Seguidores

sábado, 1 de diciembre de 2012

Virtú vince fortuna

El viejo lema de los humanistas cívicos florentinos indica solamente que la virtud incrementa las posibilidades de conseguir aquellos bienes que requieren esfuerzo, trabajo y sacrificio, pero desgraciadamente no garantiza nada.
Sólo un necio redomado ignoraría el protagonismo que la Fortuna tiene en todas las cosas humanas y a medida que uno avanza por el camino de la vida la certeza del imperio de esa diosa sobre nuestros destinos se confirma aún más. Conocerse es reconocer que los éxitos parciales obtenidos en el curso del tiempo han dependido en gran medida de un encadenamiento de circunstancias que escapaban al control propio y son por tanto indiferentes al mérito personal. Pero cuidado con ofuscarse y creerse predestinado al triunfo. Las Moiras preparan para cada uno de nosostros un lote personalizado en el que la buena suerte tiene una tasa máxima irrebasable mientras que la proporción de la mala es potencialmente sin tasa.
Corolario de lo anterior es que el mundo es injusto, no retribuye la virtud, se complace en desbaratar los planes humanos y está gobernado por una arbitrariedad ciega y estúpida.

15 comentarios:

  1. AMÉN.

    Lo que me jode no poder llevarte la contraria, uffffff...

    A partir de ahora, en vez de decir "mecagoentóloquesemenea" voy a decir "mecagoenlasmoirasesasjoeryaestábienquétocapelotaslaleche"

    Besos, Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo para dejarte una cosita que escribió super-BENEDETTI, pues me da que esa alegría de la huerta intrínseca tuya necesita fuelle:


      NO TE RINDAS

      No te rindas, aún estás a tiempo
      De alcanzar y comenzar de nuevo,
      Aceptar tus sombras,
      Enterrar tus miedos,
      Liberar el lastre,
      Retomar el vuelo.
      No te rindas que la vida es eso,
      Continuar el viaje,
      Perseguir tus sueños,
      Destrabar el tiempo,
      Correr los escombros,
      Y destapar el cielo.
      No te rindas, por favor no cedas,
      Aunque el frío queme,
      Aunque el miedo muerda,
      Aunque el sol se esconda,
      Y se calle el viento,
      Aún hay fuego en tu alma
      Aún hay vida en tus sueños.
      Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
      Porque lo has querido y porque te quiero
      Porque existe el vino y el amor, es cierto.
      Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
      Abrir las puertas,
      Quitar los cerrojos,
      Abandonar las murallas que te protegieron,
      Vivir la vida y aceptar el reto,
      Recuperar la risa,
      Ensayar un canto,
      Bajar la guardia y extender las manos
      Desplegar las alas
      E intentar de nuevo,
      Celebrar la vida y retomar los cielos.
      No te rindas, por favor no cedas,
      Aunque el frío queme,
      Aunque el miedo muerda,
      Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
      Aún hay fuego en tu alma,
      Aún hay vida en tus sueños
      Porque cada día es un comienzo nuevo,
      Porque esta es la hora y el mejor momento.
      Porque no estás solo, porque yo te quiero.


      -FIN-


      Y esto es para que vomites a gusto, misantropito:

      http://www.youtube.com/watch?v=jhe7eQy8e5c


      -FIN, 2-


      +++Besos (como vomites con mis besos te grapo el escroto al ombligo!!! Se puede... Fijo que se puede... Y, si no, al menos lo intento)


      -FIN, 3-


      Ale, ya me puedes mandar al carajo:


      http://www.youtube.com/watch?v=drI5XPOuxCU



      Pd.: ya... Que estoy peor que un cencerro, ¿a que sí?

      ¿¿¿Y qué???

      :P

      Eliminar
    2. Quizá no pueda responder a tu comentario porque la comunicación sólo es posible entre iguales -como cualquier día de estos demostraré- y tú, mi querida *L*, estás muy por encima de este pobre autor. Esto no es un piropo, ni siquiera adulación, es algo que afirmo con razones objetivas y que, aunque tu modestia te lo impida, debes reconocer que navegas en una nave que me saca bastante ventaja con cualquier viento que sople.
      Besos.

