Seguidores

martes, 18 de diciembre de 2012

El dolor

Seguro de fascinar al alumnado, el profesor nos contaba la historia del escorpión que, atrapado en un círculo de fuego, se clavaba el aguijón a sí mismo porque prefería la muerte al dolor. Cualquier cementerio convencional confirma que el ser humano tampoco está por la tarea de sufrir: allí todo el mundo descansa por fin en paz. Yace uno confortablemente muerto, disgregado de su conciencia y sus sentidos, imposibilitado de tocar el arpa y saborear el vino, pero por lo menos libre de dolor. El dolor es mala manera de contemplar amaneceres y no hay peor dolor que el que perfora a uno mismo. Un dolor pasajero te rompe una tarde. Un dolor crónico es la medusa que, nadando dentro de tí, consiste en tu vida enteramente.
El dolor no sirve para nada, más que para sufrir, pero a partir de ahí puedes plantear las cosas con mucha conciencia, te puede dar conciencia de todo, percibimos a partir del dolor.

32 comentarios:

  1. Y toda esa conciencia a veces vuelve a perderse en cuanto éste desaparece. Así de imperfectos somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imperfectos y, a veces, pluscuamperfectos.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho cómo te expresás. Y todo eso que brota de tu mente como opio de la amapola. (Mil gracias por tua halagos.).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruego que no me avergüences con tan extrema cortesía.

      Eliminar
  3. ¿Y no es el dolor sino lo único que nos hace darnos cuenta que somos imperfectos, humanos, frágiles? Tal vez exista por ello mismo, para darnos azotes de realidad....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que tengas razón, personalmente prefiero sentirme imperfecto, humano y frágil, por ejemplo, en manos de una mujer.

      Eliminar
    2. Cuando sientes el dolor, desearías no sentirlo, pero sólo es preguntarse, ¿desearías amar y haberlo perdido o no haber amado nunca? Yo opto por la primera aunque conlleve dolor.

      Eliminar
    3. Opino igual mejor amar y sufrir que no haber amado, pero ahora no me refería a eso, no quería decir "en manos de una mujer" -me ha traicionado el subsconciente, de ahí la importancia de escribir con propiedad- quería decir "en brazos de una mujer", quien pudiera estar en vuestros brazos sin caer en vuestras manos.
      Te pongo un ejemplo: puedo no estar enamorado de Ardid, porque no te conozco pero no me importaría estar en tus brazos.
      ¿Vas comprendiendo a Pitt el loco?

      Eliminar
    4. El subsconciente nos traiciona cuando menos esperamos. :P
      He de confesarte que a veces no me comprendo ni a mi misma, por lo que me resultaría complicado conocerte a ti de tan sólo unas cuantas palabras.
      Estarías dispuesto a estar en los brazos de la idea que tienes de mí, pero eso acaba distando mucho de la realidad....

      Eliminar
  4. Siempre puedes optar por mentalizarte de que el dolor no existe, que solo es un estado de la mente, me refiero al físico, en mis dos partos decidí no anestesiar mi dolor, decidí sentirlo todo, aunque fuera dolororoso, al fin y al cabo tampoco duraría toda la vida, entonces concentre mi mente en lo bonito de ese momento y no en lo que me estaba doliendo..
    Uff ¿en que estaré pensando yo? Creo que tu no hablas del dolor fisico..
    Un beso Pitt

    ResponderEliminar
  5. Amén Pitt.
    El dolor te hace pensar, evita que te duermas, te hace amar, te da esperanzas, te mantiene alerta... te hace vivir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Enya, como tantas veces pensamos en lo que amamos.
    Besos.

    Amén, Pelayo. Fortalece, como encenderse un cigarrillo por la parte de la boquilla, curte.
    Saludos.

    Por algún misterio de la técnica no me funciona el Responder a cada uno en este momento.

    ResponderEliminar
  7. Parece que el hablar del dolor está de moda: Gallardón, Rajoy y ahora tú, aunque debo decir que tú eres el que dice las cosas más razonables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diría Groucho Marx, nunca pertenecería a ese club que nomnbras que me aceptara como socio.:P
      Agradecido por parecerte más razonable, aunque dada la comparación no sea mucho.

