Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

Escritores de ciencia ficción ¿filósofos de nuestra época?

A veces me llama la atención el papel que la ciencia ficción tiene en el desarrollo tecnológico.  Artefactos imaginados muchos años antes de existir, por un novelista - Julio Verne, sin ir más lejos -, han sido de uso común con posterioridad.  Digamos que han inventado la posibilidad de que exista algo y posteriormente ha habido gente y empresas que han decidido explorar ese camino, consiguiendo hacer reales esas posibilidades.  También dentro del subgénero social, se sugieren modelos sociales, utópicos o distópicos y con el paso de los años algunos aspectos se han materializado en la realidad social futura.  Es entonces cuando me surge la cuestión de si los escritores de ciencia ficción, no serán los auténticos filósofos de nuestro tiempo.

Para terminar esta entrada, os pongo un par de respuestas de una entrevista que realizó El País a William Gibson, escritor de ciencia ficción padre del denominado subgénero ciberpunk, que me llamaron la atención cuando la leí:


"Las tecnologías emergentes han sido los impulsos centrales del cambio cultural humano. Nuestras ideologías son reacciones a nuestras tecnologías. Marx respondía a las realidades sociales de las tecnologías de la industrialización. Marx estaba impulsado por la tecnología.

Si es cierto que somos, como nos han dicho durante varias décadas, una sociedad posindustrial, entonces el marketing es el grueso de lo que hacemos."


Diría que no anda desencaminado.

11 comentarios:

  1. Es verdad, de la ciencia ficción a la realidad ya sólo hay un paso.
    Besoss

    ResponderEliminar
  2. Desde mi punto de vista, decir que Marx estaba impulsado por la tecnología, también es ciencia-ficción.La tecnología dio paso a la industrialización y a un nuevo escenario socio-laboral. Es un eslabón más en los sistemas de producción y ajena a las condiciones laborales de los obreros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos que volver a ver la película Metrópolis.

      Eliminar
  3. A mi me mató saber y ver que se imprime (con impresora) tejido cardiaco para trasplantes.
    Si eso no es ciencia ficción no sé que es.
    Y ahí está, una realidad en los hospitales.

    Si son filósofos no lo sé; filósosfos hay en todas partes. Incluso dentro del ser más simple hay uno.

    Marketing: el arte de saber vender aire en un bonito envotorio. Ponle un lazo precioso y te lo quitan de las manos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes con el marketing, si alguien cree que la publicidad no sirve, como ya dije en otra ocasión, que considere los millones de personas que ahora creen que el yogur es rico.

      Eliminar
  4. Extasiado por tus reflexiones sobre un tema que me toca de cerca, admirador incondicional de la ciencia(la ficción y la no ficción). a Gibson le leí en mi adolescencia cuando no le pude entender su "Neuromante". No sé si me atreveré con él de nuevo o esa primera impresión me quedará gravada para siempre.
    Como sociedad postindustrial, por otro lado,somos post todo así que ya sólo nos queda la duda y el no saber bien nada porque todo nos ha desengañado o ha resultado falso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me toca de cerca este tema del futuro porque ¡tengo que vivir en él!

      Eliminar
  5. Una de mis mayores desdichas, amigo Pepe Deapié, es, precisamente, perderme los próximos cincuenta años en los que la imaginación, sin duda, se verá desbordada por la realidad. Quizás sea algo poco elegante y, a veces, hasta me escondo al decirlo o lo hago en voz baja pero, pssss, ahora que nadie nos oye: "Me pirra el futuro, cualquier futuro"
    Buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Enrique, no sabía que teníamos un futuro del que pirrarse (yo le quitaría una erre).
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias Pitt, me lo tomaré como una sugerencia de futuro.

      Eliminar