Seguidores

domingo, 15 de abril de 2012

El hundimiento del Titanic y la crisis

Leo en un artículo de Carmen Posadas como hace un símil de la crisis actual con el hundimiento del Titanic:
"... el modo en que se impidió a los pasajeros de segunda y de tercera clase acceder a los botes salvavida (...) Un síntoma de lo que acontecía en la sociedad de aquella época y el preludio de la lucha de clases que culminaría, años más tarde, en la revolución bolchevique. Curiosamente, a dicha revolución -o naufragio- se deben muchos de los avances sociales y labolales (...) No porque triunfaran allí las tesis de Marx y sus muchachos, sino, precisamente, por miedo a que llegran a hacerlo (...) Avances, por cierto, que ahora se ven amenazados por este trágico naufragio actual llamado "crisis" (...) Dicho en román paladino, ellos una vez más tendrán prioridad para acceder a los botes salvavidas y el resto, al mar".
Creo que es bastante claro el mensaje. Saramago decía que esta es una crisis moral, no financiera. Más aún, que no es una crisis sino un crimen contra la humanidad.

5 comentarios:

  1. Yo también leí ese artículo. Tiene toda la razón.
    Un saludo Pitt

    ResponderEliminar
  2. Ay Pitt, qué gusto leer a alguien que lleva tanta razón y la expresa con tanta claridad.
    Besos.
    Que descanses.

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto: lo pasado y tristemente, lo porvenir. Dios quiera que algo haga que mejoren las posibilidades.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. El Titanic es un punto de referencia que sirve como ejemplo para todo y este año no dejaremos de verlo. Pero esa situación se puede llevar a la Historia completa de la humanidad. Los pobres siempre han perdido. Los ciudadanos de tercera y cuarta ya eran cosa vieja en las épocas de las pirámides. La diferencia que veo con el hundimiento del Titanic es que aquí los pobres, antes de morir ahogados de deudas, le pondrán una soga en el cuello a los ricos. Positivo que es uno.

    ResponderEliminar