      Eliminar
  8. Del dolor, de los fracasos, de cualquiera de estos sentimientos y circunstancias digamos, negativas, se aprende.
    Así es.
    El dolor te fortalece aunque no por ello cuando llega, arrasa.

    ¿Tu temes al dolor, Pitt?
    El único miedo real que tengo es al dolor emocional.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Temo al dolor en tanto en cuanto el recuerdo de la felicidad ya no es felicidad, sin embargo el recuerdo del dolor es todavía dolor.

      Besos.

      Eliminar
  9. Tal vez, la forma en que hemos vivido, vivimos y viviremos y también como fuimos, somos y seremos, puede ser vista como la estrategia adoptada para huir del dolor.
    Interesante la entrada, Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor no es malo, a menos que nos conquiste.

      Eliminar
  10. Dolor, ni fisico, ni emocional. No quiero aprender de ninguno. Ya aprendo con tus entradas.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor no aprender si ha de ser en base a malas experiencias, pero ellas vienen sin llamarlas.

      Eliminar
  11. Hay dolores de los que es muy dificil salir, no hay medicacion
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El intento es nuestra única alternativa. La lucha ayuda.
      Abrazos.

      Eliminar
  12. Para mi el peor dolor es el que se siente con el alma.
    El dolor vaya que duele, pero es preferible sentirlo, porque de esa forma muchas veces me recuerda que estoy viva.

    P/d Soy tu seguidora «anónima»; pero seguidora al fin,jaja.

    Bestia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco que estés, aunque sea en la sombra.
      Lo de bestia me encanta.

      Eliminar
  13. Y curiosamente es el mismo dolor el que nos hace sentirnos mas vivos y libres al contemplar su desaparición.
    Así somos, que no sabemos apreciar algo hasta que podemos echarlo en falta. Humanos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que desaparezca, que salgas reforzada e independiente. Una alegría volver a leerte.
      Besos.

      Eliminar
  14. Como hedonista confeso el dolor es mi antítesis, lo contrario de lo que busco. Claro que el dolor físico es un aviso de que debemos arreglar algo en el cuerpo y el emocional, casi siempre, el incentivo para cambiar nuestra situación. El dolor más inútil e innecesario es ese que viene con circunstancias sobre las que no tenemos control alguno. Sobre este tipo de dolor no entiendo qué quiere la naturaleza. En fin, otra excelente reflexión tuya. Soy un fan de tu vertiente filosófica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hedonista a hedonista, huyo del dolor, no hago nada que no me sea placentero pero si viene intento recibirlo con valentía. Y algo muy importante, saber que el dolor sincero se llora en secreto.
      Tenerte de fan es algo que puede conducirme a un delirio, a un delirio de grandeza.

      Eliminar
  15. Creo que es la intensidad del dolor, más que el dolor en sí, lo que nos hace percibirlo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno percibe el dolor de una manera, no hay un calibrador del dolor, ni físico ni emocional, pero creo que, como dices, ayuda para avivar los sentidos.

      Eliminar
  16. El dolor físico es una señal de alarma: hay algo que no anda bien en el organismo. El dolor emocional es más triste, valga la redundancia; me parece que se siente más en contraste con las alegrías vividas, vienen de la misma fuente, auque se siente muy ingrato. Hay muchos que buscan métodos para alivio del sufrimiento propio y de otros, de diferentes formas; en el fondo, para transformarlo en algo más llevadero y en lo posible: no sentirlo. Una forma es por saturación: es análogo a que el dolor físico prolongado es anestésico en sí mismo. Creo que hay mejores formas. Khalil Gibran ha escrito: "Tu dolor es el estallido de la prisión que enclaustra tu entendimiento. ... Si tu corazón fuera capaz de maravillarse siempre ante el diario milagro de la vida, tu dolor no sería menos maravilloso que tu alegría." Y me recuerda que de niñita, le pinté con lápices de colores, unos pequeños ojos y boca al extremo de un "san martín" que mi mamá había mandado a hacer para azotarme, las correas eran cabellos y el asa tejida en tiras muy delgadas de cuero, del extremo opuesto, era la cola de un manto: lo convertí en una princesa cuando yo estaba sola.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor físico lastima. El espiritual, desgarra.

      Eliminar