Seguidores

domingo, 19 de diciembre de 2010

Islas: Doble (II)

...y delante de sus ojos vio una serpiente de cien metros de largo con una barba de dos metros. Tenía el cuerpo de color lapislázuli, con incrustaciones de oro. El marino se prosternó y la serpiente se irguió y le preguntó que había venido a hacer a la isla. Conmovida por el relato del naufragio, la serpiente alzó al navegante con su boca y lo llevó hasta su guarida, donde vivía con otras setenta y cinco serpientes tan doradas y azules como ella.
La serpiente predijo que en cuatro días un barco vendría a socorrerlo. El día señalado, un barco egipcio se acercó a las costas de la isla. Rescató al marino y, súbitamente, la isla desapareció entre las olas.

5 comentarios:

  1. Bonita leyenda, no tenía ni idea, de la mitología egipcia supongo, pues ni me suena, un beso :*

    ResponderEliminar
  2. Pitt...no me has dado tiempo a participar en la primera parte, y ya veo que das por finalizado el relato.
    Vaya!
    Al siguiente experimento espero llegar...

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. ¿Y no sería la isla de Jamaica y que además de comer fumó algo?

    Aunque la historia original es mas elegante,lo reconozco.

    ResponderEliminar
  4. Estoy como Toni. Se me había ocurrido un final más que trágico para el marino egipcio pero llegué tarde.
    Estaré atenta a la siguiente isla. Ya preparé mi velero :)
    Buenos días, y besos para todos.

    ResponderEliminar
  5. No esperaba que el final fuera bueno, la verdad

    ResponderEliminar