Seguidores

viernes, 24 de febrero de 2012

Una pequeña fábula

No soy en general muy amigo de fábulas (es más, me suelen aburrir enseguida de comenzar a leerlas), pero esta me dejó pensativo cuando la leí y por eso me apetece compartirla.  La cuento de memoria, porque no sé de quién es ni la tengo a mano, ni recuerdo siquiera donde la leí (¿tal vez en un periódico o en un suplemento de un periódico?), así que quedáis a merced de mi memoria.

Tras una guerra, los soldados del bando perdedor, estaban prisioneros tras una cerca, fuertemente vigilados.  Todos iban a ser ejecutados.  Uno de los prisioneros se acercó a un guardián y le dijo:  Dile a tu rey que si me perdona la vida, en un año enseñaré a hablar a su caballo y así tendrá algo que ningún otro hombre tiene. El guardián se lo dijo al rey y éste aceptó.  Uno de sus compañeros de prisión le dijo ¿estás loco?. ¡ Nadie puede enseñar a hablar a un caballo !. ¡ Morirás igual !. ¿Por qué le has dicho eso?.  Recibió la siguiente respuesta:  En un año, puedo morir yo, puede morir el rey y quién sabe, igual consigo que aprenda a hablar el caballo.

Es posible que os parezca intrascendente y quizá lo sea, pero a mi, me cambió algo la vida.  Lo suficiente, diría.

17 comentarios:

  1. Me gustan las fábulas en general y ésta en particular.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, pero ... peco de inculta eh, pero una fábula no es sólo cuando son animales quiénes lo narran o viven? En fin, me ha gustado que es lo importante.

    Besitos y bonito finde.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Pepe. :)

    Besos.

    Pd.: ¿has (habéis) pensado en quitar lo de la verificación de palabra? Menudo rollo!!!

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es oro, así que todo un año por delante es mucho oro.
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Un año de vida, es vida...

    PD: Yo secundo la moción de retirada de código de verificación. :D

    ResponderEliminar
  6. Tienes mucha razón Ana Pepinillo en lo que dices, en otro caso esto sería un cuento con moraleja, pero entra dentro de la fábula porque está narrado por nosotros, los del blog, digo.

    ResponderEliminar
  7. Pepe, si no podemos contra la reforma laboral, ¡acabemos con la verificación!

    ResponderEliminar
  8. O escapar del reino a lomos de un caballo charlatán. Muy buen texto.

    ResponderEliminar
  9. Y.. qué cuenta el caballo, pónme al tanto, jajaja.

    ResponderEliminar
  10. G.: Gracias por pasarte por aquí.

    Ada: Me alegro que te haya gustado.

    Ana Pepinillo: Hay más de una definición de lo que es una fábula. Parece ser que no hay un acuerdo unánime en lo de los animales. No obstante, lo que dice Pitt podría servir si es que finalmente la teoría de que tiene que ser con animales, se impone finalmente. XD

    *L*: De nada.

    VANESSA y Piedra: A veces un año tiene un valor inmenso, sí.

    mimarzgz: Gracias por el elogio. Desgraciadamente el texto no es mío.

    Sara O. Durán: Bueno, el caballo aprendió a hablar en tan solo 9 meses. Al decimo mes, el profesor del caballo falleció víctima de un ataque de aburrimiento (por lo visto se lo pasaba muy bien enseñando al caballo y le dejó un gran vacío haber conseguido su objetivo). Posteriormente el caballo, que era "de buena familia" contrajo matrimonio en contra de los deseos de su familia, con una yegua pobre y de pasado tormentoso, con lo cual su familia lo repudió y desheredó. No obstante, gracias a su habilidad para hablar, se ganó bien la vida y fué feliz.

    Bueno, ante el "clamor popular" voy a quitar lo del captcha. Como empiecen a entrar comentarios tipo spam, lo tendre que volver a poner.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me lo imaginaba! los caballos últimamente están aprendiendo muy rápido a hablar, ya no es como antes. No sabes lo mucho que me alegra que haya desafiado todos los obstáculos. Qué mejor que una yegua así, son las más divertidas. Además que en el corazón no se manda, jajaja.
    ¡Gracias por ponerme al tanto!
    Oyeee! que bueno que ya quites la verificación, que es una lata, cuando te entre spam, lo borras y ya.

    ResponderEliminar
  12. Yo tampoco soy muy de fábulas, pero he de reconocer que ésta , Pepe, me ha llamado la atención y ha conseguido parecerme interesante...

    Buena respuesta, en un año, ¿quién sabe lo que da de sí un año?... no sólo puede llegar a aprender hablar a un caballo, en un sólo día en España nos hemos dado cuenta que, incluso, pueden llegar a gobernar los burros...(ups, que mala me estoy volviendo...)

    Me ha encantado la entrada...Ahhh y secundo, mucho mejor sin palabra de verificación

    Besos Pepe

    ResponderEliminar
  13. Como dice el refrán "Nunca digas de este agua no beberé". En mi opinión es una fabula muy acertada para los tiempos que atravesamos de esa palabra tan fea (y económica) que escuchamos todos los días..

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Por cierto... ¿Cómo se quita la palabra de verificación? ¡Comentar así da gusto! Yo también la quiero quitar jaja

    ResponderEliminar