Seguidores

viernes, 19 de abril de 2013

Gastronomía versus dieta



Anoche disfruté de una velada con cena, entre otros comensales, con mi socio de blog -invisible desde hace un tiempo- el inefable Pepe Deapié; estos de la foto fueron un aperitivo a base de bolitas de cabrales sobre púré de manzana y unas típicas madejas con pimientos de Padrón y chips de yuca. No soy muy comedor pero disfruto mucho con la gastronomía, es decir, me gusta la comida sin excesos en su cantidad. La historia de la comida es también la historia de la humanidad. Como en tantas otras cosas, es en Grecia, la cuna de la civilización y de la cultura e Occidente, donde también se encuentran los fundamentos de la cocina europea. El primer tratado de cocina conocido se debe a Miteco de Siracusa, a quien Platón citó en "La Georgias", y a quien se le calificó como el Fidias del arte culinario.
Pero hoy quería traer una curiosidad del Imperio Romano, que destacó por su desmesura en la mesa más que por sus exquisiteces. Seguramente, uno de los más singulares banquetes de la historia de la humanidad fue el que ofreció Julio César para celebrar su victoria en Oriente. 260.000 invitados repartidos en 22.000 mesas degustaron los manjares del Imperio.

24 comentarios:

  1. Siempre es un placer pasar por tu blog y disfrutar con tus entradas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para gusto el tuyo. Creo que me voy a animar a hacer algoen la cocina y te aseguro que serás un referente, hasta ahora sólo soy un aficionado virtual, o literario que digo yo. Pero creo que voy a dar el paso a la acción.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy curioso. A mí me gustaría ver, más que ese banquete, lo que vendría después... romanos... ya sabes... jajajajaja.
    Buena noche pasaste seguro y muy buena pinta tiene ese plato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No llegó la cosa para tener que visitar el "vomitorium", pero aún nos tomamos unas copitas, aunque si te digo la verdad hubo un momento, por una breve conversación telefónica, que hubiera deseado estar haciendo otra cosa. En fin al menos hay que disfrutar con cada momento.
      Besos.

      Eliminar
  3. Y es bonito ver cómo la gastronomía cambia de un sitio a otro. Aquí no son típicas las madejas (y cuando descubrí qué era casi me da un infarto, quizá debí haberlo probado), ni es típica esa cerveza.
    Oye, ¿no eran los romanos que vomitaban después de comer para comer más o algo así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajajaj los romanos se lo comían todo... listos eran los tíos uff.

      Eliminar
    2. Más abajo le detallo algunas de las exquisiteces en el comentario de Ester. Y sí, por donde tu vas, también se lo comían todo.
      :P

      Eliminar
  4. Dime cómo y qué comes y te diré.... jajaja
    como casi todo lo hacemos tal y como vivimos
    Gracias y saludos,Pitt.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo: Siempre sin música, me parece un insulto para el cocinero y para el violinista.

      Qué: Me gusta casi todo, bien elaborado, esi sí pero antes mira con quíén como y bebo que lo que como y bebo.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Mejor comensal de Pitt TRistán que de Julio Cesar, prefiero exquisiteces, pequeños bocados, acompañados de un buen vino.
    Tu visita por mi blog me hizo curiosear en el tuyo y me elegro. Con tu permiso, me quedo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir y quedarte.
      Yo también prefiero "pequeños bocados".
      Saludos.

      Eliminar
  6. ¿Y qué comiste en el banquete de Julio Cesar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad, como ya ha pasado algo de tiempo, no lo recuerdo muy bien pero entre otros manjares comimos: higos africanos, vulvas de cochinilla, tetillas de cerda, jabatos empanados, sesada de faisán, lenguas de flamenco, hígados de caballa, testículos de cabrito, leche de murena,…

      Y fiesta, mucha fiesta.

      Eliminar
  7. Todos los placeres, incluída la gastronomía, se pueden consumir y disfrutar de mil maneras y la forma de hacerlo dice mucho de nosotros. También prefiero la calidad a la cantidad, y prefiero el deseo al exceso, lo elaborado a fuego lento mucho mejor que "aquí te pillo aquí te como" . No soy para nada de comida rápida basura, ni de los dulces empalagosos, prefiero el picante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también prefiero lo picante, incluso en la gastronomía.
      Besos.

      Eliminar
  8. A juzgar por la fotografía, no te cuidas nada mal...
    Comparto gustos, también disfruto de la buena mesa, aunque en pequeñas cantidades.
    Feliz fin de semana, Pitt.

    ResponderEliminar
  9. Hoy hemos coincidido en las artes culinarias,es que estamos tannnnnnnnnn compenetrados...

    ResponderEliminar
  10. Me comía ese plato con los ojos. También exquisito el plato de cultura que nos has servido, como siempre.

    ResponderEliminar
  11. Hablando del imperio romano y de exquisiteces culinarias, me estoy acordando del Garum, debería estar buenísimo, el actual por lo menos, lo está.

    ResponderEliminar