Seguidores

sábado, 12 de mayo de 2012

Ministros y maestros


En cierta ocasión José Solís Ruiz, ministro de Trabajo durante el régimen franquista y natural de Cabra (Córdoba), dijo: "Más gimnasia y menos latín" y le discutía al político y rector de la Universidad Complutense, profesor Muñoz Alonso, para qué servía el latín.
El profesor le respondió:
Por de pronto, señor ministro, el latín sirve para que a Su Señoría, que ha nacido en Cabra, le llamen egabrense y no otra cosa.
Vamos a servirnos de la etimología, y el latín, para explicar por qué cualquiera puede ser ministro pero no maestro.
El término maestro deriva de magister y este, a su vez, del adjetivo magis que significa más o más que. El magister lo podríamos definir como el que destaca o está por encima del resto por sus conocimientos y habilidades.
El término ministro deriva de minister (sirviente) y este, a su vez, del adjetivo minus que significa menos o menos que. El minister era el sirviente o el subordinado que apenas tenía habilidades o conocimientos, pero era entre ellos a los que elegía el emperador romano como delegados para las funciones administrativas y políticas.

(Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda)

3 comentarios:

  1. El profesor Muñoz Alonso se ha ganado un lugar en mi devoción.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Deberían saberlo todos. Lo del gentilicio...un 10!

    ResponderEliminar
  3. pues si, el ministro nace pero el maestro tiene que hacerse, porque para sobresalir del resto hay que currarselo.

    ResponderEliminar