Seguidores

martes, 9 de noviembre de 2010

Inteligencia artificial: Algunas reflexiones

Hola de nuevo.  Daros todos por besados.  Hoy me ha dado por pensar un poco sobre si una máquina podría o no llegar a tener algo que indiscutiblemente podamos considerar inteligencia.  Ya hablé algo en una entrada anterior sobre el test de Turing.   Hay algo antropomorfo en el mismo, pero como somos humanos, no podemos sustraernos de este criterio a la hora de considerar si una máquina es o no inteligente.  Dicho de otra forma, no tenemos otra regla de medir que no seamos nosotros mismos.

Sistematizando un poco, los diversos criterios, que pueden determinar objetivos a la hora de intentar construir sistemas inteligentes, los podríamos clasificar en:


Con respecto a la racionalidad nos encontramos con la cuestión de juzgar dicha racionalidad.  Puede ser racional y a nosotros no parecérnoslo en absoluto.  Si pensamos en ello como actuar en base a un conjunto de reglas de pensamiento, resulta que todo conjunto de reglas tiene sus límites (recordar entrada sobre Gödel y la incompletitud).  Sigue siendo difícil tanto sustraernos a nuestra propia humanidad a la hora de definir lo que es racional y crear la racionalidad a partir de reglas, ya que sería una racionalidad muy limitada, filosóficamente hablando.  Tampoco hay que despreciar este enfoque, ya que hay máquinas que ganan a los humanos al ajedrez, por ejemplo.  Aquí además ya da algo de miedo crear algo "inteligente a su manera".  (Leer Homo Plus de Frederik Pohl).  En la ciencia ficción también hay versiones más amables como Jane, la IA que se va haciendo humana en La voz de los muertos, de Orson Scott Card.

Si hablamos de hacer o pensar como un humano, aún es más difícil la cosa, ya que la psicología, la neurociencia y otras ciencias está claro que no han avanzado lo suficiente como para ofrecer ningún resultado "netamente humano".  En este caso surgen además multitud de cuestiones de tipo ético, ya planteadas en Blade Runner, en Inteligencia Artifical, etc.

Pero, ¿dónde quedan los sentimientos?.  Bueno, pues es un tema que no se contempla, pero que sería necesario dentro del enfoque antropomórfico, ya que nuestras decisiones son emocionales y de lo que se trata es de crear algo que piense o actúe como un humano.  No obstante, ¿representan inteligencia los sentimientos?.   Los animales los tienen y sin embargo la mayoría no les otorgan inteligencia.

Bueno, por hoy ya os he braseado bastante con el tema.  Igual otro día me animo y os pongo algunos argumentos que han esgrimido diversas mentes pensantes sobre la materia.

8 comentarios:

  1. Las principales críticas a la inteligencia artificial tienen que ver con su incapacidad de imitar por completo a un ser humano.
    ¿Es esa incapacidad un handicap?

    No estoy muy seguro...

    Magnífico post!

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Si definiésemos la inteligencia esforzándonos en ser lo mas precisos posible, creo que muchos de nuestros congéneres quedarían al margen de la definición.

    ResponderEliminar
  3. Yo habia escrito una gran parrafada al respecto, pero ha desaparecido, alguna otra vez ya había pasado, cosas del internete, resumiendo que yo soy de las que pierden al ajedrez con la máquina el 80% de las veces.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con la parte en la que preguntas que si tienen inteligencia los sentimientos. Yo opino que sí, de hecho hay animales mucho más inteligentes, con sentimientos, que algunos humanos.

    ResponderEliminar
  5. Toni: Cuestión interesante la que planteas. Conociendo la aerodinámica hemos hecho aviones, no pájaros. ¿Por qué habría que construir humanos cuando conozcamos las leyes de la inteligencia?. Sin entrar ya a valorar que el método natural, proporciona ciertas satisfacciones.

    Piedra: Lo que comentas me recuerda a un chiste de Dilbert, donde para decirle a su jefe que es idiota, le dice que está genéticamente predispuesto para un rendimiento sub-óptimo. XD

    Marikosan: Depende del nivel que le pongas, un 20 % es un gran porcentaje. Yo con el nivel 6 del que sale con el Windows 7 estoy en el 50 %. De todas formas, al ajedrez prefiero jugar con personas. Es curioso pero a veces te haces algo de idea de su personalidad según como juegan (o eso es lo que yo me creo. Pero sí estoy convencido de que en general "juegas como eres" hasta cierto punto.)

    Ana: Yo tengo la certeza (a la que no corresponde ninguna evidencia), de que la verdadera inteligencia requiere de los sentimientos, por cuanto son éstos los que nos proporcionan conciencia del yo. Yo si que otorgaría inteligencia a los animales, en la medida en que tienen sentimientos. No a todos, pero sí a muchos mamíferos y a algunas aves. En algunos casos sería una protointeligencia, pero no hay que despreciarla.

    ResponderEliminar
  6. Por lo que he leído el sentimiento viene a ser el detonador de la dinamita. Tienes inteligencia pero sin sentimiento no actúas. Existe un mal en el que el sujeto es extraordinariamente inteligente pero no es capaz de elegir si cruzar o no la carretera o si se echa champú de tal o cual clase y se queda como colgado, no puede actuar. Ver la serie "La teoría del Big Bang" y a Sheldon Cooper para ampliar. El sentimiento actúa como el fin de las consideraciones abstractas y te dice algo así como "mueve el culo y deja de pensar que es para hoy".
    P.D. En otro orden de cosas me emociona la mención de Frederik Pohl, ese escritor ya retirado por exceso de años pero que dejó tanta buena ciencia ficción y aquella saga de Pórtico y... Vale, me he desviado del tema pero es que soy fan de este hombre.

    ResponderEliminar
  7. La inteligencia carente de sentimientos es un tipo de inteligencia absurda tal y como la conocemos y tratando de humanos, pero en cuanto nos referimos a un tipo de inteligencia artificial, perfecamente puede estar carente de ello, pero a costa de ser distinto de la especie humana (es eso malo?)

    ResponderEliminar
  8. Neko, no tengo para nada clara la respuesta a tu pregunta. En la novela de ci-fi que menciono, la sociedad está muy informatizada y los gobernantes se apoyan en sistemas predictivos que corren en potentes ordenadores. Uno de los ordenadores toma conciencia de sí mismo y a partir de ese momento, buscando la reproducción de la nueva especie, ofrece predicciones que nadie cuestiona, encaminadas a que se fabriquen más máquinas a las que transmitir la autoconciencia. En esta novela si que era malo. La nueva especie inteligente tenía sus propios objetivos y parasitaba a los humanos para conseguirlos.

    Lo que yo me pregunto: ¿Es posible tener conciencia de uno mismo sin tener sentimientos?
    Yo diría que es muy difícil la autoconciencia, el yo, si no se han desarrollado.

    ResponderEliminar