Seguidores

viernes, 12 de octubre de 2012

El rey que se puso alegre

Son leyendas, pero esta sobre la invención del vino es muy curiosa. Había un rey en el Caúcaso, que es de donde se dice que procede el vino porque allí se encontraron las primeras "vitis viníferas", que repudió a una de sus esposas. Al rey le gustaban las uvas, que le traían en grandes cantidades, tantas, que las de abajo se rompían y fermentaban, y aquel líquido se tiraba porque se consideraba venenoso. La repudiada, dispuesta a quitarse la vida, decidió envenenarse con aquel líquido, pero lejos de morir se encontró mucho mejor. El rey la vio alegre y ella le contó el motivo; así que el también lo probó. A partir de entonces no sólo no la repudió, sino que la hizo su favorita.
¡Vivan el vino y las mujeres!
(Parece que desde entonces es costumbre regia darle al morapio, al menos por estos lares)

12 comentarios:

  1. jajaja me ha encantado esta curiosidad, levantarte por la mañana y de buenas a primeras descubrir semejantes datos ya te pone en el buen camino para un puente satisfactorio :)

    ResponderEliminar
  2. Cágate lorito... los reyes, como siempre, uniendo dos características: hombres y despreciables.
    Muy divertida la leyenda :D viva el vino y las mujeres, sí, y los hombres que no son como ese rey!

    ResponderEliminar
  3. Y se quiso suicidar por tan poca cosa???

    Y tanto que vivan el vino y las mujeres, nunca mejor dicho por ella jajaja

    Voy a descorchar un reserva que tengo del Vero.
    A tu salud, Pitt.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Eso explica los últimos cuchicheos sobre nuevos bastardos reales, la culpa fue del morapio. (Y eso en este caso es bastante creíble).

    ResponderEliminar
  5. El vino es el único tipo de alcohol que puedo disfrutar por el sabor(el tinto). De hecho, si no fuera por el vino dejaría de ser humano porque no tengo vicios. Claro que este tampoco lo es. en cualquier caso una historia que no conocía sobre algo que me gusta. Este fin de semana van a caer algunas copas a tu salud.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, lo que no aprenda aquí, no lo haré en ninguna parte. Yo sabía que era por algo, pero si, ahora confirmo mis creencias caucásicas. !!!!!Que vivan¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Pitt, esta entrada debe ser para ir abriendo boca por las fiestas, ¿no? Ya la vi esta mañana, pero tenía demasiado sueño para hablar de vino y de reyes.
    Que saborees con generosidad ese néctar de reyes, que te lo mereces.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Curioso .. nunca oí ésta leyenda.. Me ha gustado.. ( y el vino también me gusta ) aunque no sea rey ni reina...

    Un sonoro beso .. Gracias

    ResponderEliminar
  9. Que buena historia, me encanta!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. jajaja una leyenda muy alegre y con chispa!
    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar
  11. Un buen albariño o un mencía...
    aiissss!! deliciosos. No bebo, pero una copa con una buena cena "da la vida!" jajaja

    Besos, Pitt!

    ResponderEliminar
  12. Una historia genial!

    Brindemos!

    Saludos azules desde mis mareas que lo esperan...

    ResponderEliminar