Seguidores

miércoles, 30 de mayo de 2012

La convención educada

Alan Turing, con respecto a la llamada IA Fuerte (Inteligencia artificial en sentido fuerte), decía que la cuestión no estaba bien planteada en términos de ¿pueden pensar las máquinas?, ya que entendía que en la vida no tenemos nunca una evidencia directa de los estados mentales internos de las personas.  En lugar de ello, decía que hay que mantener la convención educada de que todos pensamos.  Se estaba refiriendo a una máquina que pasaba el test de Turing y por tanto no era posible saber si estabas hablando con una persona o una máquina.

Supongo que además Turing otorgaba más valor a la inteligencia que al pensamiento -no necesariamente inteligente-.  Mira, que curioso, ahora me vienen a la mente nuestros políticos...

6 comentarios:

  1. Curioso, presentia o, quizas, intuia, tu conclusion final. MB

    ResponderEliminar
  2. Tengo entendido que ninguna máquina ha pasado nunca el test de Turing. Me pregunto si nuestros políticos lo harían... jajaja

    ResponderEliminar
  3. No lo había pensado pero es cierto que hasta los más tontos pensamos y por eso nos equivocamos. Lo de los políticos no lo tengo claro, se suelen equivocar a su favor así que inteligencia tienen, y de la perversa.

    ResponderEliminar
  4. Es como mantener la "presunción de inocencia": mantener la "presunción de pensamiento", sin que "pensar" sea inherente a "ser inteligente". Si nos basamos en eso, y pasamos por alto la definición de "máquina como tal"...creo que -y antes del vaticinado 2029- ya existen por ahí sueltos más de una "máquina de IA FUERTE que pasan el test de Turing".. lo que no sé es si llamarlos "humanos-máquina" o "máquina-humanoide" (y si eso es igual a ¿políticos-mandatarios-sordos a las masas?...

    Sí, lamentablemente, a mas de uno, se nos va la cabeza hacia ciertos "personajes" difícilmente "clasificables" pero, desgraciadamente, fácilmente "calificables"...

    No sé si pasan el test de Turing o no, ni siquiera sabría decir si les acompaña la inteligencia o no, pero sí que se aplican el idioma "ombliguista" y la base de "el fin justifica los medios"...supongo que aquí habría que dotar a las máquinas (y algún que otro "humanoide del sistema" de ¿moral, conciencia, empatía, culpa....?...

    Interesante...me dejas reflexionando Pepe...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. No es lo mismo la inteligencia, que la mente, que los pensamientos. En este sentido, aunque hay quien siente una fascinación por las máquinas parlantes, por la inteligencia artificial es muy improbable que se acerquen a la complejidad humana, es decir al "yo contenido" y el "yo contexto" o, lo que es lo mismo, al significado o contenido literal de lo que pensamos, el propio pensamiento y, por otro lado, a la parte observadora, a ese testigo imparcial que observa, unidos, como en el hombre, en la misma máquina. Al menos no llegará hasta el día que una máquina pueda tener depresión.

    ResponderEliminar