Seguidores

martes, 20 de diciembre de 2011

Generación adulta



«Quien tiene juventud, tiene futuro». Constantemente se hacen planes dirigidos a la juventud que, con frecuencia, dejan de lado a la generación adulta. Sin embargo, si aspiramos a construir un mundo mejor cuyos recursos estén al alcance de la mayoría, no debemos descuidar los proyectos destinados a fomentar la educación comprensiva del adulto.

6 comentarios:

  1. Educacion en general, para jóvenes y adultos. Esa es la clave

    ResponderEliminar
  2. Educacion esa es la clave de todo.En mi caso tuve la dicha de recibirla en un colegio de Jesuitas.Un saludo Pitt Tristan.Y gracias por darme la bienvenida a su blog.un saludo desde New Zealand mi lugar de residencia.Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  3. Y también se hacen planes dirigidos a la juventud que, con frecuencia, dejan de lado a la juventud.

    Con los mimbres éticos, morales e ideológicos de los que se nutre la economía y las legislaciones, es muy difícil pensar que se puede ir a mejor.

    El modelo actual está demasiado viejo y parcheado. Hay que ir pensando en buscar uno nuevo.

    ResponderEliminar
  4. La educación debe ser constante pero supongo que la gente mayor llega un momento en el que tiene mil cosas más que pensar que en reeducarse, aunque no debería ser así.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, das en la clave. Siempre veo que cuando se destinan ayudas a un sector desvalido de la población la mesa se queda coja porque el sector que antes lo tenía mejor, como no hay ayudas por contratarle, empieza a ningunearse de pronto. Si se paga sólo por contratar jóvenes, no se contratarán adultos. Si se paga por minusválidos sólo, no se contratarán personas más operativas y viceversa. No se trata de ir por sectores. Hay que cubrir una cuota para todos. Hablo del mundo laboral, claro. En general también.

    ResponderEliminar
  6. No creo que se deba dirigir a un sector o una determinada población. La educación (no adoctrinamiento), debe ser constante desde la niñez, hasta la vejez.
    El mundo no se para, nosotros tampoco debemos hacerlo.

    ResponderEliminar