Seguidores

lunes, 26 de noviembre de 2012

Mundos

A veces echas la vista atrás y eres consciente de que podrías establecer en tu pasado la existencia de pequeños mundos en los que viviste, algunos de los cuales se superponen en el tiempo y que conformaban tus entornos vitales.  A veces, espacios aislados entre sí.  Microuniversos en los que pasaste momentos imborrables, buenos y malos, que dejaron su huella y que ya se fueron.  Vidas que discurrieron un tiempo juntas y que luego luego se separaron, arrastradas por el devenir, pero sobreviviendo en el recuerdo, que a veces revives con cierta melancolía y otras veces divertido.
Diría que sólo el transcurso del tiempo te permite ver las cosas con perspectiva y puedes identificarlos y vislumbrar algún patrón que te permita detectar cuando se va un mundo y viene otro, para intentar apurar la copa del que se va y explorar con ilusión el que viene.  También el paso del tiempo, proporciona esa mirada hacia atrás, serena, libre de muchas de las emociones en que estabas sumido y que suele llevarte a la conclusión, las más de las veces, de que al final, nada era para tanto.

Bueno, hoy la chapa no es matemática.  Por variar un poco...

26 comentarios:

  1. Microuniversos y macro universos ..el tiempo recoloca el tamaño ...

    ResponderEliminar
  2. Yo he pensado a veces en esos mundos con nostalgia. Y nunca deja de sorprenderme cómo en su momento parecían eternos y cómo me despedí de ellos sin despedidas, sin saber siquiera que los abandonaba o los veía por última vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado. A mi también me parecían eternos.

      Eliminar
  3. Espero que el tiempo me enseñe a saber despedirme sin dolor, Pepe.
    La perspectiva que no va dando se dirige hacia la serenidad, y lo que no, al menos se lleva con aceptación (que no resignación).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que el problema está en dejarse llevar por la corriente y otras que es mejor por menos cansado y al final el resultado es el mismo. Lo que tiene más mérito es que puedo pensar lo uno justo a continuación de lo otro, según tenga el día.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Con los años, veo que no puedes transformar el mundo, pero sí la mente. En cuanto a esos micromundos: cualquier tiempo pasado fue peor.
    Sólo salvaría, acaso, unos días de julio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu primera frase, me trae a la cabeza, aunque puede que no tenga mucho que ver, lo que dice Al Pacino en El Padrino III. Algo así como "con los años me vuelvo más listo. Cuando esté muerto seré más listo que nunca".

      Eliminar
  6. Cuando se acaba la dicha en uno de esos micro mundos hay que saltar sin vacilar al siguiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es que las más de las veces, me ha pasado como a S., sin despedidas, sin saber que se marchaban o me marchaba

      Eliminar
  7. Comparto, íntegramente, ese sentir, Pepe Deapié. Yo ya llevo mucho tiempo con esa extraña, dulce y, a veces, inexplicable, sensación.
    MB.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Ya no es sólo que pase la vida, sino también la forma en que lo hace.

      Eliminar
  8. y si... cada vez, en cada episodio, en cada uno de esos mundos dije, nunca habia amado tanto, y en el nuevo mundo me encuentro con que si, amaré eso y más, con sus debidas consecuencias... y así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues afortunada tú, que cuentas tus mundos por amores. Si ha sido así, te envidio.

      Eliminar
  9. Mi querido mundo...

    Por cierto, me alegro que las más de las veces nada era para tanto... eso significa que siempre has salido al paso de todo ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes: si al final del día estás vivo, es que ha sido un buen día.

      Eliminar
  10. Qué bonito lo de hoy. Mi hermano siempre me pregunta.
    ¿Te acuerdas del patio de tu colegio??
    Sí, era enorrrrme.
    Pues bien en mi última visita a mis Madriles, fuí a ver ese patio.Macro Patio en aquella época.Micro Patio cuando lo ví en mi visita.
    Es curioso, como el tiempo te cambia la perspectiva y el recuerdo de las cosas...para bien o para mal.
    Besazo artistas!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Sr.Pitt...yo tb salvaría dias de verano.
    Verónica:cuánto me gustaría a mi aprender lo que tu dices..y qué difícil es eh???
    besos+++

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te parezca bonito. Es cierta melancolía o nostalgia puesta en palabras. Por cierto, que lo del patio del colegio también me pasó a mi.

      Eliminar
  11. Te debia una visita aqui esta tu nueva seuidora. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de tenerte por aquí. Seguramente a quien le debías la visita es a mi amigo y socio de blog Pitt Tristán.

      Eliminar
  12. Al final nada era para tanto. Qué cierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo mimarzgz, si tu también piensas así, posiblemente, como yo, también afrontas la adversidad con cierta flema, o al menos, lo intentas.

      Eliminar
  13. Solo el tiempo recoloca las cosas en su justo lugar .. Y te das cuenta que era más el ruido que las nueces...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Me gustan las transiciones de un mundo al otro, y me gusta ver con el tiempo, como la desaparicion, o la transformacion de un mundo me a transportado a otro.

    Una entrada muy buena, saludos.

    ResponderEliminar
  15. Los matemáticos cuando se ponen a reflexionar... que por favor, se pare el mundo entero y escuche!!!
    Acá entre nos... que ni se entere "el Pitt" porque si sigues en este plan filosófico, le bajas su colección de admiradoras, jajaja.
    Besos, Pepe filósofo.

    ResponderEliminar