Seguidores

domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Absolutamente calculado?


Uno de los aspectos más patéticos de la experiencia humana es nuestra ignorancia de las verdaderas consecuencias de nuestros actos. Emprendenmos un viaje, abrimos un libro, entablamos una conversación, y en un futuro imprevisible ocurrirán eventos que determinarán la suerte de nuestros descendientes. Así lo entendió Pascal, quien declaró que si la nariz de Cleopatra hubiera sido más pequeña, el aspecto de la tierra entera hubiese sido otro.

22 comentarios:

  1. Si no las conocemos, al menos las intuimos o por lo menos sabemos que han de tener consecuencias, aunque no importa demasiado hay que seguir actuando lo mejor posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes tazón, lo único que me asusta es el mañana pero no vivo para el mañana, no le encuentro la gracia.
      Besos, Tracy, porque siempre estás ahí.

      Eliminar
  2. Pero su nariz no es un acto, es una putada.
    ¿Quiénes eran los padres de Cleopatra?
    Mira yo ya no se si saltar,
    sentarme a esperar o mirarme al espejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que poseer ese "defecto" ella lo convirtió en virtud. Una putada, a veces, se convierte en prosperidad (esto no puede ser, otra vez me sale la vena optimista)

      Eliminar
    2. A Ester: Cleopatra era de la dinastía macedónica de los Ptolomeos que gobernaba Egipto hacía tres siglos, sin ser de origen egipcio. El pueblo egipcio la amaba porque, entre otras cosas, fue la primera de su dinastía que aprendió el idioma del pueblo que gobernaba; se díce que sabía diez idiomas. Muy joven, tuvo un hijo con Julio César y muerto éste: dos hijos con Marco Antonio.
      Esto no es el comentario a la entrada propiamente tal.

      Un cordial saludo.






























































      Eliminar
  3. Yo seguiré recogiendo las consecuencias de mis actos de esta semana, es lo que tiene equivocarse :(

    ResponderEliminar
  4. HOLA SI QUE TENGO ALGO DE EXPERIENCIA EN PAPA NOEL YA SOY MADRE,LO QUE ME DICES DE LA LOGICA PUES NO LO SE LA VERDAD,SURGIO ASI QUE SE LLAMARAN LOS RENOS,SI NOS PONEMOS A BUSCAR LA LOGICA DE LAS COSAS NO VIVIMOS,PORQUE HAY TANTAS COSAS EN LA VIDA QUE TIENEN LOGICA Y SIN EMBARGO SEGUIMOS CON ELLAS....MUCHAS GRACIAS POR YU VIVITA A MI BLOG EL TUYO ES MUY INTERESANTE....BESITOS....

    ResponderEliminar
  5. Y cargamos con las consecuencias de nuestros actos, siempre somos causa y no efecto de lo que nos sucede.
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los cariños en estos tiempos faltos de ellos.
      Besos.

      Eliminar
  6. De un comentario a la entrada anterior: un buen deseo no implica lástima de ningún modo. Incluso, de algunas frases que has escrito, he supuesto que estás mejor que yo respecto a vivienda, sanos horario y hábitos de la vida diaria, etc.
    Desde luego, una parte de las consecuencias de nuestros actos dependen de nosotros y mucho: de innumerables otros factores; no podemos prever ni siquiera todas las consecuencias de nuestros propios actos.
    Me recuerda que hace algunos años en "una micro", como llamamos acá a los buses dentro de la ciudad, oí que en el asiento de atrás una niña que tendría, tal vez unos doce años, le decía a una mujer adulta que si un cometa chocaba con la Tierra en un año determinado, no recuerdo cuál, ella no alcanzaría a tener sus hijos que había pensado tenerlos a una edad determinada, y exclamaba: "¡Y yo que tenía toda mi vida planeada!" La adulta que la acompañaba dijo con voz risueña: "¿Así que toda planeada?".

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La anécdota es buenísima. También su moraleja, parece que tengamos que tener todo muy pensado, estar preparados para que la vida sea "como tiene que ser" y esa es la única forma en que nunca se produce.
      Lo de la lástima no lo decía por tu comentario sino porque reconozco que en estos tiempos hay quien lo pasa realmente mal y debo ser respetuoso y solidario con ellos. Es que no puedo ver las injusticias laborales que se comenten con amparo de la ley, con impunidad si se la saltan y que los ricos sean cada vez más ricos a costa de unos pobres cada vez más pobres.

      Con el mismo cariño, Eugenia Cristina.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. ¡Pham Minh Tâm!¡Qué alegría tenerte por aquí! Hace unos años volé en tu compañía, la Pan Am.
      Ya te voy a visitar, cansao.

      Eliminar
  8. Seguro que el cambio vino por algo más que por su nariz pero a los poetas e historiadores poetas les gusta resaltar lo pequeño. De todos modos ya ha quedado más que claro por los comentarios anteriores que no sabemos la verdadera implicación de nuestros actos. Sí se que podemos forzar algunos éxitos a fuerza de intentos. Los fracasos e imprevistos son sólo para que el juego sea más interesante. Aunque a veces estaría mejor que no lo fuera tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Crees que podemos forzar algunos éxitos o que necesitamos creerlo así? Si acaso nos ocurre porque actualmente somos individualistas empedernidos.
      Parece que últimamente las entradas se suceden una a otra a raíz de tus comentarios, a la siguiente la llamaremos: El hombre verdadero.

      Eliminar
  9. Pues la verdad no solo está calculado, pienso que además debes asumir tus errores como tales, muchas veces garrafales, pero... la esencia solo la sabes tu...
    un abrazo Pitt

    ResponderEliminar