Seguidores

domingo, 12 de febrero de 2012

Ciudades

El amor es un sentimiento desinteresado, una calle de dirección única. Esa es la razón por la cual es posible amar ciudades, la arquitectura per se, la música, a los poetas muertos o, dado un temperamento particular, a una deidad.
Una ciudad llena de amor. De misterio.
(Foto: Pitt Tristán)

8 comentarios:

  1. Y esa fotografía la hace aún más bella

    ResponderEliminar
  2. Adoro la arquitectura, por todo esa esencia que has descrito tan bien.
    Un beso dominguero.

    ResponderEliminar
  3. Nos hace falta amar a algo, si no, nos moriríamos de pena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Las ciudades son como un vaso comunicante.... las que que mucho piden, mucho dan.... las ciudades difíciles son las que más ofrecen... no hay nada peor que una ciudad confortable.... para amar a una ciudad, como a las personas, hay que esforzarse por conocerla.... y, como a las personas, quererla como es, con sus imperfecciones que es, seguramente, donde radican sus diferencias.... he visitado muchas ciudades, pero aprendí a amar alguna de ellas, como New York por ejemplo.... pasando frío en una calle a 10 bajo cero mientras esperaba un viejo autobús infame....

    Esos amores, los urbanos, hay que compartirlos.... buen día Pitt

    ResponderEliminar
  5. Claro que es posible amar una ciudad. Es un amor tranquilo en el que no te importa tanto que la habiten y disfruten otros millones de humanos como tú. Mis únicos celos vienen de que por circunstancias no puedo vivir en alguna dónde otros tienen su día a día. En mi caso París. A mi Barcelona le hago el salto cada dos por tres, la verdad.

    ResponderEliminar
  6. Amar una ciudad por todo lo que encierra,un sentimiento maravilloso.
    ¿Qué sería de nosotros sin el amor?
    Hermosa entrada..vengo del blog de *L*...ups no me presenté,soy Morgana.
    Un bello blog.

    ResponderEliminar
  7. Yo amo muchas cosas en sentido único, no sólo una ciudad Madrid y casi por igual, siéndole infiel con Barcelona, con la que me escapo muy a menudo; también amo a la música, en la que soy polígama claramente y a la pintura en la que ya no sé como calificarme como amante y la verdad es, que tu razonamiento es muy bueno, amamos muchas cosas de forma unidirecional, y esa, justamente, es la razón, que el amor es un sentimiento desinteresado y puede sobrevivir de una sola parte por las dos... genial reflexión ...

    Muy buena la entrada y la foto genial rúbrica... me ha encantado...

    Bsos

    ResponderEliminar