      Eliminar
  2. Me estas diciendo que me toca menos porcentaje de fortuna que de mala suerte. Yo creo que las Moiras cuando yo nací no hicieron bien el cálculo o de lo contrario a partir de mañana empieza mi mala suerte para equiparar.
    Ya no tengo ganas de saltar y brincar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tener ganas de saltar y brincar es un mal augurio. Grandes emperadores han creído en los oráculos, ¿quién soy yo para contradecirlos?

      P.D.: Veo que no me he explicado.

      Eliminar
  3. Vaya, no te creía tan azaroso. Azar suertudo...puede, pero sobre todo que te pille en movimiento (como decía alguien, Picasso?). Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo bien que Picasso decía que todo era un milagro, y que era un milagro que no nos disolviéramos en la bañera.

      Abrazos.

      Eliminar
  4. Nada sé de lo que dices, Pitt, sólo que la suerte (y la fortuna) viene a quien la busca y otras veces te toca, así, sin más.
    De todas maneras esas palabra, "suerte" y "fortuna" me rayan.
    Me suenan cada vez más a superstición, qué le vamos a hacer.

    Como no creo en destinos tampoco creo que nadie me de un cupo de suerte y miserias.
    Hasta donde me alcanza el entendimiento, uno hace hasta donde puede, mueve ficha y ya.
    No todo está en nuestras manos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprende tu comentario porque si la Fortuna no fuera decisiva en esta vida mi querida Verónica C. estaría dentro del Parnaso, sería una mujer admirada en los más altos estamentos de la poética y la literatura de nuestro país y del mundo mundial y no se debatiría con personajillos como Pitt Tristán. Dicho esto agradezco a las Moiras -y que no hayan correspondido tu inteligencia y tu arte como mereces- a que me hayan favorecido con el encuentro con una persona tan maravillosa como tú.

      Besos.

      Eliminar
  5. La suerte se forja. Sentirse afortunado con pequeñas cosas, con pequeños gestos o pequeñas sonrisas, esa es la fortuna en la creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees que la suerte se forja?¿Entonces por qué tengo la buena suerte de poder leerte, y la mala suerte de no conocerte?

      Eliminar
    2. De acuerdo con Marikosan, en el sentido que depende de nosotros, tomar lo que nos toque con el mejor ánimo posible, pidiendo fuerza divina, la voluntad tiene que ser nuestra.
      Por ahora, quizás mis frases no brotan tan animadas porque he estado impregnada de tristeza y cansancio; con la esperanza que ya mejorará mi estado de ánimo, desprendiéndome de las circunstancias hasta donde sea humanamente posible. Creo que ya va sucediendo.
      -
      Un cariñoso saludo.

      Eliminar
  6. Hay recompensas y fracasos. El mundo es justo pero lo es de una manera desordenada y por eso a veces no hace pensar lo contrario. Recompensas que llegan tarde y fortuna que aparece cuando no la esperas. Hay una justicia que no es la nuestra ni la vamos a entender en conjunto. La justicia de que nadie es más que nadie aunque nos lo parezca superficialmente. La tranquilidad que te da no competir con ni contra alguien.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo Pitt .. hoy la sinceridad y las buenas acciones no tienen premio.. todo lo contrario.. el ser más egoísta es al que mejor le va ..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nunca he confiado demasiado en la suerte, sino en el trabajo, en la constancia, en el esfuerzo, aunque estoy contigo que no siempre van acompañados de más recompensa que la propia satisfacción (que ya es algo).
    Pero sí creo en una especie de destino (por llamarlo de algún modo) que de alguna manera mueve hilos. No me resigno a pensar que algunos encuentros sean meros frutos de la casualidad. Tienen que ocurrir por algo...

    ResponderEliminar