Seguidores

sábado, 3 de noviembre de 2012

Ventana


No hacen falta demasiadas cosas en la vida pero si una habitación con una ventana; una habitación que sea de uno y con una puerta a la que en caso necesario se le pueda añadir un pestillo o echar la llave, como dice Virginia Wolf; una habitación con una ventana por la que entre algo de luz natural y desde la cual se puede observar un fragmento de vida y un ingreso decente que le conceda a uno el sosiego necesario para sus indolencias o para sus tareas sin beneficio asegurado.
Quien tiene un cuarto con una ventana ha encontrado su sitio en el mundo.

35 comentarios:

  1. Es vital como el mismo aire tener un lugar así,con una porción de muro abierto a un tránsito de vida de afuera que poder observar y nos haga retrotraernos adentro.
    Nada es comparable a esa íntima sensación de formar parte de un@ mismo mientras se mira el exterior e innecesariamente ha de ser física la ventana...en mi opinión,claro está.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Esa imagen ya dice lo mismo que tu con tus palabras, que son ciertas con ese rincón protegido no hace falta nada más.
    Mi suegra decía que teniendo siempre 20 duros en el bolsillo tenía bastante, siempre: si los saco que me queden otros 20, y creo que Groucho decía, tengo suficiente dinero para toda la vida a no ser que compre algo, y yo digo, el lugar ya lo tengo, y la ventana con vistas a blogs como el tuyo y los 20 duros. Hoy soy feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias por el halago de que considerar una "vista" merecida desde tu ventana a este modesto blog.
      Yo también tengo una ventana y 20 duros, o son diecinueve...

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡Ay, madre!!!! Entonces, si la hipoteca es mía, las habitaciones también.

    ¡Soy multiesquizofrénica! O_O


    Besos de *L*. Y también de *L*-2, de *L*-3, de *L*-4 (ésta es la del salón, que es otra habitación con vistas), *L*-5 (la cocina, Pitt, la cocina...)


    Pd.1: ahora entiendo el 7 de CR-7. Como tiene mucha pasta... :P

    Pd.2: mi sitio en el mundo, no sé si lo habré encontrado. Pero sí que tengo un pisito donde caerme muerta. Salvo si se lo queda el banco, claro... O_o

    Pd.3: es que todo cuadra, Pitt. Si me desahucian algún día, me quedaré desubicada!!!

    Pd.4: ya... Que mejor me vaya a tomar el vermú, no? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes ventanas y tu misma eres la ventana. Y muy, muy divertida.
      Besos.

      Eliminar
  4. Una habitacion con una ventana(al) y que tengas el valor de abrirla cada dia.
    Una ventana que te haga ver que fuera hay una vida y que no solo alcance para que entre luz y apenas respirar.

    Vaya sorpresa me lleve con este post.
    Comienzo a creer que hay algo dulce/ romanticon en ti :)
    ( Evito lo de Bruja, vio? ) Jaja

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que Pitt sea una mezcla de todo, todo lo que nos rodea está impregnado de humanidad, a veces, para bien.
      Me sorprende que descubras en mí el romanticismo después de repetir tantas veces lo sensible que soy.
      Besos.

      Eliminar
  5. Entonces lo he encontrado, Pitt.
    No somos nada si no tenemos una parcelita de silencio, intimidad y soledad.
    Y qué necesario el cerrojo...

    Besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese cuartito pequeño como estudio, pequeño pero, áun así, más grande que nuestra tumba...

      Besos grandes para una grande.

      Eliminar
  6. Ahora con la pantalla del ordenador tienes esa ventana, pero al mundo entero.
    Y siendo más... "onírica" pues llevas razón, yo tengo muchísimas ventanas, pero fíjate que paradoja, me siento desubicada.
    Besos lluviosos, que mira tú por donde mirando por mi ventana veo la lluvia que me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me resulta curioso tu comentario. Hace poco que nos leemos y coincido plenamente con estas líneas. Afinidad.
      Comparo siempre el ordenador con una ventana al munod; me encanta contemplar, que es más puro que mirar, la lluvia, como esplendor, como nacimiento, el olor a la tierra mojada; y siempre digo que tengo ese sentimiento proustiano de desubicación y pongo un ejemplo que espero te resulte divertido, digo que soy como aquel ciprés que decía: si yo soy alegre pero ¡me ponen en cada sitio!
      Besos.

