Seguidores

miércoles, 12 de septiembre de 2012

La paradoja de Abilene


Esta paradoja consiste en que un grupo de personas actúan de forma opuesta a los deseos individuales de todos y cada uno de los miembros del grupo. El grupo continúa con actividades que ningún miembro del grupo quiere, pero sigue haciendo o participando, porque todos estiman que es mejor no expresar desacuerdo o discrepancia.

Recuerdo a este respecto un chiste de Dilbert, donde venía a decir que sabes que estás en una burocracia cuando un montón de gente que piensa A, se reúnen y deciden B.

Aquí no se trata de no expresar desacuerdo con el jefe, sino que se trata de una relación entre iguales.  El nombre de la paradoja viene de la historia de que un miembro de una familia al que no le apetece ir a Abilene, lo propone y todos los miembros aceptan, siendo que a ninguno le apetece ir, pero van, incluido el que lo propone (creo que era el abuelo), aceptando el sacrificio de ir a Abilene porque todos piensan que a los demás les apetece.

10 comentarios:

  1. La distancia entre lo que se quiere y lo que se acepta
    Para reflexionar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Habría que preguntarse por qué el abuelo o quien sea, propone algo que no le gusta. ¿Creía que a los demás les agradaba? Entonces, habría falta de percepción o de comunicación, y de todos modos, es loable la buena voluntad que resulta mal empleada. O quizás no, ya que ese clima de buena voluntad puede producir un ambiente armónico y afectuoso.
    -
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. ahi está la cuestión, será si, será no...
    de todos modos en la mirada, en la sonrisa, en la cara se sabe si se está alegre.

    ResponderEliminar
  4. Esa paradoja es la que consigue además grandes éxitos editoriales, cinematográficos... Gente que ve que a todo el mundo le gusta esta película, libro, etc. no se atreve a decir lo contrario y acaba batiendo records engañosos. Creo que al menos el anonimato de la red, como única virtud, tiene que mucha gente se quita su careta.

    ResponderEliminar
  5. Acomplejados, mesianistas y otros débiles de corazón y de colesterol alto. Así es muchas veces, el origen de la bajada al degolladero de muchas generaciones, pero me temo que ese no es el caso de hoy en día. La gente joven de hoy no se deja engatusar Ni-Ni nada de eso. Buen artículo amigo Pepe Deapié y mus oportuno.

    ResponderEliminar
  6. El ejemplo me ha dado qué pensar, y mucho. Me he encontrado en situaciones así bastante a menudo, todo por querer complacernos los unos a los otros y al final a veces nos hemos dado cuenta a tiempo, pero ¿cuántas demasiado tarde, haciendo lo que a ninguno le apetecía hacer y creyendo complacer, sin conseguirlo? Pues vaya.
    Besitos, Pepe, ha estado muy bien.

    ResponderEliminar
  7. Esto me suena...¿cenas navideñas tal vez?

    ResponderEliminar
  8. Bueno, tengo que decir que muchos me habeis dejado impresionado con vuestros comentarios. Da gusto escribir para que a uno lo lea gente como vosotros.
    Im-pre-sio-na-do.

    ResponderEliminar
  9. En este caso, Pepe, todos hemos deseado leer esta entrada del blog y lo hemos hecho. Un saludo,

    ResponderEliminar