Seguidores

lunes, 12 de diciembre de 2011

Mocos

El vínculo entre los mocos y la pobreza perdura. En su devastadora descripción de la vida en el Zimbabue contemporáneo, Peter Godwin refiere un episodio en el que un niño se acercó a la ventanilla cerrada de su coche, pidiendo limosna. Cuando Godwin no la bajó, "él se pasó la mano por la nariz llena de mocos y escribió en el vidrio con mocos amarillos: ayúdeme". La utilización de los mocos como material de escritura, del dedo como blolígrafo y de la ventanilla como papel ilustra la completa destrucción del país por parte de Robert Mugabe y sus secuaces. Ellos han reducido a los habitantes de Zimbabue a sus propios cuerpos desposeídos. Aún así, no les han arrebatado su capacidad humana fundamental de trascender su cuerpo, como ilustra este niño famélico que utiliza el suyo como sustituto de los instrumentos que no puede comprar.

11 comentarios:

  1. La pena es que todos hemos destruido muchos pueblos, muchos países, a lo largo de la historia, y mucho me temo que seguiremos haciéndolo.

    Marikosan

    ResponderEliminar
  2. Es terrible la situación que allí se vive, pero también en el resto de los países tercermundistas. Nos quejamos de la crisis, pero allí la viven durante toda su vida.
    Estas cosas son las que hacen que dejemos nuestras banales preocupaciones de lado y nos demos cuenta de lo realmente importante.
    Gracias por recordarme que no soy el ombligo del mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. oSTIAS, QUE RELATO MAS SALVAJE. Es real?? Me molo tu blog, tes sigo salduosss

    ResponderEliminar
  4. Si, el padre de la patria, devoró a sus hijos.

    Un país que exportaba alimentos, expulsa a los colonos blancos, regala sus propiedades a los amigos de Mugabe, panda de idiotas embrutecidos y pasan a morirse todos de hambre.

    ResponderEliminar
  5. Que triste, sobre todo ver a un niño en semejante estado de necesidad y desesperacion.

    ResponderEliminar
  6. Los mocos como reclamo ante la incomunicación...esto me recuerda a un gorila del zoo de Barcelona que no paraba de comerse los mocos, desafiante, mientras todos mirábamos y nos asqueábamos. También algunos niños rebeldes hacen lo mismo. La lástima es que lo hagan niños famélicos. Que haya niños famélicos.

    ResponderEliminar
  7. En esas situaciones de extrema pobreza se encuentran las soluciones de extrema creatividad más evidentes. Incluso en los niños. De todos modos no se debería llegar a esos extremos para ver creatividad. Desde el lado de la riqueza debería haber también soluciones mejores que cumbres-paripé para no hacer nada y seguir igual.

    ResponderEliminar
  8. Se suele decir que de donde no hay no se puede sacar, salvo en circunstancias extremas.
    Besoss
    y gracias por la visita.

    ResponderEliminar