Seguidores

lunes, 20 de febrero de 2012

Progreso

El antropocentrismo no es una postura metodológica, pero sí, y por una vez, una buena pista. La esencia del progreso no puede estar en la masa lograda por una población (bacterias), ni en el dominio sobre los demás (plaga), ni en la probabilidad de sobrevivir mil años (imposible de calcular), ni en el tamaño del ADN (cebollas y salamandras escalarían, absurdamente, lugares de privilegio).
Una definición de progreso parte de dos conceptos previos: la individualidad viva (organismo, sociedad, población...) y la incertidumbre de su entorno (donde viven el resto de las individualidades). He aquí una sugerencia inspirada en la termodinámica del no equilibrio: “Una individualidad progresa cuando gana independencia respecto de la incertidumbre de su entorno”.
La definición funciona para comprender progresos y regresos, bacterias, y humanos, sus éxitos y fracasos... Y quizá sirva también para elegir líneas de progreso en un planeta convertido hoy en un paciente camino del desastre. La idea tiene una consecuencia inmediata: si progresar es ganar independencia, entonces lo prioritario es, por delante de absolutamente todo, el conocimiento. Ningún partido político lo ha propuesto todavía.

Fragmento del artículo “Progreso” de Jorge Wagensberg, director del Museo de la Ciencia CosmoCaixa, en Barcelona.

6 comentarios:

  1. Muy interesante. Gracias por compartirlo. Lo de la termodinámica del no equilibrio, es necesario, ya que si se trata de un juego de suma cero, entonces cualquier ganancia individual es a costa de la pérdida de otros. En la vida hay muchos juegos de suma cero.

    ResponderEliminar
  2. Impresionado. Creía que el antropocentrismo era algo olvidado para y por siempre. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Absolutamente subrayable la idea de progreso de la individualidad. Y la relación mental con lo que no quieren los políticos, la independencia de nadie. Ellos son los papás y nosotros los hijos a los que hay que corregir de vez en cuando, no contarles todo y... no, mi padre sí quería que me educase así que me falla el símil.

    ResponderEliminar
  4. Es que hay a quien le interesa progresar, pero en solitario, para dominar a aquellos que se queden atrás, el problema es que cuando los que pretenden progresar no son los más dotados, tienen que entorpecer o eliminar a los que los podrían superar.

    ResponderEliminar
  5. Ha sido muy interesante leer este artículo.
    Acaso conociéndonos logremos algo, no lo sé, es tarea ardua.
    Gracias por compartirlo, gracias también por tus palabras, acerca de mi poema, en La Petite Mort.
    Espero que la tristeza haya mermado.
    Abrazos, Pitt Tristán

    Ío

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pitt, por traernos a la memoria la idea base del antropocentrismo, no deberíamos olvidar que existe...

    Llevo varios días dando vueltas a este asunto, de la individualidad necesaria, de huir del rebaño, de la lucha por la individualidad sin dejarnos fagocitar por la masa... y ahora tu entrada lo subraya...

    Muy buena

    Besos

    PD: Para Pepe Deapié: Buenísimo comentario has dejado en mi entrada... bestial :D. Besos

    ResponderEliminar