Seguidores

jueves, 22 de diciembre de 2011

La oveja mansa y el rey desnudo

Estos últimos tiempos, las noticias económicas relativas a las primas de riesgo de la deuda soberana,  revisión de ratings de las agencias de calificación, etc., me han creado una sensación de irrealidad tal que, por decirlo de alguna forma, me han hecho sentirme un poco como esos entomólogos que estudian los insectos.   Ni que decir tiene, que los insectos son los mercados.  No, esto no es exacto: los insectos son todos los operadores de las gestoras de fondos de inversión, bancos, brokers, etc.  Las agencias de calificación, juegan aquí el papel del agente externo que provoca una reacción en ese enjambre.  Algo así como si le pegas una patada a un panal o tapas la boca del hormiguero.

Todo esto me ha traído a la mente la novela La oveja mansa y el cuento del rey desnudo.  Ahora vereis por qué.

El cuento del rey desnudo está representado por las agencias de calificación en el papel de los pícaros que engañan al rey y los operadores de los mercados juegan el papel del rey.  ¿Por qué?.   Muy poca gente con sentido común otorga credibilidad a los ratings que otorgan las agencias de calificación, debido a su "exitosa" trayectoria, parcialidad, alarmismo, etc.   Sin embargo los operadores, si que lo hacen.  No dudo que saben que la credibilidad de los ratings es escasa y sin embargo toman decisiones concediendo a las calificaciones un valor mucho mayor que el que tienen.  Aquí el rey más que ser engañado se deja engañar.  ¿Por qué?.  Porque necesitan algún respaldo para sus decisiones si las cosas salen mal y porque es más fácil que pensar (ah, la pereza, madre de tantos vicios).  Es, en cierto modo, un poco como lo de los consultores que he comentado en alguna entrada en los inicios de este blog.

La oveja mansa, es una novela de ciencia ficción, en la cual una secretaria inepta, siembra el caos a su paso. Fruto de ese caos, una científica social que busca explicar por qué surgen las modas y un matemático especializado en teoría del caos, se asocian en un proyecto común, en el que estudian los movimientos de un rebaño de ovejas, llegando a la conclusión de que hay una oveja que de manera no deliberada inicia el movimiento del rebaño.

Por otra parte, las peculiares reacciones de los operadores ante las noticias, corriendo a comprar o a vender, sin saber muy bien por qué, algo así como un pollo sin cabeza correteando, me trae a la memoria la novela La oveja mansa, que recomiendo. 

¿Por qué te golpeas el cráneo con un martillo?.  No lo sé, pero los demás lo hacen.  ¿Cómo se desencadenan estas reaccíones?.  Bueno, mirad un rebaño de ovejas, un hormiguero, un enjambre, etc. y tal vez encontremos alguna explicación o una verdad profunda sobre ese animal social que somos.




7 comentarios:

  1. Una buena reflexion sobre la falta de criterio propio en general.Eso si tomando el mundo virtual del dinero,Que es lo que priva hoy en dia,un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota de tu recomendación.
    Animales gregarios donde los haya,y pobre del que se salga del rebaño.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo. Y lo más triste: a menudo ni se es consciente de pertenecer a ese rebaño.

    ResponderEliminar
  4. Nunca me he identificado con el rebaño pero a veces me he disimulado en él para que el rebaño no se mosquee y me rompa la cara. Me quedo con tu recomendación del libro que promete muchísimo. La tesis de partida me parece apasionante.

    ResponderEliminar
  5. Esta mansa oveja también está de acuerdo. Ya hemos publicado alguna cosa sobre Standard & Poor´s (de increible credibilidad) pero según que cosas dices, como tan acertadamente apunta Hou, se te echan encima como bestias. Dejo patente mi desprecio y, cada vez más, mi indiferencia a toda esa pandilla de golfos. Idiotas son todos los que lo parecen y gran parte de los que no lo parecen.
    Mer olvido del tema y me voy a tomar unas cañas que ha dicho S&P que van a subir la cerveza.

    ResponderEliminar
  6. Buena reflexión, desde la mansedad...
    Las agencias estas que hacen que se de al botón de hacer dinero y que valga menos el que tenemos en el bolsillo... si, lo mejor es tomarse una cerveza a su salud.
    A ello voy.
    Felices fiestas dicho sea de camino.

    ResponderEliminar
  7. Es inevitable ser rebaño en algún momento. ¿Quién en su vida no ha sucumbido a una moda, etc. ?. Como individuos somos peculiares, pero como especie, yo creo que todavía más.

    Gracias por comentar. Feliz Navidad a todos.

    ResponderEliminar