Seguidores

lunes, 14 de febrero de 2011

Sobre la educación, la sociedad y la creatividad

Recientemente leí un resumen de un libro de estos de temática "empresa", escrito por Seth Godin, uno de los "gurús" del márketing, de los últimos tiempos, titulado ¿Eres imprescindible?, muy acorde con estos tiempos en los que escasea el trabajo, donde el autor ofrece su visión de la situación actual y del sistema que nos ha llevado a ella, junto con una serie de consejos para convertirse en imprescindible y progresar profesionalmente.

Lo que me parece interesante es la visión que ofrece, sobre todo por bien expresada.  Los consejos, no tanto.  De lo primero, os extracto algunas cosillas:

"Desde la Revolución Industrial se ha seducido, manipulado y lavado el cerebro de la población para que se adapte, siga instrucciones y trabaje a cambio de un jornal.  Si aprendíamos a ser trabajadores de fábricas, si estábamos atentos en el colegio, seguíamos instrucciones, éramos puntuales y nos esforzábamos, entonces cuidarían de nosotros.  No hacía falta ser brillante, ni creativo, ni correr ningún riesgo.  Era un trato bastante tentador que seducía a la mayoría y que durante mucho tiempo ha funcionado".

¿Os suena ésto?.  ¿Se parece a los consejos y enseñanzas recibidos de nuestros padres, parientes mayores, profesores, de los programas de televisión, etc.?, en suma, de aquellos que tuvieron oportunidad de modelarnos y/o influirnos en nuestra niñez.

"El crecimiento del empleo se encuentra estancado.  Los salarios han entrado en un ciclo negativo en muchos sectores.  La clase media se encuentra más agobiada que nunca y el futuro se presenta desalentador.
La causa del sufrimiento es el deseo de las organizaciones de convertir a sus empleados en piezas sustituibles de su enorme maquinaria.  Cuanto más fáciles de sustituir son las personas, menos hay que pagarlas".

¿Os acordais cuando en la empresa había departamentos de Personal en lugar de departamentos de Recursos Humanos?.  El término ya dice mucho.  La persona como una commodity, como un recurso más.  La tecnología propició que el tiempo de las personas sea intercambiable por tecnología, desde una óptica de recursos.

"Se suponía que el trabajo de oficina tenía que salvar a la clase media, porque no era algo que pudieran hacer las máquinas, pero hoy en día las máquinas ya han reemplazado a los empleados de oficina".

Cierto en muchos casos.

"Si se puede medir, se puede hacer más rápido.  Si se puede poner en un manual, lo podemos externalizar.  Si lo podemos externalizar, lo podemos obtener más barato."

"Nuestro mundo ya no compensa con justicia a las personas que hacen de piezas de un enorme engranaje.  Hay estrés porque, para muchos de nosotros, esto es lo único que sabemos hacer.  Las escuelas y la sociedad han reforzado esa actitud durante generaciones".

"Nos han enseñado a ser piezas reemplazables de una maquinaria gigante.  Nos han enseñado a consumir como atajo hacia la felicidad". ...   "Pero nada de esto nos ayuda a obtener lo que merecemos".

Se han llegado a hacer experimentos acerca de como la educación anula la creatividad,  resultando que se asume un margen de creatividad muy estrecho, ya que la gente no se suele imaginar a sí misma actuando fuera de los límites establecidos.

El autor comenta, que la educación para la creatividad, tendría que centrarse en resolver problemas para los que Google no sirve para nada, como ¿Qué tengo que hacer a continuación? y a ser "socialmente listos".

En fin, si bien no estoy de acuerdo con todo lo que he leído si que me ha hecho reflexionar sobre los males de la educación, entendida no sólo como lo que se enseña en los colegios. 

Y para terminar una frase de Picasso, relacionada con el tema:

Todo niño es un artista. El problema es cómo mantenerse siendo niño una vez que se ha crecido

15 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, me ha hecho pensar y replantearme muchas cosas, que nunca viene mal.

    Respecto al título del libro, creo que no, no hay nadie imprescindible. Si tú no les sirves, ya buscarán a otro, y si no, a otro... Y más aún conforme más se fomenten el despido y los contratos basura.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Trabajemos sin razonar, es el único medio de hacer la vida soportable.
    Voltaire.

