Seguidores

domingo, 19 de diciembre de 2010

Al Capone


Entre las figuras mitológicas extremadamente escasas del siglo XX el gánster ocupa un lugar descollante. Pero un único nombre personifica el prototipo del gánster: Al Capone. Su aureola no se ha desvanecido.

"Soy un fantasma forjado por millones de mentes", dijo este individuo al final de su carrera. La frase revela una inteligencia fuera de lo común. No puede decirse de forma más breve y concisa lo que caracteriza a este ser. Capone es una figura perteneciente a la Historia, pero también a la imaginación. Es un engendro de la fantasía colectiva, y en este sentido es un fantasma: pero ese fantasma es de una realidad más poderosa que cualquier hecho escueto. Historiadores, sociólogos, abogados y psicólogos estudiaron el fenómeno con todo detalle e intentaron explicarlo. Pero sus métodos no llegan al fondo de la cuestión. Esta cuestión se llama mitología.

9 comentarios:

  1. ¿No os parece que por ahí, hay más de un ganster suelto? Lo malo, es que no sé si tan inteligentes como este...

    ResponderEliminar
  2. Cuando estudié la ley seca estudié a este señor y los avatares para poder juzgarle por algo, al final por evasión de impuestos, también me llaman mucho la atención Elliot Nes y Los Intocables,mucha gente cree que ni existieron pero sí :-)

    ResponderEliminar
  3. Todo personaje acaba siendo una creación de las mentes. Todos vemos a esos personajes de manera subjetiva. A los famosos y a los que no lo son. Enamorarse es reinventar a una persona y convertirla en un ser idealizado. Cuanto más fácil será coger a un tipo del que sólo conoces su faceta de criminal y convertirlo en mito. Un mito siniestro en este caso pero más grande en la imaginación que en la realidad. En el mundo los ha habido mucho peores pero han pasado desapercibidos. En mi imaginario no puedo evitar pensar en ese hombre como en Rober de Niro pegándole a un tipo con un bate en la cabeza. Cosas de Hollywood.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría escribir un comentario ingenioso al respecto, pero hoy por más que me esfuerzo no me sale, ha sido un fin de semana demasiado duro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que si no hubiera sido por "Jollivud" este personaje no sería tan inmerecidamente famoso.

    ResponderEliminar
  6. Yo diría que hay muchos ganster sueltos. En esto pienso como Yolanda. Yo diría que existe un nivel en que ya están directamente por encima de la ley, al que no llegó Capone, sospecho que en parte por su popularidad.

    Con respecto a la criminalidad, una cosa que me ha dado siempre por pensar es que sólo reflejan los delitos denunciados y los criminales "torpes". Tener el cuadro completo es imposible, ya que no conoceremos los delitos no denunciados y los criminales "listos", a los que nunca han pillado.

    ResponderEliminar
  7. Coincido totalmente. Si la magia del cine no se encargara de contar sus historias poco sabríamos de estos personajes. Creo que deben ser más las historias que permanecen ocultas que las que saltan a la luz. ¿Cuántos jefes del narcotráfico, pedófilos o ladrones de guantes blancos siguen sin ser capturados? No lo sabemos, pero deben ser miles.
    Me gustó esta entrada, Pitt. Sigo un blog que sigue otro blog (jejeje) que trata de estos asuntos. Luego lo busco.
    Besosss!

    ResponderEliminar
  8. Al final, solo conocemos lo que vemos en cine o televisión.
    Todo lo demás...no existe.

    Salu2

    ResponderEliminar
  9. La fama, hay la fama.... esa manía que tenamos los fetichistas (entre los que me incluyo) en poner a personajes en pedestales... jejeje.

    La verdad, uno que es fan rockero entrado en años, y que ha conocido a decenas de rockeros y algunos "mitos" de la música y del cine, siempre me encontrado seres especiales, solitarios a veces, hartos de sentirse avasallados por la gente, aborrecidos de que les llamen por el nombre del personaje, que les griten en un restaurante o que les den un tirón en el pelo...

    Capone, un personaje amasado por el cine, ahora estaría en "Sálvame", como Rodríguez Menéndez o algo así.... el glamour del celuloide es un como un celofán que filtra y tamiza, dando lustre y brillo a seres miserables o simplemente mediocres.

    Recomiendo una capítulo magnífico de Los Soprano de la sexta temporada... en él se ve como dos mafiosos del clan vuelan a Los Angeles, intentan convencer a Sir Ben Kingsley, el gran actor, para que interprete un papel en una peli que quieren realizar... el retrato y la actitud de star de Kingsley es alucinante, los privilegios, el aurea que le rodea y que crean los que le rodean, la actitud de los que se encuentran con él, cómo huele al fan, cómo capta al fetichista... y luego aparece Lauren Bacall en un extraordinario cameo, como se desmitifica a si misma!....

    Algunos famosos conocen su situación, saben de su normalidad, del juego.... otros, los más miserables necesitan ese aplauso, ese refrendo en la calle... otros, como Gurruchaga o algún antiheroe más que puedes encontrarte en un kiosko barcelonés comprando dvds pagarían por hacerse unos cirugía... pero como me dijo una vez un directivo de mi empresa.... no se que tienen los sillones de dirección o la fama que parece que tengan una inyección de un extraño producto que cambia a las gentes... la adulación contínua, la alabanza indiscriminada sin sentido, el fetichismo de chirigota, mal interpretado por un tipo sin base pude crear monstruos de pesadilla, insoportables.... pero que sacan todas sus miserias a relucir cuando, como todos, cierran solitarios la puerta de su casa. Abrazos

    ResponderEliminar