Seguidores

domingo, 2 de septiembre de 2012

El efecto Dunning-Kruger

El efecto Dunning-Kruger es un fenómeno psicológico según el cual las personas con escaso conocimiento tienden sistemáticamente a pensar que saben mucho más de lo que saben  y a considerarse más inteligentes que otras personas más preparadas, debido a que su propia incompetencia les dificulta reconocer sus errores y evaluar la competencia de los demás.

Kruger y Dunning llegaron a la conclusión de que “la ignorancia frecuentemente proporciona más confianza que el conocimiento".

Una manifestación de este efecto,  es que,  según que tareas se acometen con mayor entusiasmo precisamente por los más novatos, desconocedores de las dificultades que se van a encontrar por el camino.

28 comentarios:

  1. uy yo conozco al maximo ejemplo del genero masculino, me gusta el termino, antes lo llamaba el cun laden del no saber, ahora lo dejaré en un simple Kruger el cerebro no se estruger.
    Gracias por la imformacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divertido el pareado del Kruger y el estruger. Un saludo Inma_Luna

      Eliminar
  2. Me parece que de este efecto Dunning-Kruger no nos libramos nadie en mayor o menor medida, ya sea en el pasado, presente o futuro.

    "La ignorancia es osada", vamos...

    Besos Pepe, y a Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que pensé fue en total, casi igual a lo que dice Verónica C.: es propio de ser humanos y "La ignorancia es atrevida", al menos, así se dice en mi país. Luego, considerando que no tengo formación como la de los psicólogos. Y sí, experiencia de vida, incluyendo lo observado en medios de comunicación, que muestra que tratándose de objetos de estudio tan complejos como los seres humanos, los diagnósticos equivocados abundan, busqué en Google y encontré lo siguiente:
      -
      "Kruger y Dunning investigaron cierto número de estudios previos que tendían a sugerir que en diversas habilidades como la comprensión lectora, conducción de vehículos de motor, y juegos como el ajedrez o el tenis, “la ignorancia frecuentemente proporciona más confianza que el conocimiento” (como dijo Charles Darwin). Su hipótesis es que, en una habilidad típica que los humanos poseen en mayor o menor grado,
      1.Los individuos incompetentes tienden a sobreestimar su propia habilidad.
      2.Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer la habilidad de otros.
      3.Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer su extrema insuficiencia.
      4.Si pueden ser entrenados para mejorar sustancialmente su propio nivel de habilidad, estos individuos pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa."
      -
      Con lo cual, el punto 4 esclarece mucho, en el caso que quienes deciden si una persona tiene o no ciertas habilidades, tengan a su vez, no sólo el tipo de conocimientos para calificar realmente las capacidades, en lugar de resultados ocasionales, sino también una capacidad de percepción de las personas que puede faltar, pese a los conocimientos.
      -
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Bueno, Eugenia Cristina, lo tuyo más que un comentario es una colaboración. Gracias.

      Eliminar
    3. Verónica, te diré que si. Yo de joven lo he experimentado. Parece mentira lo que uno es capaz de acometer cuando no conoce las dificultades que se va a encontrar por el camino.

      Eliminar
  3. Hola, muy interesante el articulo, me dio por investigar mucho mas sobre el efecto Dunning-Kruger, voy ha estar pendiente de tus articulos, felicdades ya tiene sun nuevo seguidor.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. Casi tiene que ver con el mito del árbol de la ciencia (relativo al Edén de Adán y Eva). Según ese mito, el conocimiento produce infelicidad, la ignorancia beatífica conduce a la eterna felicidad. Según ese mito, pues, el idiota es el feliz y el sabio (o el que pretende alcanzar la sabiduría o la verdadera digestión de la supuesta verdad/realidad) es un cretino desviado del camino de la "fácil" felicidad.

    Está claro: nada más autosuficiente que la ignorancia. Saber (o querer saber) es el estigma. El viaje sin retorno. El hombre que se las va a ver negras para encontrar el sino de su sombra, su huella, su paso por este mundo.

    Me gusta el efecto Dunning-Kruger. Quiero padecerlo. ¡Por el amor del Dios que supuestamente nos engendró!, quiero empezar de nuevo! Una nueva vida sin preguntas. Volver al edén de la ideocia, volver al edén de una existencia animal -como, cago, duermo y me multiplico, y poco más...-.

    De un hachazo mandar a tomar por culo el árbol de la ciencia. Pero... ya no se puede, ya no se puede. Viaje sin retorno... el conocimiento o el ansia de conocimiento.

