Seguidores

lunes, 28 de febrero de 2011

Lenguajes, redundancia y percepción

Seguramente todos hemos visto alguna vez algún concurso donde hay que adivinar una frase a la que le faltan letras, como en La ruleta de la fortuna.   Es posible averiguar la frase (normalmente un refrán o una cita) a la que le faltan letras, debido a que el lenguaje que utilizamos los humanos, llamado en determinadas disciplinas "lenguaje natural", es redundante, contiene más información de la necesaria.  Utilizamos más medios de los necesarios para "codificar el mensaje".   

La matemática mide la redundancia de un lenguaje de dos maneras, cuando se trata del lenguaje escrito:  En relación con la longitud del mensaje (índice del lenguaje) y en relación con el número de caracteres utilizado (índice absoluto del lenguaje).  En castellano el primero es 1,4 bits/letra y el segundo 4,7 bits/letra.  Hay idiomas que por escrito presentan menor redundancia, debido a que no utilizan vocales, como el hebreo.

Estos conceptos tienen utilidad cuando se trata de hacer algoritmos de compresión de datos, con objeto de transmitir y/o almacenar información minimizando el coste y también cuando se trata de verificar que un mensaje no ha sufrido alteraciones. 

Aparte de lo comentado, los humanos llevamos "de serie" y montados sobre hardware algoritmos para completar y reparar información. 

Ejemplo de lo primero, es que seamos capaces de leer este texto, que tiempo atrás circuló en cadenas e e-mails:

"Segeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. El rsteo peuden estar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams. Etso es pquore no lemeos cada ltera por si msima snio la paalbra cmoo un tdoo. Pesornamelnte me preace icrneilbe..."

Ejemplo de lo segundo, sería la llamada "Ley de clausura" de la percepción:

Lo primero que vemos es un triángulo, aunque no esté cerrado y por tanto...

También a veces tenemos fallos de hardware, como en este ejemplo en el que vemos movimiento y no lo hay:

En fin, lo dejo que es muy tarde.  Un saludo a todos.



4 comentarios:

  1. Hay que ver, la de facilidades que tenemos y que no haya forma de que los humanos nos entendamos entre nosotros. Paradojas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe, tenía yo por aquí estos conceptos y no sabía que hacer con ellos, ahora ya puedo dedicarme a producir algoritmos de compresión de datos con ellos.

    ResponderEliminar
  3. Piedra: Yo lo achaco a que la naturaleza nos hizo para la tribu y poco más. No hay que buscar ámbitos mucho más grandes que una simple comunidad de propietarios, para ver lo difícil que puede llegar a ser entenderse.

    Pitt: Me alegro, una vez más, de haber sido faro y guía para dotar de sentido práctico a esos conceptos que tenías por ahí, en algún desván del intelecto. Por favor, no me tires puros, prefiero cigarrillos Lucky strike.

    ResponderEliminar
  4. Estoy intentando concentrarme para no ver en movimiento esa imagen y no hay manera!
    Bueno, a estas alturas ya era evidente que el cerebro humano tiene fallos.

    ResponderEliminar