    ResponderEliminar
  3. El cerebro es un órgano maravilloso. Comienza a trabajar nada más levantarnos y no deja de funcionar hasta entrar en la oficina.

    Robert Lee Frost

    ResponderEliminar
  4. La estabilidad económica (por llamarla de alguna manera) es la que guia nuestras decisiones. Hoy hay poca gente que se atreva a perseguir sus sueños, porque al fin y al cabo quien puede vivir de sueños? así nos convertimos en eso, en un simple recurso que utilizan y desechan las empresas a su antojo.

    ResponderEliminar
  5. Buf, creo que todo ésto que comentas es un batiburrillo que mezcla churras con merinas.

    Creatividad es un concepto que suele confundirse.... Creatividad se asocia a artista, a genio, a Picasso, a Da Vinci (que fueron grandes creativos) pero la creatividad está y debe estar en la vida de cada cual, en mayor o menor grado, con mayores o menores posibilidades.

    El cerebro humano es un ordenador, acumula información de distintas maneras porque procesamos de manera distinta, pero es fundamental la educación, eso sí, con la metodología adecuada a las virtudes de cada disco duro, lo que hoy en día es una utopía, excepto en colegios vips que saben detectar y alimentar los cerebros dependiendo de sus características... para el vulgo, tabla rasa, y que cada uno salga por donde pueda.

    Hay personas que por sus actitud vital, basada en la observación, la pasión, la curiosidad, el interés... alimentan el cerebro, lo entrenan, consiguen datos, los cruzan.... observan, no miran.... saborean, no comen.... olisquean como sabuesos, no huelen.... acarician la textura, no tocan.... se deleitan con los sonidos, no oyen..... esa especial sensibilidad y atención hacia las cosas que ocurren les hace tener carpetas y carpetas llenas de interesante información.... sabores, colores, olores, texturas, luces, músicas, lecturas.... todo ello enriquece su cerebro, toman una actitud activa ante la vida.... de entrada, han empezado el camino.

    EL ENTORNO

    Ahora viene otro proceso, el entorno. Una persona que vive en un entorno libre, de confianza mútua, de apoyo... donde sus ideas y propuestas generadas por ese cerebro activo son escuchadas, debatidas, valoradas.... esa persona crece, se hace mejor.... consigue dar otro paso, adquiere CORAJE, valentía para proponer, defender, vender, decidir, crear....

    Un entorno adverso puede ser un asesino de una persona con estas características.... y España es un país de mediocres. Aquí no se premia al que aporta, se le censura. Aquí no se felicita, se abronca al personal. Aquí no se da información, se guarda como oro en paño, no vaya a ser que me la quiten. Aquí se castiga el error, no se promueve.

    El entorno es nefasto, de ahí viene nuestra bajísima capacidad inoovadora, es una cuestión cultural, muchos años de religión.... sino que les pregunten a los chinos, la propiedad intelectual pasa al Estado, para que innovar? simplemente se copia.

    Este tema, es estratégico y fundamental. Y todo un cáncer a medio largo plazo para este país.

    El perfil del directivo medio-alto es muy pobre.... (sino miremos cerca).... personas miedosas, conservadoras, salvaculos, meticulosas hasta el extremo en lo pequeño, amputadas mentalmente frente a lo global.... muy deficientes en el conjunto.

    Estas personas lo único que buscan del creativo es información y propuestas para su propio crecimiento, supervivencia y anhelo.... no piensan en la empresa. El creativo acaba quemado y huyendo a otro lugar donde sepan colaborar con él y hacerse todos más grandes.

    Porque el creativo da, claro que da, siempre está dando.... pero exige, por descontado. Información, crecimiento, mejora, datos, de hecho el cerebro de la persona que se ha entrenado sigue necesitando alimentarse, hasta la muerte, sigue necesitando sorprenderse.... y en un entorno mediocre, egoísta y mezquino sólo le quedan dos opciones.... irse o morir lentamente.... y qué pena no?

    Creatividad es una gran palabra, aunque yo prefiero hablar siempre de Cultura del Conocimiento y del Crecimiento.... me gusta más....