      Eliminar
    2. Pues fíjate Pitt... que el ciprés es uno de mis árboles favoritos ¡habrase visto!...

      Eliminar
  7. Y que esa ventana pueda abrirse para que cada día entre brisa fresca que nos despeje de nosotros mismos

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Debe ser esa la clave, mi cocina tiene dos ventanas y jamas estoy agusto en ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi mujer le pasa lo mismo. El otro día me dijo que quería que la llevase, con motivo de nuestro aniversario de boda, a un sitio en el que nunca hubiera estado. Le dije: vale, cariño, te llevaré a la cocina.

      Besazo.

      Eliminar
  9. Virginia Wolf, tremenda mujer y narradora. Delante de mi tengo ese libro del que hablas, "Una habitación propia". Es importante tenerla, y con una ventana bien grande.
    Yo en este caso soy una privilegiada, dispongo de ambas cosas.

    Un abrazo enorme y me encató leer algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mj, muchas gracias. Espero que conserves ese privilegio y que disfrutes leyendo este blog.
      Besos.

      Eliminar
  10. Una ventana es una visión al experior,y por tanto, el contacto con lo que nos rodea.
    Una habitación propia es justo lo contrario, el reencuentro con uno mismo.
    Sabias palabras.
    Un fuerte abrazo, Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido y más viniendo de una persona tan sincera y exigente.

      Besos.

      Eliminar
  11. A eso le llamo yo tener "mi rinconcito" ¿para qué quieres más? y si además tienes una ventana por la que huir al mundo.... ¡¡¡mucho mejor!!!

    ResponderEliminar
  12. Me estoy empezando a asustar...o me conoces o realmente estamos conectados de un modo extraño..jaja, ayer en mi instagram colgué una foto de la ventana de mi habitación y lo que veo desde ella...pura delicia.
    Nunca me han gustado las casas sin luz, sin ventanas...necesito luz y "huecos" para respirar, para soltar o coger aire, para llamar o echar a "gente que está por ahí" ...y sobre todo para cada mañana asomarme y decir, gracias por lo que tengo y por lo que soy.
    Bsos Sr Pitt.

    ResponderEliminar
  13. La de ratos que "Pierdo" mirando por la ventana...
    cierto cierto

    Besos abisales

    ResponderEliminar
  14. No podría estar más de acuerdo :)

    ResponderEliminar
  15. Estoy con Virginia Wolf aunque ella tenía algo más que una ventana y de poco le sirvió el día que se metió en el río con los bolsillos llenos de piedras y se dejó llevar. Yo tengo la habitación no sé si asegurada pero me falta el sosiego. Tengo al vecino jubilado y sus chatarras que no cesan. Por eso aprecio doblemente la imagen de Wolf. Es como algo bello con lo que soñar.

    ResponderEliminar
  16. Y sin ventana también, doy fe. Ahora, un cuarto con un baño incorporado es ya el súmmum.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a una ventana, un colibrí y un árbol con una sola flor, que ese colibrí visitaba, logré sobrevivir alguna vez. Por allí se coló la luz.

    ResponderEliminar
  18. Qué bonito, qué cierto, qué bien se te da revolver a la gente por dentro con cuatro letras que no tienen ningún misterio! :P

    ResponderEliminar
  19. Una habitación sin paredes pero con una ventana
    por la que salir volando cada vez que se nos queden pequeñas.

    Me encanta ese (tu) lugar

    besos

    ResponderEliminar
  20. Una habitación solo nuestra ... nuestra parcela de intimidad y espacio para estar con nosotros mismos .. y una ventana por dónde dejemos entrar el aire limpio y poder seguir respirando .. Me ha encantado ésta entrada ...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Entrada maravillosa donde las haya .....
    Yo no puedo vivir sin mi ventana ...

    ResponderEliminar
  22. Una ventana...
    dónde el respirar sea libre, dónde el miedo sea ausente, donde la luz indique el camino.
    ...una ventana, dónde tu palabra y la mía se encuentren cada mañana con solo una mirada.

    GRACIAS.

    ResponderEliminar