Seguidores

domingo, 13 de noviembre de 2011

El viajero


"Hay dos cosas que un viajero siempre lleva sobre sus hombros como un chubasquero en las tormentas: ...y son la Soledad y la Libertad..."
Joao Sabugal.
(Foto Pitt Tristán)

14 comentarios:

  1. Equipaje ligero y buen calzado y perderse por el mundo, solo... libre... para mí sólo es un sueño, pero maravilloso y que algún día se realizará.
    La foto es genial, y además inspiradora, dan ganas de ir por ahí, conociendo lugares nuevos, y luego sentarse en una terracita a tomar una copa de vino de la tierra y alguna tapita.
    Muchos besos,Pitt.

    ResponderEliminar
  2. Se agradecen las fotos de cosecha propia.
    Es muy apropiada para una tarde lluviosa de recogimiento...en soledad y libertad.

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. cielo encapotado...precioso, como la soledad, como la libertad.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me había levantado viajero hoy hasta que se me ha aguado la fiesta. Justo ese es el cielo que me ha tocado por la mañana y venga a llover. Pero me quedo con esa evocación. Me gsuta esa soeldad buscada y sobre todo esa libertad. Buen Domingo o lo que quede de él.

    ResponderEliminar
  5. Comparto vuestros cuatro comentarios. Una terracita; fotos de cosecha propia; cielo encapotado; soledad buscada y... libertad.

    ResponderEliminar
  6. No sé si me gusta más la frase o la foto.

    ResponderEliminar
  7. La soledad es una apreciación subjetiva y no es tampoco imprescindible viajar solo, la libertad, tres cuartos de lo mismo, es solo un concepto subjetivo y el viajar no implica que lo hagamos libremente o por propia voluntad.
    (¿estoy toca narices?, espero que no, solo que discrepo)

    ResponderEliminar
  8. Hay pocas cosas que produzcan subidón pero una de ellas, sin duda, es ese momento, tras un largo vuelo y un precipitado encajonamiento del pequeño equipaje en la más o menos decente habitación de hospedaje, cuando sales a la calle de una ciudad desconocida, nueva, con ángulo, luces y gentes dispares...

    y con cuatro directrices te lanzas a andar, hueles la calle y tu cerebro empieza a capturar nuevas sensaciones.... ya no me interesa tanto la búsqueda de libertad sino encontrar elementos inspiradores, frescos... texturas, sabores, olores, miradas y conversaciones... nuevo comercio, espacios, arquitectura, cielos, arte.... hasta nuevas placas de calles, automóviles y, sobre todo, personas.

    Viajar es alimento para la mente y reestructuración de valores y necesidades, te pone en tu sitio, te agota físicamente, pero es una agotamiento rico, deseado y reconfortante.

    Soy de los que viaja y consigo la extenuación, de los que vuelve más cansado físicamente de lo que salió.... pero totalmente renovado (casi siempre) en mi deteriorado y jodido cerebro.

    ResponderEliminar
  9. En Galicia, perdiéndote por sus calles, entre el pulpo y el albariño es difícil no sentirte libre como el viento. Qué preciosura de foto, te envidio, tienes un don.

    Marikosan

    ResponderEliminar
  10. Querido Piedra, nunca eres toca narices, solo faltaba estar siempre de acuerdo.
    Antonio Saz, entiendo esa sensación de conseguir la extenuación y volver de la experiencia más cansado físicamente de lo que se partió... pero ahora no recuerdo de qué.

    ResponderEliminar
  11. Marikosan del alma mía. A través de la meditación se puede acrecentar el nivel de percepción de la mente y llegar a comprender fenómenos que, de costumbre, no se pueden percibir. Se llega a la que llamamos "mente sutil", que permite ver mejor las cosas. Veo que la practicas, por eso ves en mí ese don. Muito obrigado.

    ResponderEliminar
  12. Amadisimo Pitt, no se si hablas en serio o adornas las palabras para tratarme de loca, jajaja.

    Marikosan

    ResponderEliminar
  13. Lo trato con humor porque soy muy susceptible de caer en estos placenteros halagos y, por supuesto, que no te trato de loca mas, si lo fueras, serías la loca más maravillosa del mundo.

    ResponderEliminar