Seguidores

domingo, 17 de octubre de 2010

Mancur Olson. Un toque de realidad

Mancur Olson fué un economista (falleció en 1998), extraordinariamente lúcido y realista.  Estudió el asociacionismo y la formación de grupos humanos, llegando a la conclusión de que los miembros de los grupos buscaban su propio beneficio en lugar del del grupo.  También tiene una interesante teoría, según la cual todos los dirigentes son bandidos.  Se trata de una especie de economía-sociología donde la motivación de todos es robar.  Explica la formación de la civilización como el paso del bandido nómada al bandido sedentario.  En sus teorías también explica el paso de la tiranía a la democracia y la decadencia de las democracias dominadas por grupos de avaros.  Habrá quién lo tachará de cínico u otras cosas peores, pero no cabe duda de que aporta ese toque de realidad que necesita la economía.  En economía es necesario ir del estudio de la realidad a las teorías.  No hacer una teoría y luego esperar que la realidad encaje en ella, que es lo que desgraciadamente suele suceder.  Si los humanos somos despiadados, cobardes, avaros, etc., hay que tenerlo en cuenta si queremos formular una teoría económica.  En mi opinión uno de los motivos por los que fracasó la aplicación de las teorías marxistas (URSS, etc.) es por no tener en cuenta cuál es la auténtica naturaleza humana.  Os lo dice un misántropo (digital y tal y tal).

5 comentarios:

  1. Un aplauso para Mancur Olson. Me quedo más tranquilo al saber que no puedo hacer nada para no robar...si llego a ser Presidente de mi comunidad de vecinos.
    Estoy deseando rehabilitar la fachada de mi edificio...jeje.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Está demostrado que el cuerpo humano tiene memoria prehistórica, esto quiere decir que si pasas por ejemplo 24 horas sin comer, recuerda cuando nuestros antepasados estaban en las cavernas y pasaban dos o tres días sin alimentos y automáticamente comienza a generar grasa para sobrevivir. Creo que con lo del poder pasa parecido, tiene que ser un acto reflejo de memoria prehistórica, guarda para cuando no hay, porque sino no se puede entender que la raza humana sea tan ruin.

    Buenos días!

    ResponderEliminar
  3. No sólo en economía debemos ir de la realidad a las teorías pero, en mi opinión, es en la economía, como ciencia, donde menos se aplica esta norma. Sería aconsejable volver la mirada al concepto clave de la filosofía de la ciencia de Karl Popper, que no es otro que el de la falsabilidad, donde sirve como criterio delimitador para separar la ciencia de lo que no lo es. Popper sostenía que la ciencia procede mediante “conjetura y refutación”. Las ideas, independientemente de cómo se generen, se someten a una rigurosa prueba cuya forma son una serie de tentativas de probar que son falsas. Si sobreviven a dicha prueba, no por ello tienen garantizada su veracidad, pero sí pueden utilizarse en tanto no se vean refutadas. Si son falsadas por la prueba, hay que dejarlas de lado y pasar a diseñar otra hipótesis mejor. Lo que dicho en una frase coloquial sería “los experimentos mejor con gaseosa” y también para la economía, o quizá, sobre todo para la economía.

    ResponderEliminar
  4. Este economista no me lo enseñaron en la facultad de empresariales de Zaragoza, pero me parece un tío lúcido. Yo siempre digo que los optimistas mueven el mundo pero los pesimistas ganan las apuestas. un saludo,

    ResponderEliminar
  5. El comunismo es el sistema económico del futuro, pero para dentro de 10.000 años, cuando el hombre haya evolucionado un poco mas y piense realmente en los demás antes que en uno mismo.

    Es curioso como generalmente los revolucionarios y los guerrilleros que vencen a un tirano tras luchar contra su tiranía, si llegan a ostentar el poder, se vuelven peores que aquellos a los que derrocaron.

    ResponderEliminar