Seguidores

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cuando el sector público se dedica a todo menos a lo que debe. Algún ejemplo.

De unos años a esta parte,  determinadas actuaciones y situaciones que se viven en Aragón, debidas a decisiones y/o mala gestión de nuestros políticos, me despiertan indignación, sorpresa e hilaridad en algunos casos.  Sin querer entrar a teorizar mucho, entiendo que el papel del sector público tiene que ser crear un marco legal adecuado, invertir en aquello en lo que el sector privado no tenga interés (zonas verdes, etc.) y llegado el caso adoptar medidas de estímulo que no supongan intromisión ni expulsen a los empresarios del mercado.  También su función es gestionar adecuadamente el dinero recaudado para poder tener servicios como policía, bomberos, justicia, etc.

Pues no, esto no es así:  Ni gestionan adecuadamente el dinero recaudado, dando lugar a situaciones risibles como las publicadas en los periódicos Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón.  Se trata de que como no pagan a las gasolineras, la policía local no puede repostar y con carácter general un tremendo atraso en todos los pagos, de modo que en la práctica una de las causas de que algunas empresas estén pasando por malos momentos es lo mal pagador que está resultando el Ayuntamiento de Zaragoza.

No contentos con esto, ahora tambien se dedican a construir megagimnasios y a subastar la concesión de la explotación de los mismos.  Los concesionarios son grandes empresas (me han comentado, no se si es cierto, que una de ellas es Ferrovial), de modo que en mi barrio ya han cerrado varios gimnasios y sus empleados se han ido al paro.  Encima seguro que estas empresas pagan unos salarios estupendos de la muerte a sus nuevos empleados.

Ya en su día cuando la Diputación General de Aragón montó  lo de Walqa en Huesca,  causaron importantes quebrantos a muchas empresas de informática y alguna tuvo que cerrar.  Walqa es un presunto centro de excelencia empresarial.  Lo que no se es para quién será excelente, ya que se de casos donde se pagan unos salarios africanos y esto es verídico, controlan cuando van a hacer pis los empleados.  Vamos, una excelencia a la china o a la vietnamita.

Por eso cuando leo que una de nuestras instituciones, ya sea Ayuntamiento, Diputación General de Aragón, etc., va a montar cualquier tipo de empresa, lo normal es que tras leer la noticia, comience a pensar a cuántos van a echar al paro por su culpa y cuántos empleos con sueldo y condiciones de trabajo tercermundistas se van crear.  Si, también me pasa por la cabeza cuánto ganan con ello a título personal nuestros ilustres proceres.

Cada día me da mas asco nuestra política.  La económica en particular.

9 comentarios:

  1. Esto pasa por votar a gente no preparada, el señor presidente de la diputación sólo tiene el graduado el escolar, y lo sé porque estudió con mi padre, no son rumores. En cambio para ser un simple auxliar admvo. tienes que hacer una oposición y para optar a cualquier puesto de trabajo se pide inglés, que ningún político habla.

    El alcalde necesita dinero para costearse sus adicciones, asi es nuestro país de pandereta.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, y si a eso le sumas funcionarios desmotivados por el sueldo y no depender de los resultados de su trabajo para mantener el puesto, apaga y vámonos.
    Recuerdo mas de un ayuntamiento donde pasa eso mismo y no se si habrá cambiado la cosa, pero hace unos años los nacionales pagaban de su bolsillo la gasolina y los coches de policía no tenían seguro.


    Maricosan: ¿El hijo de un rico roba menos ó un médico esta mas preparado para dirigir un equipo de gobierno o administrar unos bienes públicos que un ciudadano no titulado? (que miedo, me da oír esas cosas).
    Lo importante es que el que acceda a ese puesto sea honrado y haga su trabajo o se preocupe de rodearse de quien le asesore. (eso es un equipo de gobierno).
    La política no esta reservada a una élite de privilegiados, eso cuando el tito paco.

    ResponderEliminar
  3. En sólo un par de comentarios suscitáis un ameno debate.

    Alguna reflexión:

    Ni la pobreza obliga a nadie a robar, ni la riqueza lo evita.

    También dijo Epícteto (ya lo puse en este blog): "Platón era filósofo, pero no por sus facultades dialécticas, como Hipócrates era médico, pero no por su elocuencia. También yo puedo ser filósofo y cojo al mismo timepo, y sin embargo, no habíais de imitarme en la cojera para ser filósofos".

    Escribió César González-Ruano: "En España es muy difícil ganar prestigio, pero perderlo resulta absolutamente imposible".

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor es que no me he explicado claro, para cualquier puesto de trabajo, incluido barrendero al que se accede opositando, se precisan unos estudios mínimos, pero para presidente de comunidad autónoma o de gobierno no se exije nada de nada, sólo tener carisma y la frente muy alta, la lengua muy larga y la falda muy corta, cada uno que lo entienda como quiera.
    Me da igual que robe un pobre que un rico, si nos roban a todos, no dejan de ser ladrones, pero en este país los ladrones se pasean tan ricamente por la calle, y la gente les pide autógrafos.

    ResponderEliminar
  5. El drama es que, mientras esta calaña que nos dirige dilapida los fondos públicos (nuestro dinero), 800.000 españoles acuden diariamente a comederos sociales. Y esperad al año que viene.

    ResponderEliminar
  6. marikosan: Todo esto sucede porque la política se ha convertido en puro marketing y se vota a una cara no a una idea, casi nadie conoce el programa político del partido al que vota, votan a un candidato, a una cara, a un eslogan.

    ...Y eso no es lo que después les gobierna.

    Para barrendero hay oposición, si, para medico también, pero la política debe estar al alcance de todos, tanto políticos como barrenderos y estos deben interesarse por igual y optar a decidir realmente a cualquier nivel.
    Sino, lo dicho, solo una élite podría mandar sobre los demás (que en la práctica es lo que sucede desde siempre)

    (un anarquista convencido)

    ResponderEliminar
  7. :S

    Veo que allí las cosas no son muy distintas de aquí. Al cruzar el charco sigo encontrando tantas similitudes que, en este caso, espantan. Es una pena eso.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  8. Yo no puedo estar de acuerdo con ese planteamiento Piedra, el Estado no deja de ser una empresa y para dirigirla hay que estar cualificado, quizá asi se haría más, aunque se robase lo mismo. Para el pueblo llano están los sindicatos.

    ResponderEliminar
  9. Es que tampoco me he explicado yo muy bien, me refiero a que a menos que se tenga una formación específica, un titulado no tiene mas aptitudes que un no titulado.
    El estado, en democracia, es el que tendría que velar por la cultura política de todos sus miembros y asegurarse de que el acceso a los cargos de representación pública estuviera realmente al alcance de todos. Unos estarán mejor dotados que otros, pero que no sea el destino el que decida eso.

    ResponderEliminar