Seguidores

jueves, 14 de octubre de 2010

Abierto como de costumbre



Londres sufrió, durante la II Guerra Mundial, la devastación implacable de los bombardeos enemigos. Los londinenses hicieron frente al hecho de vivir con esta amenaza hasta el punto de que en las tiendas colgaban unos carteles que decían: “Abierto como de costumbre”. Con esto querían demostrar que nada les impedía continuar con su vida. Una mañana un comerciante fue a abrir su negocio cuando vio que el bombardeo nocturno lo había arrasado dejando sólo en pie un par de muros laterales, aún así colgó un cartel que rezaba: “Más abierto que de costumbre”.
Este es el espíritu de enfrentarse a la adversidad con sentido del humor que, de alguna manera, ayuda a soportar las desgracias. Chaplin tiene una frase que, en una comparación con términos del cine, resume su visión de la vida: “La vida es una tragedia en el primer plano pero una comedia en el plano general”.

8 comentarios:

  1. Una frase que hace reflexionar muchísimo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay una manera positiva de enfrentarse a la adversidad!!
    gracias por compartir esta entrada..llega justo a atiempo!
    un beso.
    buen jueves
    Bárbara

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo el comentario de que Madrid (y supongo que el resto de ciudades sitiadas), durante los bombardeos de la guerra civil, también de esforzó es continuar con una vida lo mas aparentemente normal.
    Quizás después de todo no sea tan peculiar este modo de evadirnos de una realidad tan drástica.

    ResponderEliminar
  5. Algo de ese espíritu debo albergar sin yo saberlo.
    Por los buenos dias que le doy a mi jefe cuando lo veo...sonriendo.

    Salu2


    ¿Pero quién sonrie él o yo?

    ResponderEliminar
  6. Que nos queda muchas veces mas allá de tomarnos la vida como es: una broma (a veces de mal gusto)

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. El humor es un buen mecanismo de defensa de la salud mental individual y colectiva en multitud de situaciones. Si algo me gusta de los ingleses es su peculiar sentido del humor.

    ResponderEliminar