Seguidores

lunes, 17 de septiembre de 2012

Visita al profesor Fofana

Quería contaros algo muy personal. Leída la reciente entrada de Pepe Deapié "Una nueva vida", decidí visitar el gabinete del profesor Fofana. Resultó un conjunto de consultas esotéricas y, mientra esperaba, entré a un quiromántico, que no tenía gente pues esta práctica parece perderse en un tiempo indeterminado entre los salones victorianos y las gitanas de Triana. Una vez me examina con atención las líneas, montes y surcos me dice que tengo una mano puramente psíquica, y que si mi dedo pulgar hubiese sido un poco más corto, sería un perfecto pesimista y ya estaría recluído en un convento.

12 comentarios:

  1. Amigo Pitt las gitanas ya no están en Triana que te lo digo yo, ahora están en la plaza de España y ya te cuento que hay una casualidad tremenda qu si hay 30, las 30 saben leer la mano, pero nunca una dirección en español, extraño no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso puede ser que sólo finjan saber leer la mano...

      Eliminar
  2. Jajaja!! Menos mal que tienes el pulgar lo suficientemente largo. Aconsejaría la reclusión en algún caso, pero en el tuyo sería una pena... No entiendo como te he cogido este cariño especial. No me lo explico :P

    Lo de las gitanas es verdad. Están en la plaza de España. Y dan miedo. Mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No les tengas miedo. El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son.

      Eliminar
  3. jajaja no te imagino recluido en un convento, a no ser que anduvieras detras de las monjas.
    Terrible el hombre este, terrible.

    ResponderEliminar
  4. Llevas algo de razón. Te contaré una cosa: es muy raro que a cualquier alumno lo expulsen por ser un adelantado, de ningún colegio o univesidad. A mí, sin embargo, me echaron del seminario por "adelantado"; cuando todos estaban en el "Dios de salve María" yo ya me encontraba "entre todas las mujeres".
    Por cierto, no me ha quedado claro si ese terrible hombre se refiere al quiromántico o este humilde servidor.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo q mientras tu dedo pulgar alcance en el teclado para darle al espacio, no hay problema porque no sirve para mucho más. Bueno sí, para hacer auto stop.
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vanessa! Que precisamente el dedo pulgar es el que nos diferencia de los primates, bueno, aunque no en mi caso, en el que, a pesar del pulgar sigo más cerca del simio.

      Eliminar
  6. Mejor así. La perfección es signo de decadencia.

    ResponderEliminar
  7. Bah, la mayoría de estos adivinos son unos incultos. ...Y te lo dice un escrotomante titulado de primera linea.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que el tamaño del pulgar no marca la vida de nadie. El tamaño de algún órgano sí, algo sí... El profesor Farfollas, por supuesto, sólo quiere cambair su destino engordando su cuenta de crédito. Le entiendo pero elegiría otros medios que el de engañar a la gente. No a tí ni a Pepe, por supuesto, que lo estáis poniendo fino aquí.

    ResponderEliminar
  9. Pues mira de lo que te libró ese pulgar.
    Enhorabuena. Alzo mi copa a su salud ;)

    ResponderEliminar