Seguidores

viernes, 5 de noviembre de 2010

¡A la mierda!

Repasando el blog me doy cuenta que entre unas cosas y otras, entre dimes y diretes, me estoy alejando de la misantropía y del enorme desconsuelo que me produce la sociedad, sus mentiras, su hipocresía, su idiotez, su chulería, sus vanidades (este tono ya me gusta más) y un sinfín de provocadoras actitudes hacia el individuo como persona. Una de mis frases preferidas la pronunció Fernando Fernán Gómez: ¡A la mierda!
No puedo reprimir el copiar estos versos, inmediatamente, que forman parte de un soneto de Francisco Rico, de El credo del capitán, con los que me identifico plenamente, vamos que me hubiera encantado escribirlos para mi perfil, así me van ustedes conociendo, porque últimamente me estoy aburguesando de complacencia y, la verdad, me voy a mandar a mí mismo ¡a la mierda!:

No picaré en el cebo de la vida,
turbio nombre que Dios puso a la muerte;
la farsa de la historia, de la suerte,
me pilla con la máscara vestida,
y la naturaleza, esa homicida,
de tanto aporrearme, se ha hecho inerte.
....
Guardo la compostura, veo y río,
O si acaso desprecio... Nada quiero.

12 comentarios:

  1. Lo que pasa es que el blog te alegra algo la vida, igual que a mi. Digamos que es el efecto blog, porque lo que es la sociedad a mejor no va.

    ResponderEliminar
  2. ..pues no diré te lo dije!!..pero qué placer me da..que lo hayas admitido!!.y me alegra inmensamente que en realidad te sientas así!! mi buen amigo!ª!,por cierto muy bueno.:"..me pilla con la máscara vestida,y la naturaleza ,esa homicida,de tanto aporrearme se hecho inerte..."
    pucha que si no somos nada!!..o del polvo venimos y al polvo vamos!!
    mi querido un beso y el deseo de una sonrisa en tus labios!

    ResponderEliminar
  3. Mi opinión es que "alguien" nos ha hecho sillas de tres patas y luego nos prohibe cojear. Es por esto que prefiero la palabra Misericordia para expresar lo que me produce el contacto con los que me rodean. Veo la vanidad como la necesidad de que se interesen por nosotros. La mentira como solución para esquivar los golpes.La idiotez como el vaso medio vacío de la inteligencia. El odio como el pus del miedo. En fin, somos realmente limitados y encima nos lo reprochamos. Pitt, tu blog siempre me hace meditar. Gracias de verdad. Por cierto muy bueno el poema que no conocía

    ResponderEliminar
  4. Vamos subiendo la cuesta, a pesar de la mierda. Me encantó!!! Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Un hecho que comparto contigo. Mi hostilidad va desapareciendo a medida que escribo. Como tú, ese hecho me produce más inquietud que alegría. Es como bajar la guardia para que te pillen desprevenido y el golpe sea más fuerte. Supongo que hay gente que nos adula por internet y ya se sabe, "el halago debilita".

    ResponderEliminar
  6. Que si que si, que la sociedad apesta, pero que para que nos acepten y no sentirnos unos marginados acabamos siendo en ocasiones unos falsos de cojones.

    ¡¡A la mierdaaaa!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Estoy conmovido porque todos los comentarios han servido para corregir y aumentar lo que he querido expresar en la entrada. Siempre he pensado que este blog no sería el mismo (para peor) sin los asiduos comentaristas, puede que seamos pocos pero buenos (frase tópica y cierta) que es lo más deseable. Fuerza y verdad.

    ResponderEliminar
  9. Hoy, precisamente hoy, en el evento que me encuentro, rodeada de la gente que me rodea, no puedo sentirme más identificada con esos versos. A mi en particular las letras son el único balsamo que apacigua mi alma, como dijo santa teresa vivo sin vivir en mi, así que yo soy la mayor hipócrita del mundo.

    ResponderEliminar
  10. Como dice Pepe, es efecto del blog, aunque no creo que la sociedad siga igual, yo creo que cada segundo la cosa va a peor, pero debe ser efecto de haber visto la llegada del Papa en todas las cadenas de Tv.

    ResponderEliminar
  11. Pitt!

    Tu siguiente pensamiento respecto al blog...será tomarte unos dias de respiro.
    Después echarás en falta los comentarios que alegran tu ego y tu soledad.
    Ojearás si alguien reclama tu vuelta.
    Volverás...ávido de saluditos y parabienes.
    Para al final tener muy claro que has perdido tu Norte, y que eres un pez muerto más...que nada a favor de corriente.

    Salu2

    Nota: Pero lo peor es que el "síndrome del blog autocomplaciente" ya está estudiado.
    Ni para eso somos originales...

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón Toni, sólo espero no perder el contacto con el suelo, así tendré una idea aproximada de mi estatura (más bien bajita), pero lo que dices es absolutamente cierto y una reflexión muy aguda.

    ResponderEliminar