Seguidores

sábado, 11 de febrero de 2012

Viudas




"Ni adobo sin ajo, ni campana sin badajo, ni viudita sin su majo", dice el refrán popular, así que, a pesar del mal momento que puede suponer la pérdida de un ser querido (a veces, querido), la vida continúa y siempre hay alguien dispuesto a compartir dulces momentos. Esta entrada parece una chorrada -lo parece porque, efectivamente, lo es- pero encierra cierta intención. Puede que Pepe Deapié nos ilustre con algún algoritmo de viudedad. Para finalizar me quedo con el ingenioso Jardiel Poncela:


"La muerte tiene una sola cosa agradable: las viudas"

11 comentarios:

  1. Intención "metafórica", sospecho... ^_^

    Venga, va. Animo el post con musiquita (para gustos / y disgustos):

    ROSITA FONTANAR

    JOAQUÍN SABINA


    Y, agarraos bien a donde podáis, ésta la cantaba yo de pequeña (juaaaaaaaaaaaas!!!!!!!), claro que en versión más cañera (quiero decir... con el tempo más acelerao):

    La viudita del conde Laurel


    Besossssss


    Pd.: en realidad pasaba por aquí para deciros que mañana colgaré vuestro premio. Hoy ya he publicado otro que me dieron y que alegra el ojillo que no veáis... :P

    XD

    ResponderEliminar
  2. Ya lo he visto. Por eso he colgado esta foto que tampoco es manca, ni ciega.
    ¡Eres la caña!
    La intención no es metafórica. Ya se descubrirá a su debido tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La caña de España, sí, jajajaja...

      Joder, qué intríngulis... Me tenéis enganchaíta perdía, so novelescos.

      XD

      + Besos.

      Eliminar
  3. Encierra mucha sabiduría. Además, las viudas siempre han sido muy buenas para los seductores perezosos.
    Y desde luego Poncela sí que dió una frase que cantaba a la vida como ninguna.

    ResponderEliminar
  4. Ay, Pitt, acabo de recordar que de pequeña estaba súper enamorada de Jardiel Poncela y decía que si le hubiera conocido habría sido el amor de mi vida. Y es que decía unas cosas tan agudas, divertidas, tan... Luego me fui cansando un poco porque leí tanto de él que se repetía mucho, y me desenamoré, pero sigo adorándole. Otra frase suya que me gusta mucho es "la vida es tan amarga que abre a diario las ganas de comer", me la digo cuando estoy abatida, y, oye, todavía me hace sonreír.
    P.D. También hace viudos, oye, y eso tampoco está nada mal aunque no resulten tan sexys a primera vista.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Que inteligencia Hou, lo has clavado. "Seductores perezosos", esa era la idea, de esos que les preguntas ¿por qué bailaste con ella?. Es que era la que estaba más cerca. ¿Más cerca?¿más cerca en un pub de ochenta metros cuadrados?
    Sr. Tarragó, tristes viudas,tristes viudos, a mí no hay nada que más me entristezca que pensar en dejar viuda a mi mujer.

    ResponderEliminar
  6. A veces bailas con la que tienes más cerca, no por pereza exactamente, sino porque ponerte a hacer un casting visual en aproximadamente un par de segundos y acercarte a una que te cae lejos, queda un poco buitre, más cuando lo que buscas es integrarte en un grupo, con idea de ir de vez en cuando a echar unos bailes y hacer unas risas si es posible. Y no estoy hablando de mi, sino de un amigo de un amigo,...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la pereza también puntúa. Me lo comentó el mismo amigo del amigo...

      Eliminar
    2. Querido Pepe: Excusatio non petita, accusatio manifiesta.
      Os dije que el misterio se resolvería.

      Eliminar