Seguidores

jueves, 9 de diciembre de 2010

Islas

Desde mucho antes de que Tomás Moro situara la sociedad perfecta en la imaginaria isla de Utopía, las islas han sido espacios en los que los hombres han proyectado sus sueños. Territorios de leyendas y quimeras. Como si sus superficies, claramente delimitadas por el mar, las convirtieran en banco de pruebas, en laboratorios ideales para que la imaginación humana, la individual y también el imaginario colectivo campen a sus anchas.
Algunas pertenecen sólo al mundo de la literatura, otras al del mito, pero incluso las reales suelen estar aureoladas de misterio, como si la fantasía formara parte de los cúmulos de nubes que delatan su cercanía en el mar cuando su perfil todavía no ha aparecido en el horizonte.

10 comentarios:

  1. Vámonos a la Gomera.

    Gracias por la felicitación, un beso grande!

    ResponderEliminar
  2. Ains, cuanto tiempo esperé encontrar algún día San Borondón.

    ResponderEliminar
  3. Vivir en una pequeña isla debe ser algo similar a viajar eternamente en un barco.
    Como se echa de menos el mar aquí...

    ResponderEliminar
  4. Lo de San Borondón que comenta el amigo Piedra(aparte de una rima fácil que se me acaba de ocurrir), es curioso. Se llegaron a enviar expediciones para tomar posesión de ella.

    Pues sí Pitt, adémás de Utopía, piensa en Avalon y en la Atlántida.

    Otro tipo de sueños de la razón también los tenemos en las Caimán, Man, etc., etc. Hay que ver la cantidad de paraisos fiscales ubicados en islas.

    ResponderEliminar
  5. Solo he estado en una isla en mi vida, en la Toja, y bueno pues ni fu ni fa, pero eso sí, me encanta la leyenda de la Atlántida. De todas las teorías que he leido me quedo con la que dice que son los puntos más altos de las Azores aunque mi chico tienen otra opinión, que de estar en algún lugar estarían en las fosas de las Marianas.. es super interesante, me encanta el tema

    ResponderEliminar
  6. Amig@s,poned "Tuvalu" en el Google y buscad imágenes.
    No podreis pensar en otra cosa en mucho rato...
    Un paraíso a pesar del dominio .tv que tantos quebraderos de cabeza (y dolares) les ha traido.
    En fin, que me chiflaría un retiro "espiritual" a 2 metros sobre el nivel del mar...tomando una Voll-Damm (es lo que hay) y disfrutando de un video en 3-D de Vir bajando a las fosas Marianas a pulmón libre...mientras su chico le prepara una barbacoa en su nuevo yate de 215 metros de eslora.
    Vaya! Si puestos a soñar...
    Bonito tema Pitt, aunque mi isla favorita no llega a confundirse con el horizonte...

    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Quien pudiera vivir en esa isla tan perfecta de la Atlántida, por ejemplo.
    Probablemente si decidiéramos vivir en esas islas acabaríamos por corromper su magia, y soñaríamos con grandes continentes. El caso es tener siempre algo misterioso en la imaginación donde proyectar nuestros sueños.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Yo, me iría a vivir a una isla de la tranquilidad, de la paz espiritual y de la calma absoluta..., aunque si lo pienso bien, igual me arrancaba todos los pelos del aburrimiento posterior. Arggg esta necesitad de estrés continua para sentirnos últiles!! Qué bobos somos, leches!

    ResponderEliminar
  9. yo tengo una isla interior... a veces no alcanza, claro, pero es todo lo que tengo. y los invito!!

    ResponderEliminar