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. "Se han llegado a hacer experimentos acerca de como la educación anula la creatividad".

    ahora entiendo por qué en aquél colegio de monjas suspendía todas...

    ResponderEliminar
  7. Puedo estar de acuerdo con eso de la educación, sobre todo con la de antes, ahora ni siquiera tenemos educación, ni creatividad, ni cultura. En lo único que nos hacemos expertos es en escaquearnos del trabajo, quizá sea el comienzo de la revolución.

    ResponderEliminar
  8. Es que a las empresas les interesan trabajadores que sigan las directuvas ciegamente, que hagan como las máquinas, que no piensen, que obedezcan ciegamente. Si el trabajador piensa si lo que hace esta bien o mal o si puede hacerse de otra manera, ya no vales tanto.

    La frase de Picaso que pones al final tiene mucha miga, es todo un sistema filosófico aplicado a la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo con José Luis Valladares, ésta es una de mis reivindicaciones, ahí, en el seno de la empresa, donde pasamos nuestra vida desde que dejamos de ser niños es donde se fundamenta la borreguil servidumbre que nos lleva a tener la sociedad que merecemos, a nuestros políticos y nuestros sindicatos (¿saben ustedes la cantidad de gente que vota a estos últimos por temor o, lo que es peor, por interés?), la inteligencia, la creatividad, perdón la Cultura del Conocimiento y del Crecimiento, aplicada a la empresa es como echar arena en los estresijos de una máquina, al menos así lo ven "ellos".
    Tiene también razón Antonio Saz al decir que el cerebro es un ordenador, el mío lo ha comprado IBM (para amortizar). Por cierto querido Antoine L'Saz Piaget, ¿cómo sabías que este blog antes del misántropo se llamaba "churras y merinas"?

    ResponderEliminar
  10. Tengo que hacer mención aparte al comentario de Marikosan. El comienzo de la revolución es el que sabiamente apunta, pero dejo para una entrada un poco más extensa la recomendación de un libro que viaja en esa dirección. Quien sabe si no seremos los pioneros, y víctimas, de una nueva redención.
    Igual el lunes que viene.

    ResponderEliminar
  11. Muy buena entrada y reflexión, está claro que cada vez se promueve menos nuestra creatividad, y la creatividad cuesta, aún recuerdo de pequeña que nos pedían redacciones de tema libre, eran las peores, nunca se me ocurría nada. Nos hemos acostumbrado a que nos digan siempre lo que tenemos que hacer y cuando esto no ocurre nos sentimos perdidos e inseguros.
    Como te decía me encanta la entrada, da que pensar.

    un besito

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo. Es realmente desalentador que nos toque vivir en una sociedad de autómatas para autómatas.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por vuestras aportaciones. Tengo que destacar la de Antonio Saz, que como creativo que es, nos ha enriquecido con su visión del tema.

    Si, hay que esforzarse para ser creativos, ya que la educación recibida y el entorno han hecho su trabajo para que no lo seamos. Incluso, en la empresa ha llegado-llega a estar represaliada.

    Aún no he perdido la capacidad de asombrarme ante la época que me toca vivir. Eso sí, normalmente las sorpresas son para mal. ¡Mecachis!

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Voy a aportar un dato histórico real, que nunca olvidaré....

    Hace unos años monté un curso de Creatividad en la empresa.... fue un éxito, pasaron casi 150 personas en dos grupos.... incluso funcionó como terapia para personas que estaban pasándolo mal en la organización, tuvo hasta funcion terapéutica...

    Se apuntó un Director General Adjunto... y la adjunta al Director General (Gracia B. siempre me ayudste)... al día siguiente, tras la primera sesión, me consta que el Adjunto quiso acabar fulminar el curso.... pero no pudo, tuvo defensores.... y la cosa siguió adelante.

    En ese curso caían las jerarquías, todos éramos iguales ante los ejercicios y ´trabajaba un chaval recién entrado junto con un alto directivo, del que desconocía su cargo.... y es muy duro estar en una reunión a calzón quitado donde el "chaval" habla sin tapujos, en confianza y sin el "respeto jerárquico"... oviamente, el alto directivo, al verse sobrepasado, solo quería acabar con el asunto.... toda una experiencia.

    ResponderEliminar