Seguidores

lunes, 10 de diciembre de 2012

El ciego

Hay una historia que me encanta de Ruskin Bond en la que un ciego viaja solo en un tren y oye entrar en su compartimento a una muchacha que intuye muy hermosa.
Le oculta que es ciego con sus gafas oscuras y habla con ella, y la imagina con todo detalle. Le cuenta cómo ve el paisaje invisible y ella le escucha con tanta atención que casi no se da cuenta de que debe bajar del tren en la estación próxima. Por fin se despiden, se besan. Ella se va.
El tren arranca y entonces entra un hombre en el compartimento del ciego. Se saludan. El ciego lo imagina de mediana edad, como él: "Lo siento, ha salido perdiendo con este cambio... la muchacha que acaba de bajar era maravillosa, aunque me dio pena". El ciego no entiende: "¿Pena? ¿Por qué le dio pena?". El hombre contesta. "Vamos, no me diga usted que no vio que la pobrecilla era ciega".

38 comentarios:

  1. Muy buena la historia.En este caso los dos eran ciegos, pero hay veces que sin ser ciegos de verdad, muchas veces no vemos lo que tenemos delante, seguimos buscando y re buscando...sin darnos cuenta de lo esencial.Rechazamos aquello que tenemos al alcance, y vamos en busca de lo imposible.Sí, como digo en mi post,llámame masoquista.
    b(oca)e(espalda)s(sien)o(oreja)ssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscad lo suficiente, buscad lo que basta. Y no queráis más. Lo que pasa de ahí, es agobio, no alivio; apesadumbra en vez de levantar.

      Besos.

      Eliminar
  2. Que historia Pitt, me ha encantado, más que nada en la profundidad de las letras y leyéndola atenta pues me quedé sin palabras... besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mayor elogio que quien lo lea se quede sin palabras.
      Gracias. Besos.

      Eliminar
  3. Una historia fantástica, me has dejado pensando...
    Siempre es un placer pasar por aquí.
    Besos Pitt!! suerte que tú y yo vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer que pases por aquí.
      Besos. Ójala sea cierto que vea.

      Eliminar
    2. Bueno ya sabes... no hay más ciego que el no quiere ver...

      Eliminar
    3. Mi querida Maite, el humorista Perich decía que no hay peor sordo que el que no puede ver :P
      Siempre hay alguien que está peor que uno.

      Eliminar
    4. No me chilles que no te veo... le dijo el ciego al sordo (muy buena peli de humor por cierto).

      Eliminar
  4. Una buena historia!
    Dicen que no hay mayor ciego que el que no quiere ver...
    Y la verdad es que de ciegos, el mundo está lleno!

    Un besote!
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Ante todo es una historia que me conmueve.
    Y me hace pensar que hay cegueras tan hermosas que ven más que los que tanto dicen ver.

    ¿Y qué vemos de verdad?

    Besos Pitt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmover a una poeta es más de lo que deseo, por lo demás nos ocurre que muchas veces no vemos más que lo que estamos acostumbrados a ver.

      Besos, Vero.

      Eliminar
  6. Un giro inesperado, pero apenas cambia el fondo, la realidad puede moldearse, si se desea suficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Manuel Altolaguirre: Tempestades de deseos contra los muros del alba rompen sus olas. Me ciegan los tumultos que levantan.

      Eliminar
  7. :) Me ha encantado aterrizar hoy en el blog, muy bonita historia ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues deseamos que aterrices más a menudo, hasta Iberia a desconvocado su huelga.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Dos hombres, gravemente enfermos, compartían el mismo cuarto en un hospital.
    A uno de ellos lo hacían sentar una hora por día recostado en su respaldo para favorecer un drenaje. Su cama daba a la única ventana del cuarto. La cama del otro, en la otra extremidad quedaba al margen de toda posibilidad de ver por la ventana.
    El que estaba junto a la ventana le describía al otro todo lo que había fuera, espacios ajardinados, fuentes, y lo que hacia la gente que pasaba.
    Pero este falleció y dejó al otro sin sus explicaciones. Y le pidió a la enfermera que le acercara a la ventana para poder disfrutar un ratito de las vistas. La enfermera le dijo que la ventana daba a una pared de ladrillos y no se veía nada, y que su compañero era ciego y se inventaba las historias porque quería comunicarle la alegría de vivir
    Saltos alegres

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica historia que apunto en mi libreta de "cosas que me hacen sentir bien".
      Brincos y saltos.

      Eliminar
  9. Una vez alguien me dijo: "soy lo que quieres que sea al igual que tú eres lo que yo imaginaré que eres". Plasmasmos nuestros deseos en los otros y no sé por qué siempre tendemos a imaginarnos a las otras personas demasiado bonitas e ideales.

    ResponderEliminar
  10. Es posible que ese ideal aumente en proporción directa a la distancia que nos separa con esas personas, pero vivir sin un ideal -también referido a una persona- es vivir a medias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te enamoras, no existen ideales, sólo puro sentimiento.

      Eliminar
    2. Sobre el amor tenemos para otro blog y un par de millones de libros.

      Eliminar
    3. Perdón, fue una bajada de defensas. No volverá a pasar. ;)

      Eliminar
    4. Desdpués de estos dimes y diretes he visitado tu perfil, quería saber más de tí, y ahora comprendo tu conocimiento sobre el amor, sobre lo maravilloso, sobre la belleza y es que eres de una de las regiones más extraordinarias y bellas de España.
      Te felicito por ello y por tu amabilidad al conversar en este blog.
      Gracias, Ardid.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Profundo y conmovedor.

    A veces creemos que ciertas situaciones sólo nos ocurren a nosotros. Y nos equivocamos.

    La historia de la ventana en el hospital, la recibí hace tal vez diez años, en inglés, desde un país angloparlante, por correo electrónico; era más larga la descripción de lo supuestamente visto por la ventana, de lo cual recuerdo cisnes nadando; y después, sencillamente, no había ventana, sólo una pared. Y no una ventana que diera a una tapia.

    No tiene nada que ver: por este tiempo, la suma de mis diversas tareas, rebasa mis posibilidades de tiempo.

    Un cariñoso saludo.

    PD: Borré lo anterior porque me equivoqué.

    ResponderEliminar
  13. Caray! No me lo esperaba, será porque a los ciegos siempre los relacionan con chicas simpáticas y rollizas, o cojas o algo así... qué cruel suena lo que acabo de decir. En fin...

    Me gustaría saber cómo se lo imaginó ella...

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Es que ni falta hace buscar. A veces vas en un tren y te ocurre eso. El problema es que no vemos, no vemos. Y pensamos demasiado. Muy buena historia.

    ResponderEliminar
  15. Cómo ha cambiado la historia. Qué triste es. Y la chica... ains.

    ResponderEliminar
  16. Una historia muy bonita y sencilla, me ha encantado en serio(:

    ResponderEliminar
  17. Posees lo primordial que tiene que tener una persona que escribe. Sensibilidad. Me pasaré por tu blog de vez en cuando y lo iré leyendo poco a poco. Saludos!!

    ResponderEliminar
  18. Es genial este cuento, y su moraleja, claro. La imaginación siempre es mejor que la realidad. O no.

    ResponderEliminar