Seguidores

domingo, 6 de marzo de 2011

Un experimento interesante

En un libro, que apenas he comenzado a leer, se narra un experimento realizado con niños y con miembros de tribus del Amazonas, de esas que están aisladas de "la civilización" y el resultado me ha parecido tremendamente curioso.  El experimento trata de ver cuál es la percepción natural de los números.

Se trata de situar sobre una recta con la única referencia del 0 y el 100 u otro número, un número de puntos que se van mostrando.   Esto se hace de forma sucesiva un número de veces relativamente grande y para un número significativo de individuos.



Resulta que el experimento, realizado en adultos con educación occidental, sitúa aproximadamente los puntos en una posición aproximada a la que tendrían en una regla graduada.   Sin embargo, realizado en personas aisladas de "la civilización" y en niños pequeños, sucede que a medida que se incrementa el número de puntos su situación es más próxima entre ellos.   Representado en un gráfico, número de puntos posición asignada, en los primeros produce una recta y en los segundos una función logaritmo.  Además, conforme se incrementa la edad de los niños, la representación cada vez es menos logarítmica y más lineal.


Parece que de forma natural,  conforme se incrementa el número, trabajamos más en base a las diferencias en términos de cuánto más grande es este número que otro.  Es un poco lo que sucede con la percepción de dos objetos relativamente lejanos, que sin embargo, en nuestra visión aparecen más próximos entre sí cuanto más lejos están de nosotros.

Con respecto a los indios en cuestión, su sistema de numeración era del uno al cinco y después muchos.  Existe alguna otra tribu cuyo sistema de numeración era aún más exiguo: uno, dos y muchos.  Parece ser que la forma en que numeramos y percibimos las cantidades no es tan natural como nos pueda parecer, ya que tiene un componente cultural importante.

6 comentarios:

  1. Curiosas curiosidades.
    Todo esto nos lleva a la inevitable conclusión de que los números son un invento del diablo para atormentar nuestras infancias.

    ResponderEliminar
  2. La verdad, que es un experimento curioso. Claro que los que nos licenciamos en filosofía, de números sabemos muy poco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Piedra.
    Besos matemáticos.

    ResponderEliminar
  4. ahora entiendo yo a mi profesor de matemáticas, cuando me decía:
    "Don Antonio, sea usted tan amable de salir a la pizarra y trate de ilustrar al resto de clase en el arte de hacer EL INDIO frente a esta ecuación"
    seguro que era por "esos del amazonas" por lo que me lo decía, porque yo, hasta el cinco, sin problemas... en un día bueno, claro está!!
    salu2

    ResponderEliminar
  5. ¿Y qué diferencia tenemos con los honorables indios?
    Ninguna!
    A dia 5 de cada mes un español medio está sin un euro...
    Sin dinero, la imaginación toma las riendas de muestros cerebros europeos...
    Por lo tanto, la economía doméstica depende de que un mono se cruce en nuestro camino.

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Piedra y Mendieta Quintana: Sucede muy a menudo, que de niños no gustan mucho, yo creo que porque no se enseñan de forma suficientemente amena. Interesarte por las matemáticas de adulto, tiene la ventaja de que lo haces sin el estrés asociado a los exámenes y de acuerdo a tus gustos, no a un programa.

    José Luis Valladares: Los de filosofía sabeis de todo, más que nada porque la filosofía ha alumbrado casi todas las ciencias.

    leamsi: Muy bueno. Yo recuerdo que todos le temíamos al cálculo mental, porque al que fallaba o le pillaba despistado le caía una colleja o un cachete (de los de antes).

    Toni: A ver si va a ser por eso. Y yo pensando que es porque la gente cobra poco dinero.

    ResponderEliminar