Seguidores

lunes, 29 de agosto de 2011

Los diseños de la naturaleza

No hace mucho, leí en www.matematicalia.net que a un chaval de 13 años en los USA, le había llamado la atención la distribución de las hojas de los árboles y se le ocurrió que, dado que el objetivo del árbol era captar la luz del sol y el de los paneles fotovoltáicos también, podía hacer el siguiente experimento: comparar el rendimiento de la distribución de las hojas del árbol contra la "tradicional" distribución sobre un plano de los paneles fotovoltáicos.   Como allí todo el mundo parece ser que tiene un garaje con todo tipo de herramientas, se puso a soldar y a montar un panel fotovoltáico-árbol.   Resultó que en verano, la distribución-árbol es en torno a un 20 % más eficiente y en invierno se acerca al 50 %.  Los padres, se aprestaron a patentar el descubrimiento y ya hay empresas interesadas. 

Como ya he comentado en alguna entrada, siento debilidad por aquellos descubrimientos que surgen de la observación perspicaz de algo a la vista de todos.  La verdad es que el chaval es un crack.

Resulta curioso como en muchas ocasiones los diseños de la naturaleza son tremendamente eficientes para resolver determinados problemas.  Los trenes bala en Japón, tienen forma de pico del pájaro Martín pescador, para evitar la explosión sónica al entrar en un túnel.  Y así, hay más ejemplos.

Os pongo un enlace al artículo de matematicalia y otro al del programa Redes de Punset, donde hablan de estos temas. 

http://www.matematicalia.net/index.php?option=com_content&task=view&id=3452&Itemid=1

http://blip.tv/redes/redes-19-innovar-copiando-a-la-naturaleza-1457795

Este último es la entrevista transcrita, en formato pdf.

http://www.redesparalaciencia.com/wp-content/uploads/2008/11/Entrev19.pdf

5 comentarios:

  1. Este chico llegará lejos... ojala pudieramos todos tener este tipo de ideas, pero estan solo al alcance de unos pocos iluminados.

    ResponderEliminar
  2. La naturaleza es lista, nosotros menos..

    ResponderEliminar
  3. Muchas personas que no han estudiado matemáticas las confunden con la aritmética y las consideran una ciencia seca y árida. Lo cierto es que esta ciencia requiere mucha fantasía. Patente queda en esta magnífica entrada de Pepe Deapié.

    ResponderEliminar
  4. Lo que me asombra es la capacidad de los niños de plantearse y preguntarse el por qué de las cosas que les rodean cuando para los adultos pasan inadvertidas.

    Me dejo para luego el reportaje de Punset, que parece interesante.

    ResponderEliminar
  5. Me pillas recién salido de leer artículos de la revista Redes del Punset(ejem, este mes me publicaban un cuentito de ciencia ficción). Y me pilals también maravillado por una de las pocas cosas buenas que salen de la humanidad y es la capacidad de intentar cambiar el mundo para mejor. Viendo esos programas o leyendo esas revistas científicas te puedes engañar un poco y aparcar momentáneamente al misántropo habitual. La bioingeniería que mencioans se lleva haciendo desde hace décadas y los resultados siempre son tan buenos como los del chico ese de los USA.Lo que me sorprende de la historia es la edad de este pensador. Yo a los trece años no daba soluciones, sólo problemas.

    ResponderEliminar