Seguidores

sábado, 28 de abril de 2012

El bar español

Ese clamor, el de las conversaciones en voz alta, las demandas de raciones y cañas, el trajín de los camareros, el choque metálico de las monedas de la propina en un bote de latón. El bar español como ecosistema irrepetible, tan hostil cuando lo sumerge a uno en una trampa de mugre, estrépito y laboriosa fealdad, tan jubiloso, tan añorado, cuando logra la perfección. De pie, junto a un barra, entre la gente que lo llena todo, se puede disfrutar de la maestría de la cocina y de la cerveza y el vino. Visitad, si es posible la barra perfecta de la cafetería Monterrey de Bilbao; el frío de la cerveza, el color de la espuma, la maravilla de una tapa de bonito con tomate, la cordialidad medida y experta de los camareros que saben su oficio.

6 comentarios:

  1. Una cerveza en un grato rincón con buena compañía de gente encantadora hace de los momentos el color de la felicidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!! y sobre todo si lo compartes con amigos! las risas están aseguradas :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Cómo cambian los bares según el lugar.
    A mi me encanta el ambiente de ellos, como dicen aquí en el sur, "del norte", es decir, de Despeñaperros para arriba.
    Aquí tiene su encanto pero no es lo mismo.

    Cuánta nostalgia me traes de mis bares, de mis amigos, del tapeo... Aquí tiene su encanto pero no es lo mismo.

    Besos Pitt, y una cerveza a tu salud

    ResponderEliminar
  4. La lástima es que se estén perdiendo esos locales "autóctonos" frente a la proliferación, más si cabe con la crisis, de todo tipo de locales de comida rápida..

    O al menos es la sensación que yo tengo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Lastima que este tan lejos, buen recuerdo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué rico!!! cualquier día vamos a echarnos unas cañitas o unos tequilas ¿va? y con un estupendo nombre el de la foto.

    ResponderEliminar