Seguidores

jueves, 9 de junio de 2011

I pini del Gianicolo

Empiezo la nueva sección de música culta, la música del jueves, con esta obra (su tercer movimiento en realidad) de Respighi, porque hice alusión a la misma en un reciente comentario. Así que es como una dedicatoria. Además comparto algo con el compositor (y no es su cultura precisamente)
Ottorino Respighi(1879-1936) era un hombre de considerable cultura pero con un corazón simple y casi infantil. Siempre fue muy receptivo a las impresiones visuales y por ello su obra tiende a ser más sensorial en carácter.
Seguramente el más famoso de los muchos timbres maravillosos de Los Pinos son los sonidos de los pájaros al final del tercer movimiento. Después del regreso de la cadenza del piano y del solo de clarinete de la apertura, oímos no una imitación orquestal de pájaros (como la del final del movimiento lento de la Sexta Sinfonía de Beethoven o los de la introducción de la Primera Sinfonía de Mahler) sino verdaderos pájaros grabados. Respighi indica que debe ponerse una grabación fonográfica especial. Si bien esta idea quizás haya sido muy controvertida en 1924, con los puristas condenando la intrusión de sonidos grabados en la orquesta, lo que hizo llegó a ser profético. A medida que la tecnología de grabación se hizo más sofisticada y más común a fines del siglo XX, los compositores a menudo han combinado sonidos previamente grabados (o incluso sonoridades producidas electrónicamente de modo inmediato) con sonidos orquestales.
"Los pinos de Gianicolo": Hay una agitación en el aire. La luna llena muestra el perfil de los pinos de la colina de Gianicolo. Un ruiseñor canta.

4 comentarios:

  1. Además de darte las gracias por este regalazo, te diré que me encantan estos días musicales, no sé porqué pero te imagino contento y bailando, me gusta pensarte asi.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. No entiendo de música clásica, pero la he dejado sonar mientras escribía un correo y me he sentido muy bien. Es muy suave y relajante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Mrikosan, estoy contento en muchas ocasiones, casi a todas las horas, hasta cuando me cabreo siento un placer en el desahogo. Y sí que baila mi espíritu con estas melodías y, en ocasiones, me emociona hasta casi saltarse las lágrimas. Y eso, sin duda, es felicidad. Puedes pensarme así acercándote sobremanera a un alma simple pero alegre. Algo de esto explico en la siguiente entrada. No se puede esperar de mí mucho éxito (ni siquiera poco) en lo que se entiende socialmente por éxito pero tengo a mi alrededor mucho más de lo que necesito ¿se puede pedir más? Verás que me explayo en este comentario porque casi nadie lo leerá, la inmediatez de la vida actual nos impide volver sobre lo ya pasado.
    También quiero decirle a Jana, en la que intuyo un gran corazón y una delicada sensibilidad, que yo tampoco entiendo de música en el sentido académico sino que la siento como "...dirigida a la expresión y el goce anímico"
    Un beso para ambas, bueno uno para cada una quería decir.

    ResponderEliminar
  4. Y para qué es necesario el éxito social??????

    Cuántas veces he tenido que escuchar comentarios acerca de mi potencial, malempleado, al perderlo en casa, educando a mi hijo, compartiendo con él el máximo tiempo posible.... No encuentro sitio mejor para emplear mi tiempo que al lado de la cosa que más quiero en este mundo.
    Con esto quiero decir, que la sociedad puede meterse sus normas de normalidad y normalización, por donde les quepa, que a mi me gustas asi, simple y feliz.

    ResponderEliminar