo que me sorprende es que cuando pasó algo parecido en Italia no hubo tanto revuelo como ahora. Igual es porque a los italianos no se los ha tomado nunca nadie muy en serio. Más de una vez he oído el comentario de que menos mal que están los italianos en la Unión Europea, que si no, menudo cante íbamos a dar los españoles.

    Yo creo que aún veremos alguna doctrina política que justifique comportamientos racistas, eso sí, bajo el disfraz de lo políticamente correcto. Un fantasma recorre, no Europa, sino el mundo y esta vez no es el comunismo.

    La cantidad de inteligencia en el planeta es una constante y cada vez hay más gente, así que...

    ResponderEliminar
  3. Voy a meter la pata con mi comentario. Lo sé. Ya sabéis lo que opino de la Bruni... arggg.
    En cuanto a lo de Sarkozy... madre mía. No estoy de acuerdo con él, pero tampoco con que se permita todo lo que les permite a algunos grupos. Lo digo por experiencia personal, propia y tras haberme dejado la piel literalmente (uticaria por estrés)

    ResponderEliminar
  4. .ta tannnnnnnnnnnn..jajaj,aquí estoy yo!!,je,bien Pepe coincido con tus dos últimos párrafos..lamentable pero real..aunque su disfraz no justifique su accionar!
    y el último..hay cada vez< más inteligentes y también..mas bandidos..(usé ésta palabra para ser suave)..por lo demas creo que no habra habido tan revuelo cuando sucedió en Italia..pero aquí todo se vive como revuelo,excepto,jaj rianse..lo de Sarkozy su Sra. esposa..(adorada ella) ,pero bueno somos susb-sub-desarrollados (para los gustos!!)
    bien tengo que salir y me apuran..igual para arribar a tu coclusión hoy día Pitt,no creo que hiciera falta nombrarlos...no obstante sabes que te aprecio..y te leo...ah!! cambia violencia ..por volencia..
    un beso siempre afectuoso..
    eu,yo
    Bárbara..y que terminen felices el domingo..(ambos)...

    ResponderEliminar
  5. Tranquila Yolanda, que yo no te voy a criticar. Cada uno cuenta la feria como le va. Una cosa es hablar en general y otra como te ha ido personalmente con algún tema concreto. Si mañana me atraca un (póngase aquí lo que proceda) a punta de navaja, seguro que mi opinión sobre lo puesto entre paréntesis va considerablemente a peor y generalizo. En fin, si fuese objeto sería objetivo, pero, soy sujeto, asi que...

    En fin, que es muy comprensible tu comentario.

    Me gusta el dicho ese de "Un liberal es un conservador al que ha detenido la policía y un conservador es un liberal al que han robado".

    ResponderEliminar
  6. En Barcelona tenemos un verdadero aluvión de agresiones y robos por parte de "individuos" extranjeros...
    Nuestros mayores, turistas y niños son objetivo fácil para estos indeseables.
    Realmente, el 90% de los delitos en la calle los perpretan ellos (lo vivo de cerca).
    Yo no me rasgaría las vestiduras si alguien se atreviera a tomar ejemplo de Sarkozy.
    Pero la hipocresia y las urnas tienen sedadas las ideas valientes en nuestra querida España...

    Salu2, y siento haber estropeado la fiesta.

    ResponderEliminar
  7. Hola Toni. En lo que a mi respecta no estropeas nada. La última vez que estuve en Barcelona vi un robo a 2 japonesas en Montjuic por parte de un par de fulanos, aparentemente magrebíes. Bronca con mi mujer por salir corriendo detrás de ellos (por cierto parecían galgos los cabrones). Luego paré un coche de policía que pasaba por allí y aparecieron 2 policías de paisano con una sudada de cojones, que estaban esperando ligarlos, pero se les escaparon.

    Lo que me no me parece bien son las medidas indiscriminadas. El que haya hecho algo que lo pague, pero el que no, que lo dejen en paz.

    Lo que pasa es que tenemos un sistema judicial que es el descojono, por lentitud e ineficiencia. Seguramente las leyes que tenemos tampoco son lo mejor del mundo precisamente. La ley tendría que proteger y otorgar garantías primero a la víctima, no al delincuente, como sucede.

    ResponderEliminar
  8. Calificar estos actos de racistas, es una gran hipocresía. No se expulsa a nadie por ser de una etnia concreta ni por ser pobre, se le expulsa por ser basura, que cada país ya tiene bastante con la suya. España ya podría tomar ejemplo, pero al contrario, seguro que termina acogiendo a todos estos que en otros países no quieren por ser un foco de problemas.
    (No, no soy políticamente correcto, no me voten.)

    ResponderEliminar
  9. Pepe, he trabajado mucho con alumnos gitana. Evidentemente hay de todo como en casi todo, pero... no estoy en contra de lo que está haciendo "nuestro colega francés". Se trata en la mayoría de los casos de bandas organizadas de delicuentes, muchos de origen gitano-rumano. Supongo que, pagarán tb justos por pecadores, pero el incremento de la inseguridad ciudadana, junto a la falta absoluta de higiene, valores, principios (robos a mansalva) y sobre todo de falta de "interés hacia la integración", hace que en numerosas ocasiones, convivir sea materialmente IMPOSIBLE.
    Lo he tratado muy de cerca y te aseguro que adoro la cultura gitana, pero la buena, la que habla de cuidar a los mayores, la que habla del respeto a la familia, la que habla del artisteo y del orgullo de raza.
    La otra "cultura gitana", la que dice que los payos damos lástima por tener que trabajar para comer (oído con mis propias orejitas), la que habla dl trapicheo de droga, del robo, del abuso, del racismo "me hablas así porque soy gitano", la que se aprovecha de los servicios sociales, la que se ríe de la sociedad y no acata las normas, la que abusa de las mujeres, la que permite que los niños vivan entre escombros, sucios y llenos de piojos, la que utilia a los niños para pedir limosna... es INSOPORTABLE.
    Yo era de las que pensaba que la eduacación, podía ser el punto de inflexión. En los colegios CAES (centro de atención educativa singular) se les paga TODO (material, comedor, excursiones...) Pocos o ninguno lo aprovechan. LEs das el material y lo revenden, lo tiran o lo queman (visto por mí también). La culpa no la tienen los niños, eso está claro, pero sí una sociedad permisiva que no para de darles los pescados ya que o bien es más cómodo que darles la caña, o bien, no se fían de que cojan y la revendan.
    Siento el rollo que accabo de soltar, pero a mí me agredió el curso pasado un alumno gitano, al que le he dedicado más horas que a mi propia vida personal. Entenderéis mi desencanto.
    Un abra

    ResponderEliminar
  10. Yolanda, lo entiendo perfectamente. Una vez entré en un bar al que solía ir a jugar al ajedrez y a echarme una caña. Pido la caña, me la ponen y sin mediar ni una palabra, ni una mirada, el fulano de al lado me dió una ostia, soltó un par de juramentos, le dió una patada a un taburete y se largó corriendo. Desde entonces, soy considerablemente menos comprensivo con el tema de los enfermos mentales.

    ResponderEliminar