    Al final, todo es una cuestión cultural (la mayor parte fetal).

    Sin embargo, estoy seguro, que será el árbol de la ciencia el que al final nos saque las castañas del fuego. Son los caminos más difíciles los que dan los mejores frutos.

    Saludos amplios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El árbol de la ciencia del bien y del mal simboliza un conocimiento de lo que está bien o está mal; sin comer esos frutos, no sabrían que algo está mal, por lo que no tendrían sentido de culpa. Sólo se trata de conocimiento moral, nada más. Además es interesante notar que los dos relatos de la creación, escritos con cuatro siglos de diferencia, son diferentes; y quienes decidieron en qué orden se leían los rollos, los pusieron uno a continuación de otro, como para señalar que ambos son parábolas. El primero es menos antiguo, del siglo sexto AC, en nuestro calendario, es más solemne, Dios crea con su palabra, en gran parte; el escenario es húmedo y curiosamente sigue un orden geológico, como se conoce ahora. El segundo es más antiguo, del siglo décimo AC, es más artesanal, Dios procede como un artesano, el escenario es seco. Una traducción posible, no la única, de un trozo del primer relato es: "En el principio era el caos y el aliento de Dios empollaba sobre las aguas." Ya que "ruah" puede signiicar aliento, espíritu o soplo. Y otro verbo: "merohefet" o algo parecido, se refiere a todo lo que hace un águila, incluso empollar.
      Para quienes, sólo nos hemos asomado algo, a lo que tratan los teólogos, el árbol de la vida sólo se menciona una vez y nada más. Un teólogo dice que ambos árboles: el de la vida y el de la ciencia del bien y del mal, no sólo producen sus frutos sino una abundante bibliografía.
      Y sí, se podría decir como Rubén Darío: "No hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente". Aunque la curiosidad es más atrayente. Y además, los cristianos tenemos la obligación de cultivar los talentos.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. pepeworks: Más de una vez he comentado que saber más no nos hace necesariamente más felices. Gracias por tu comentario, que por su extensión es más una colaboración. Un saludo.

      Eliminar
  5. Vamos, que para ser feliz hay que ser tonto, que ya lo dijo Jardiel Poncela hace tiempo.
    De todo creo que me quedo con lo de Rubén Darío: "no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo ni mayor pesadumbre que la vida consciente".
    Besitos, Pepe.

    ResponderEliminar
  6. Y, a veces, gracias a esa falta de miedo o cautela, las cosas salen mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo tengo muy claro. Yo creo que gracias a esa falta de información, es que te metes en diversos berenjenales...

      Eliminar
  7. Pues me alegra bastante porque yo siempre acometo todo con serias dudas de si lo haré bien y me esfuerzo mucho y nunca creo que será bastante. Si piensas que lo que haces es una obra maestra nunca evolucionarás.
    Creo ene se efecto y ceo que lo he visto mucho cuando decimos lo de la "ignorancia es atrevida".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las dudas de hacerlo bien, revela que eres consciente de que las cosas nunca son tan fáciles como parecen así de entrada. Eso ya es mucho.
      Un saludo Sergio.

      Eliminar
  8. Hola! qué tal? Acabo de descubrir tu blog, le he estado echando un vistazo y me ha gustado mucho, volveré a visitarlo más a menudo, te mando un abrazote!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, este efecto tiene su parte buena y su parte mala. A todos nos ha pasado esto en algún momento seguro.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Yo creía que era algo relacionado con "pesadilla en Elm street", debo ser uno de los afectados por el efecto. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD.

      Yo al principio pensaba que un melómano era alguien con una extraña filia por los melones.

      Eliminar
  11. Supongo que todo sufrimos algo de ese efecto Dunning-Kruger.
    Y el que diga "no no, yo no", más.

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante Pepe, pero se me ha quedado corto, me apasionan los temas psicológicos.

    Yo creo que esto lo hemos sufrido todos tanto en primera como en tercera persona. Muchas veces es dificil de evitar, pero hay gente que es espeluznantemente proclive a comportarse de dicha manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los he conocido yo también. En nuestro gremio no es extraño encontrarse quizá con más frecuencia que en otros con este tipo de comportamientos.
      Un saludo Neko. Te echábamos de menos por aquí.

      Eliminar
  13. Muy interesante. Pero aprendi algo nuevo cosa que resta a mi felicidad.
    jaja! :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no te preocupes. El cerebro tiene mecanismos para protegerse del exceso de información no útil

      Eliminar